Dolorosa traición: Epílogo



Epílogo


Habían pasado tres años desde aquel último enfrentamiento con Jacob ocurrió. Edward consiguió que saliera de nuestras vidas. Jacob tuvo un juicio en el que me vi obligada a declarar pese a que no quería hacerlo, pero era la única manera de que él recibiera su merecido. Y finalmente había obtenido varios años prisión, tiempo que le serviría para cambiar.

El juicio de un Black fue la noticia que estuvo en boca de todos por un largo tiempo, la mayoría de los medios la cubrieron haciendo que la familia Black tuviera pérdidas millonarias y Leah por su parte había continuado con el proceso de divorcio consiguiendo una cuantiosa suma.
Pero el escándalo fue mayor cuando la prensa se enteró de que los Black habían intentado de todo para que Jacob no fuera a la cárcel y hasta intentaron sobornar a unos miembros del jurado que habían sido descubiertos y cambiados antes de estar en el juicio haciéndolo todo más justo. Y además ganándose una buena multa.

Con Jacob fuera de nuestras vidas todo había mejorado. Durante este tiempo habían pasado muchas cosas.

Nuestra relación era mucha más estrecha y atesoraba cada momento que vivíamos juntos. Me sorprendió pidiendo que lo acompañara a un viaje, uno que Edward decía eran de negocios para supervisar diferentes obras que la constructora estaba llevando a cabo en ciudades alrededor del mundo. Para mí era una maravilla, eran lugares con los que solo me había permitido soñar. También este viaje fue una pequeña luna de miel… para tres.

Para mí el dinero no representaba una parte esencial ya que me gustaba vivir de manera modesta y evitando los lujos innecesarios, yo era feliz viviendo de manera sencilla pero con Edward y Tommy en mi vida.

Quería sentirme útil nuevamente y es por eso que quería volver al trabajo, sin Jacob rondando bien podía regresar a retomar una parte que había creído perder, claro que esta vez no estaba sola, conmigo estaban dos personas que representaban lo más importante de mi vida. Me tomó un par de horas el armarme de valor y hablarlo con Edward, quería volver a trabajar en mi área, trabajar con pequeños.

No le encuentro sentido ya que no necesitas trabajar.

No quiero ser una mujer que solo está en su casa. Yo quiero volver a sentirme útil y sé que lo conseguiré si vuelvo a trabajar. —le dije tratando de no alterarme. —Tu madre y Alice hacen algo más que estar en casa.

Es diferente.

¡¿En qué es diferente?—exclamé irritada, levantándome de la silla en la que me había mantenido. —Pensé que lo entenderías y me apoyarías.

Lo que quise decir fue que deberías esperar un poco más. No creo que sea bueno que lleves tan pronto a la guardería a Tommy. —tomó mis brazos. —Deja que cumpla dos años y te prometo que no me opondré.

¿Seguro que después no me dirás que espere hasta que Tommy tenga tres años, después que cuando comience la primaria y finalmente me pedirás que espere hasta que salga de la universidad? —pregunté enarcando una ceja y él se echó a reír.

No lo haré cosita, si es tan importante para ti yo te apoyaré.

Gracias. —me había lanzado a sus brazos y se lo agradecí de una manera que sabía le encantaba.

No habíamos vuelto a tocar el tema, pero me había presentado a la esposa de un conocido que tenía un jardín de niños en el que después podía trabajar si es lo que quería.

Por el momento cuidaba de Tommy pero algunas veces a la semana acudía a la empresa para ayudar a la secretaria de Edward, aunque ella bien podía hacerlo sola a mí me gustaba intervenir y sentirme útil. Tal vez ahora no podía ejercer, pero al menos le podía ayudar en pequeñas tareas. Al principio protestó pero finalmente se había acostumbrado a tenerme ahí junto con Tommy. Los empleados se habían acostumbrado a ver a Edward recorriendo la empresa revisando los nuevos proyectos con Tommy en brazos que se removía y balbuceaba ganándose mimos de la mayoría de las mujeres que estaban encantadas con él.

La sorpresa más inesperada llegó un domingo, ya que como cualquier fin de semana solíamos salir a comer. Esta vez había sido diferente ya que acudimos a un restaurante que recordaba Alice nos recomendó, pero lo que me mantenía inquieta era que Edward había dicho que tenía una sorpresa preparada.

Al llegar, Edward me ayudó a bajar y se acercó a Thomas para sacarlo de su sillita, no pude evitar sonreír al ver como Tommy apoyaba su cabecita en el hombro de Edward y comenzaba a balbucear como si estuviera platicando con su papá.

¿Cuál es la sorpresa? —pregunté impaciente.

Ya lo verás. — acomodó a Tommy en uno de sus brazos y nos llevó dentro del restaurante.

Bella…—me detuve en seco al reconocer esa tímida voz femenina, aunque no la había escuchado por un largo tiempo era imposible olvidar.

De pie junto a la única mesa que estaba en el jardín estaban mis padres. A pesar del tiempo apenas habían cambiado, el cabello de mi padre tenía ya algunas canas y al sonreír las arruguitas alrededor de sus ojos eran más marcadas, por otro lado mi madre parecía haber ganado solo un par de kilos lo que la beneficiaba ya que siempre había sido muy delgada, su cabello estaba más largo y las arruguitas en ella apenas eran perceptibles.

Hija…—mi madre se soltó del agarre de mi padre y se acercó cautelosamente. —Mi Bella. — sin pensarlo di un paso hacia atrás haciendo que se detuviera en seco. Se giró para ver a mi padre que suspiró y se acercó a mi madre colocando sus manos en sus hombros.

Cariño… lo sentimos mucho. —la voz de mi madre era entrecortada y ya algunas lágrimas se asomaban en sus ojos. — Solo con marcharte supimos que habíamos sido muy injustos contigo, pero no teníamos manera de localizarte, esperábamos que nos llamaras o algo pero no supimos nada de ti, hasta que los medios dieron la noticia de que ya eras madre.

¿Si lo supieron por las revistas por qué no me buscaron antes? —pregunté tomando la mano de Edward.

Teníamos miedo a tu reacción. Temíamos que nos rechazaras de la manera que nosotros lo hicimos contigo.

Tu esposo fue el que se puso en contacto con nosotros y nos hizo venir aquí. —intervino mi padre señalando a Edward que me miró como si él no tuviera nada que ver. Pero era el único responsable.

Eran lo único que tenía y me dieron la espalda solo por lo que la gente pudiera decir. —les reproché.

Y pagamos nuestro error. Te perdimos Bells. —mi madre suspiró y frotó sus manos en su vestido. — y supimos que debíamos de esperar solo rogando porque tú y el niño estuvieran bien. — mi madre se armó de valor y rompió la distancia que nos separaba, me abrazó fuertemente y me quedé quieta por unos segundos, finalmente cedí y la abracé, enseguida mi padre nos abrazaba a las dos.

Perdónanos Bella, cometimos un grande error. —suplicó mi madre entre sollozos. No supe en qué momento yo también había comenzado a llorar.

Me separé de ellos y limpié mis mejillas, me giré para ver a Edward que me dedicó una dulce sonrisa y se acercó para envolver mi cintura con uno de sus brazos y besar el tope de mi cabeza.

Gracias. —susurré levantándome de puntillas para darle un beso en la mejilla.
¿Bells? — me giré a mi padre que me había llamado y su mirada como en la de mi madre vi que aún estaban esperando una respuesta.

Me dolió su rechazo y que me abandonaran cuando más los necesitaba, pero eran mi única familia y parecía que ya habían pagado por sus errores, además yo quería que mi hijo tuviera una familia completa. Tomé a Tommy en mis brazos, besé su naricita y di un par de pasos para quedar frente a mis padres que se miraron entre ellos y luego al bebé que estaba intentando meter su puño en su boca.

Quiero que conozcan a Thomas. —se los presenté.

Ambos estaban maravillados con el pequeño que no mostró resistencia cuando ellos lo abrazaron al contrario se mantenía atento a los gestos que ellos hacían.

Tal vez para algunos los había perdonado de una manera muy rápida, pero eran mis padres y la única familia que tenía antes de Edward y Tommy. El recuperar a mis padres me hacía sentir completa, los quería y hasta el momento se habían convertido en otro par de abuelos consentidores.

— ¿Mami? — escuché la vocecita de mi hijo, salí de la habitación en la que me encontraba para ver llegar a mis dos hombres favoritos. Ambos con sus gorras de beisbol que me recordaban donde habían pasado gran parte de la tarde.

— ¿Qué tal la tarde de chicos? —pregunté sin moverme esperando que llegaran hasta donde estaba, le di un beso en la mejilla a mi hijo y un beso en los labios a mi esposo.

—Te aseguro que fue tu padre y el mío quienes se divirtieron más, Tommy estaba más emocionado comiendo palomitas.

—Sabía que mi hijo era solo un pretexto. Sera mejor que vayamos a darte un baño. — mi hijo me extendió sus bracitos.

Me encargué de darle un baño y cambiarlo, después lo dejé sobre la cama viendo una película que mis padres le acababan de regalar y esperaba que durmiera un poco la siesta antes de que nos marcháramos a cenar con toda la familia.

Fui hasta nuestra habitación y me encontré con Edward saliendo de la ducha con una toalla envolviendo su cintura y con otra secaba su cabello húmedo. Al verme se acercó a mí y sonrió de lado, esa sonrisa que aunque me parecía algo presuntuosa me encantaba.

— ¿Que tal estás? —preguntó colocando su mano en mi ya abultado vientre de seis meses. — ¿Se portó bien la princesita?

—Una excelente niña. —respondí envolviendo su cuello con mis brazos, dejando que mi vientre chocara contra su abdomen. Edward no dejaba de hacer planes desde que nos enteramos que era una niña, su niña.

La noticia de este nuevo embarazo había sido una sorpresa inesperada como la vez anterior. El miedo me invadió ya que no sabía si Edward deseaba que nuestra familia creciera tan pronto, pero debía decírselo y después de pasar toda la tarde tratando de encontrar las palabras adecuadas.

¿Qué sucede? —preguntó Edward que seguía acariciando mi cabello mientras que yo continuaba apoyada en su pecho sintiendo como mi corazón latía de una manera casi dolorosa.

Estoy embarazada. — dije de golpe olvidando todo el monólogo que había preparado, cerré los ojos con fuerza cuando él se incorporó y supe que la noticia no le había agradado. Me separó de su cuerpo tomando mis brazos.

Bella, mírame. — me pidió, abrí los ojos lentamente y me encontré con la suya que me mostró que no estaba enfadado, sus ojos brillaban con intensidad. — ¿Hablas en serio?

Sé que no lo habíamos hablado y te juro que no pensé que sucedería porque estábamos teniendo cuidado. Edward…

¿Un bebé? Es maravilloso preciosa. — me abrazó y cubrió mi rostro de besos mientras agradecía. Él quería al bebé y eso era lo único que importaba, esta vez era diferente.
Me apreté más al cuerpo de mi esposo y ambos reímos al sentir el pequeño movimiento entre nosotros.

—Parece que siempre aplastamos a alguien.

—Eso parece. — dejé escapar un suspiro y me acerqué a los labios de mi esposo. —Te amo.

—No más de lo que yo te amo a ti.

Escuchar te amo era una palabra que no me cansaba de escuchar y que yo tampoco me cansaba de repetir. Tal vez las circunstancias que me trajeron hasta Edward no fueron las mejores pero bien valieron la pena y ahora finalmente podía decir que era feliz y había encontrado mi lugar. Para siempre.


FIN



Gracias a mis betas: Andrea y Claudia que se toman el tiempo de corregir mis horrores de ortografía y de redacción.

23 comentarios:

  1. simplemente perfectooo
    Me encantooo
    Muchas gracias por todas tus historiasss
    Son geniales...XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y mi única paga es saber que te gusto.

      Buen fin de semana.

      Eliminar
  2. muy bonito y gracias por perminir q lo leea res muy buena en los fic .besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vasy29, gracias por tomarte el tiempo de pasar y leer esta locura y me alegro mucho que lo disfrutaras.

      Un buen inicio de semana.

      Eliminar
  3. Es muy hermoso, no spe por qué no lo leí cuadno estaba en ff, pero más vale tarde que nunca y nuca me arrrepentiré. Lo amé y tu blog es genial
    Severla Masen Pattinson Cullen
    de FF

    ResponderEliminar
  4. Ohhh POR FAVOR !! Madre mia q historia mas bonita...!! ;) mmm TitiCullen eres estupenda..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laurita, saber que te gustó es mi única paga.

      Eliminar
  5. con esta historia me paso de todo, reí, llore, quise golpear gente....pfff eres una escritora excelente...!!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, me alegro que te gustara y consiguieras adentrarte en ella.

      Eliminar
  6. Maravillosa historia!!! La leí completa en un par de horas, definitivamente tienes un don para escribir, logras transmitir tantas emociones que hace que nosotros nos sintamos como una parte de la historia.
    Mañana comienzo con otra.
    Cariños y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerla y me alegro de saber que conseguí que te adentraras en ella, es algo que siempre busco y es gratificante saber que lo conseguí.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Anónimo3/3/13 16:06

    Escrbes simplemente magnifico. Gracias por compartir esta bella historia =)
    Dems

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Dems, por pasarte a leer mis locuras y dejarme saber lo que te pareció.

      Un buen día!

      Eliminar
  8. Holaa me llamo helena, y bueno osea para que decir q es buena si las historias que he leido aqui son maravillosas, podria decir q eres de mis autoras favoritas, y de las que mejor escribe redacta y plasma las emociones, tus historias son geniales reconozco que no las he leido todas pero las que he leido wow me dejan sin palabras se puede ir desde la alegria mas grande a una profunda tristeza y seguir pensando q el amor si existe. bueno no te aburro mas xD felicidades sigue asi que eres genial! saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Helena por leer una de mis locuras. El saber que a mis lectoras les gusta es mi única paga, también que consiga hacerles sentir las emociones de los personajes es algo que siempre busco, ya que es algo que me gusta a mi en lo personal de las historias que leo, poder introducirme a la historia.

      De nuevo gracias y que tengas un excelente día!

      Xoxo

      Eliminar
  9. Anónimo8/5/13 01:55

    Bueno!!! ya esta terminada,PRECIOSA, me ha encantado tiene de todo drama, sentimientos,alegria... me gusta su narración es fresca y rapida no te pierdes sigues perfectamente la trama de capitulo en capitulo.
    Realmente como comente en el 1er, capitulo ahora que te encontre a leer de nuevo tus historías que he visto que hay varias.

    Saludos. Carlota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer Carlota. Sonare a disco rayado, pero realmente aprecio sus comentarios que me ayudan a saber si voy bien o cuales aspectos son en los que tengo que mejorar. Espero que al igual que esta disfrutes de las demás,aunque aviso que unas aun están sin edición.

      Buen día!

      Eliminar
  10. Fascinante la verdad no la habia leido pero me dejas sin palabras ,me encantooooooooooooooo...Gracias nena...

    ResponderEliminar
  11. Gracias Titi tus historias son de lo mejor me encanto..............Doris

    ResponderEliminar
  12. Awwww dioss!!!! K linda historia... Por k será k no encontramos un edward asiiiiii tan divinooo!! Me super encanto como todas tus historias te admiro xk se k en ocasiones no se tiene el tiempo k uno quisiera tener oara escribir, ps yo tmbien escribo y x mis múltiples ocupaciones no he terminado mis historias ...sigue asi felicitaciones siempre xoxoxox

    ResponderEliminar
  13. Titi sus historias son muy adictivas, cuando empiezo no quiero parar hasta llegar al final, felicitaciones. Gracias por compartir sus inspiracion. Marta desde Brasil.

    ResponderEliminar
  14. me encantó tu historia, no e podidi parar de leer hasta que no ha terminado, es realmente buena, como todo lo que he podido leer tuyo y me encantaria que nos siguieras deleitando con tus historias. gracias por permitirme seguir leyendote.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena la releida titi :)

    ResponderEliminar

Playlist