Mi nueva vida con un playboy: Capítulo 4



El compromiso continúa


—Me enteré por mi padre lo que le sucedió a Carlisle y vine a ver como estaban.

—Está estable y mi madre recuperándose del susto. —asintió con una sonrisa, mientras con la mirada recorría a Bella.


— ¿No nos vas a presentar?—preguntó Jane, aunque me hubiera gustado decir que no lo hice.

—Bella, ella es Jane Benedic— le dije a Bella que se puso de pie y extendió su mano que Jane tomó sin dejar de sonreír. — Jane ella es Isabella Swan.

—Te había visto en los periódicos, pero en persona eres linda. — Noté como el comentario de Jane había afectado a Bella. — me tengo que marchar, pero nos veremos cuando estés de vuelta Edward hay muchas cosas que organizar.

Se despidió de Bella con un movimiento de cabeza y se marchó contoneándose, ahora más que nunca debía de proteger a Bella y evitar que descubriera que estúpidamente había aceptado un compromiso con Jane. Esa chica siempre había mostrado su interés por mi mas yo no la veía más que como una chiquilla que deseaba ser el centro de todas las miradas y tal parecía que después de cuatro años querrían que finalmente me casara con esa insípida rubia.

BVOP

Mientras estábamos rumbo a New York no dejé de pensar en la mujer que habíamos visto en el aeropuerto. Ella bien podría ser una de sus tantas novias y de ser así podría entender su mirada despectiva, me acomodé bien en mi asiento separándome del cuerpo de Edward. Aun tenía la oportunidad de quedarme en NY en lugar de regresar a Londres, pero de hacerlo no estaría dándonos una oportunidad. Tenía que confiar en que él de verdad sentía algo por mí y también haría todo para que esta relación funcionara.

La estancia en la ciudad fue corta y esta vez me dio tiempo de llevar lo esencial ya que se opuso a que llevara todo por exceso de equipaje. Aunque había viajado continuamente por mi trabajo nunca lo hice tantas veces en solo un par de días. Y era algo tremendamente agotador y no sabía cómo podía haber personas que lo soportaran.

Sabía que me tomaría un par de días para que mi cuerpo se adaptara al nuevo horario. Y después de cuatro días lo había conseguido.

Sabía por Edward que su padre ya estaba en la casa que tenían en la campiña inglesa y al parecer se estaba cuidando como era debido aunque protestaba por no poder hacer algo de utilidad. Edward por su parte estaba trabajando cerca de diez horas al día, un ritmo de trabajo que sabía dentro de poco lo dejaría agotado y aunque le había dicho que debía de tomarse las cosas con calma parecía no importarle demasiado.

Esta noche había preparado una cena para dos, me había esforzado para que fuera aun mejor que una de las que preparaba su chef privado, pero todo se había visto arruinado por una estúpida cena de negocios a la que no podía faltar; lo que en un inicio sería una cena para dos fue una cena en solitario.

Estaba molesta pero sabía que él no tenía la culpa si no las personas que habían cancelado la reunión en la tarde por complicaciones y la había cambiado por la noche.

Aún se hablaba de nosotros en algunos programas de cotilleos y en algunas revistas, pero ya no éramos la novedad y eso era agradable.

Metí los restos de comida al refrigerador, apague la luz y me fui a la cama donde estaba segura me quedaría dormida antes de que Edward llegara.

EVOP

Habíamos llegado el martes por la noche y había estado el día que habían dado de alta a mi padre. El protestaba porque lo llevamos a la casa que teníamos en el campo para que se relajara y donde le sería completamente difícil de escapar.

Durante la semana me había estado haciendo cargo completamente de la empresa y era un trabajo abrumador y que requería de mi total atención. Era el primero en llegar y el ultimo en marcharme, lo único malo de todo es que no había tenido el suficiente tiempo para estar con Bella, que cada noche esperaba por mi y un día la había encontrado dormida en el sillón de mi despacho con un libro abierto sobre el pecho, al verlo noté que se trataba de una de las novelas de Shakespeare, la había llevado a la cama y aunque mis intenciones primarias habían sido despertarla con suaves caricias y besos, fue algo que no llegó a ocurrir porque bastó poner la cabeza en la almohada para quedarme profundamente dormido.

Pero lo que me tenía realmente inquieto era la supuesta reunión de negocios que tendría esta noche y por la que había tenido que cancelar los planes que Bella había hecho. Estaba sentado en mi mesa bebiendo mi segundo vaso de whisky y miraba al reloj solo para ver que Eleazar se había retrasado ya cerca un cuarto de hora, pero al alzar la mirada lo vi entrar y dirigirse con paso seguro hasta estar delante de mí.

—Lamento la demora— dijo apenas mirándome y llamando a uno de los meseros.

— ¿De qué es lo que quieres hablar?

—Creo que lo sabes perfectamente.

—Solo quiero estar seguro.

—Primero ordenemos algo y después hablaremos con tranquilidad. — tomé el menú y elegí lo primero que vi mientras que él se tomo su tiempo. Fueron los minutos más largos y solo tenía ideas vagando por mi cabeza.

— ¿Espero que recuerdes el acuerdo al que habíamos llegado?

—Un acuerdo medieval y que no veo el caso de que se efectúe. — me acomodé perfectamente en mi silla y lo miré a los ojos.

—Son tiempos difíciles y me he tenido que hacer varias inversiones, muchas de las cuales no salieron como esperaba.

—Solo di una cantidad y evitemos todo el numerito del arroz.

—No es tan simple mi querido muchacho, es por eso que hace años hablamos contigo. —tomó el resto de su bebida y pidió una segunda. — Como sabes, tu padre y yo nos conocimos desde el instituto y siempre...

—Esa historia ya me la sé y creo que podremos prescindir de ella.

—Bueno veo que puedo pasar a lo importante, durante un tiempo hice cosas no muy buenas que afectaron mi historial y por lo cual los bancos jamás me prestarían ni una libra.

— ¿Mi padre sabe esto?

—Conoce la historia y es por ello que supimos que tú eras el único que podría ayudarme en caso de necesitarlo.

—No veo porque llegar a una boda si se te puede extender un cheque y todo estaría arreglado. —chasqueó la lengua y meneó la cabeza.

—Mis cuentas son vigiladas y a la menor sospecha me puedo ver en aprietos, unos de los que no quiero hacer parte a mi familia.

— ¿Qué fue lo que sucedió?

—Aun era joven y la idea de ganar dinero fácil fue más fuerte, me vi mezclado en un fraude millonario del que se hablo por años. Te preguntarás como nadie sabe que yo estuve en ese embrollo. —asentí. — Mi padre pago grandes cantidades de dinero para que mi nombre no apareciera y el apellido de nuestra familia no se viera afectado. Pase una temporada en la cárcel pero todo pensaban que estaba en el extranjero, menos tu padre que fue más listo.

— ¿No entiendo como mi padre puede confiar en ti?

—Los amigos hacen eso; confiar ciegamente.

—Así que no puedes aceptar un cheque porque eso causaría una irregularidad en tu cuenta lo que haría creer a los que te vigilan que estas de nuevo involucrado en algo turbio.

—Veo que lo entiendes muchacho.

Ambos nos quedamos en silencio mientras nuestra comida era colocada delante de nosotros y nuestros vasos rellenados.

—Así que la manera de que no se levanten sospechas es que me case con Jane y así puedas tener acceso al capital que necesitas sin verte sometido a una investigación.

—Y tampoco ustedes. —aseguro.

—Cuando acepté ese estúpido acuerdo pensé que solo era una clase de broma. Yo tengo una vida y lamentablemente Jane no encaja en ella.

—Pues tendrá que encajar. —murmuró manteniendo una sonrisa.

—Hablaré con mis abogados y encontraremos una solución. Más yo ni me pienso casar con tu hija.

—Pensé que eras un hombre de palabra. Y no teníamos que llegar a otros términos. —Sacó un sobre del bolsillo interior de su saco y lo dejó sobre la mesa—Sería terrible que esta información llegar a la prensa y de ser una de las familias más influyentes, se vieran sometidas a un escándalo por algo que tú puedes evitar.

Trate de mostrarme inmutable y tome el sobre para ver de qué estaba hablando. Dentro encontré algo que me recordó porque hace años había aceptado este estúpido acuerdo.

De regreso a mi departamento la cabeza parecía que me iba a estallar. Había sido un estúpido al aceptar ese acuerdo, pero para alguien más podría ser fácil librarse de él ya que no había nada firmado, mas yo tenía que proteger la reputación de mi familia por un desliz, un error que nos hacia vulnerables y por el que pagarían personas inocentes de no actuar rápidamente, y eso solo lo conseguiría tratando de encontrar algo que me ayudara a quitar a Eleazar de en medio.

Al entrar todo estaba en silencio y oscuro, camine sin encender la luz ya que conocía el camino a la perfección. Al abrir la puerta note en bulto en mi cama y supe que estar con ella era lo único que me haría dejar de pensar en todo lo ocurrido.

Me desvestí completamente y me metí bajo las mantas y la abracé por la espalda y besaba su hombro desnudo, ella seguía dormida pero sentía mis caricias. Mis manos se aventuraron a entrar debajo de su camisón y tocar su piel suave, seguí besando su hombro hasta su cuello mientras mis dedos se introducían a través del elástico de sus braguitas tratando de encontrar el punto que la haría gemir, en unos segundo lo encontré y comencé a acariciarlo sintiendo como se humedecía y eso me excitó aun mas.

—Edward—dijo abriendo los ojos lentamente y girando el rostro para poderla besar. Fue un beso apasionado donde trate de dejar salir toda mi frustración.

Ella se entregó completamente al momento como si supiera que era lo que necesitaba, esta vez los preliminares fueron cortos y en poco tiempo estuve dentro de ella, sintiendo sus piernas envolver mi cintura mientras yo embestía con fuerza haciéndola gritar de satisfacción, al principio pensé que le hacía daño pero cuando baje el ritmo, ella me lo recriminó. Al cabo de un rato yo alcance el clímax solo unos segundos antes que ella.

—Lamento el despertarte. —me disculpé acariciando su espalda.

—Yo no lo lamento, como siempre te sigues superando. —soltó una suave risita y supe que siempre añoraría ese sonido.

3 comentarios:

  1. Awww que horror D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que quieras matarme mas delante =) por cierto ¿cual es tu nombre?

      Saludos!

      Eliminar
  2. hola titi
    permíteme felicitarte por tu gran talento que tienes para escribir
    amo robsten y dios mediante nunca dejes de escribir de ellos. todas tus historias son hermosas y me tienen al final de cada capitulo siempre anhelado el siguiente,felicidades....espero que bella no sufra mucho por ese compromiso que tiene Edward con jane

    ResponderEliminar

Playlist