Inevitable: Capítulo XV

Capítulo XV





Ante mis palabras lo noté tensarse y automáticamente se alejó de mí como si fuera portadora de alguna clase de enfermedad contagiosa.

— ¿Una familia? ¿Cuándo lo supiste? —Gruñó furioso sin siquiera mirarme, me abracé a mí misma y me mantuve en mi sitio.

—Hace algunas noches, pensé que se trataba de un sueño, pero al parecer es un recuerdo. —Le dije, mi voz era suave y apenas audible, pero sabía que él me estaba escuchando.



— ¿La noche en que Eve apareció en tu habitación? —Preguntó mirándome por primera vez tras varios minutos de estar evitándome.

Yo sólo asentí con la cabeza y lo escuché maldecir y llevarse la mano al cabello. Tras un par de palabras que no conseguí entender se alejó y bajó los escalones del porche.

—Edward…

—Necesito pensar, déjame solo, volveré en unas horas. —Aclaró antes de marcharse y perderse en la oscuridad de la noche.

Me quedé un momento ahí de pie temblando ligeramente y sintiendo los ojos humedecerse. Su reacción me había herido, pero sabía que algo así iba a suceder, las cosas no podían pasar de otra manera entre nosotros. Lo nuestro había sido un error, y me dolía admitir que no me podía arrepentir.

Esa noche después de mucho girar en la cama conseguí dormir mas realmente no pude descansar.

El sábado transcurrió como se había planeado, la actitud de Edward era la esperada, fría pero con cortesía. Llevó a las niñas a la casa de Esme ya que ella había contratado a una niñera para que cuidara de los tres. Eso me dio tiempo para arreglarme con calma y sintiéndome nerviosa porque no sabía de qué manera iba a finalizar esta noche.

Edward iba muy guapo era la primera vez que lo veía con traje, y al parecer no le gustaba la corbata ya que pudo prescindir de ella dejando los dos primeros botones abiertos. El camino hacia la fiesta fue en un silencio incómodo, yo había deseado no asistir pero era una promesa a sus tíos y sabía que era la principal razón por la que nos encontrábamos ahí. Al llegar de inmediato la atención de la mayoría de los presentes se volcaron hacia nosotros, eran las mujeres quienes me lanzaban miradas asesinas y en cambio parecían estar desvistiendo a Edward que no prestaba atención y mantenía su mano apoyada en mi espalda empujándome suavemente al interior como si intuyera que lo que quería era marcharme. Me presentaron a muchos de los asistentes que se mostraron agradables y si sabían mi condición no lo mencionaron.

Eran personas amables y un par de hombres muy divertidos que me mantuvieron riendo, pero como era de esperarse no todo era perfecto y Tanya se encontraba en el baile, no se acercó a nosotros pero desde la distancia me lanzaba miradas de odio y que pasé por alto y me centré en tratar de disfrutar de la velada, baile diferentes melodías con Carlisle y unas cuantas con Edward que resultó ser un excelente bailarín. Estaba sentada sola en una de las mesas mientras Edward buscaba nuestra bebidas, no importaba la noche anterior, él se estaba mostrando como el caballero que conocí semanas atrás, no tardó mucho en llegar y tras darme mi bebida se disculpó diciendo que tenía que hablar con un hombre que posiblemente le interesaría o sabría quién querría comprar el rancho, ante esas palabras tomé su mano pero esta vez él la retiró en señal de desagrado.

— ¿Estás seguro?

—Ya no puedo seguir más tiempo así, este sueño se terminó y es hora de volver a la realidad. —Dijo secamente, pero esta vez no sabía cómo interpretar sus palabras, seguía hablando del rancho o lo estaba diciendo por lo que sucedido entre nosotros. Tomó una bocanada de aire y bebió el contenido de su copa que dejó en la mesa antes de ir a la busca de ese hombre al que le entregaría su sueño, el lugar por el que parecía ya no tenía más opción que vender.

Al cabo de unos minutos dos mujeres se sentaron en la misma mesa en la que me encontraba y no pude evitar prestar atención a su conversación cuando comenzaron a hablar de Edward y como estaban felices de ver que Edward había ignorado a Tanya quien según ellas no era una buena mujer y que sólo le ocasionaría problemas, el resto no lo escuché ya que lo dijeron en susurros y tras mirarlas supe que la razón era porque hablaban de mí.

Un joven que había visto hablar con Carlisle se acercó a mí y me dijo que Edward me estaba esperando en el jardín, sin preguntar más fui a su encuentro vi a las dos mujeres reírse con cierta complicidad, pensando que se trataba de una especie de encuentro privado.

—Edward…—Lo llamé saliendo al frio de la noche que me erizó la piel, sólo escuchaba las hojas de los arboles moviéndose y no había rastros de él.

Bajé los escalones hacia el jardín frotando mis brazos con la esperanza de encontrarlo, pero ahí no había nadie. Di media vuelta al escuchar unos pasos sobre la hierba, ahí a sólo unos metros estaba un hombre alto, musculoso, feo y con una cicatriz en su mejilla izquierda. Él hombre al igual que Edward llevaba un traje sin corbata y en su mano estaba un vaso casi vacío de licor.

— ¿Te vas? —Preguntó tras beber lo último de su vaso y limpiar sus labios con el dorso de su mano.

—Sólo estaba buscando a alguien. —Dije levantando la falda de mi vestido para no tropezar al regresar.

—Él está ocupado. —Dijo dando un par de pasos haciéndome retroceder. Una fuerte sensación de miedo me recorrió la espalda y sabía que tenía que huir. —No tan rápido preciosa. ¿Ya te olvidaste de mí?

Sus manos tomaron mis muñecas en un rápido movimiento y me atrajo hacia él. Sonrió satisfecho al tenerme tan cerca aun cuando comenzaba a removerme para liberarme. Solté un gritito de pánico al sentir su nariz acariciar mi cuello, sin pensarlo dos veces encajé el tacón de mi zapatilla en su pie haciéndolo chillar y que me liberara, comencé a correr en dirección a la casa para pedir ayuda pero antes de llegar una mano tomó mi brazo haciéndome perder el equilibrio y caer junto con él. ¿Por qué tendría que recordarlo?

—Yo no quería ser rudo contigo preciosa, esta vez no te nos escapas. Pero antes haré algo que quise hacer antes de que huyeras. —Me atrapó con su cuerpo y colocando mis manos a la altura de mi cabeza e intentó besarme, mas yo hice todo lo que podía por apartarlo, trataba de gritar pero mi voz no parecía responder.

Cerré los ojos con fuerza dejando escapar un par de lágrimas cuando mis labios se vieron capturados por unos ásperos y babosos. En ese instante una fuerte punzada en mi cabeza me hizo gemir algo que mal interpretó el hombre que continuaba besándome. La punzada se estaba intensificando a medida que una serie de imágenes rápidas y borrosas comenzaban a desfilar en mi cabeza.

Tan súbitamente como había llegado el dolor comenzó a aminorar y las imágenes se hacían más nítidas. Ahí estaba esa habitación oscura y mal oliente en la que me encontraba presa, la puerta se abrió y unos pasos tambaleantes bajaban por la escalera, al levantar la vista vi a un hombre grande, musculoso y feo, que llevaba un plato de comida al igual que los días anteriores, la cual estaba decidida a no probar.

—Una lástima que…—Murmuró mirándome con sus ojos negros lascivos, dejó el plato de lado y se acercó a la silla en la que estaba amarrada de pies y manos.

Su aliento alcohólico me dio de lleno en el rostro lo que me revolvió el estómago al instante, sus dedos ásperos acariciaron la piel desnuda de mis brazos.

—Si quisieras nos podríamos divertir un poco. —Abrí los ojos con sorpresa ante sus palabras que eran claras. Mi primera reacción fue de negarme rotundamente pero una parte de mi cabeza trabajo más rápidamente.

Antes de que pudiera reaccionar ese hombre había tomado posesión de mis labios y sus manos acariciaban el contorno de mi cuerpo de manera brusca haciéndome gemir de dolor, pero que él tomaba como una muestra de agrado. Cuando dejó de besarme pensé rápidamente y le pedí que me desatara las manos y así nos podríamos divertir mas, lo dudo por unos segundos antes de cometer el error de hacerlo. Me volvió a besar y en esos segundos comencé a mover mis brazos que se encontraban entumecidos por estar en una posición por un largo tiempo, recordé una botella que había visto hace algunos días cuando la luz del sol entraba por la pequeña ventana en la parte superior de la habitación, la busqué con desesperación mientras mi estómago se contraía de asco. Cuando la alcancé se me resbaló de los dedos haciendo un poco de ruido consiguiendo que mi atacante se diera cuenta y sus manos se cerraran en mis brazos lastimándome de verdad, intente darle un golpe en la entrepierna mas no lo conseguí por tener mis pies aun atados, mas solo conseguí desestabilizarlo lo que me dio el tiempo necesario para lanzarme contra la botella y tomarla en mis manos, él hombre me tomó de las piernas antes de posicionarse sobre mí para controlarme, mas con un golpe certero la botella se rompió en su cabeza haciéndolo desmayarse y dejarme atrapada con su cuerpo, tras un unos segundos lo hice a un lado y con uno de los cristales rotos rompí las cuerdas de mis piernas, las cuales no me respondían por la falta de movimiento, sentía un hormigueo recorrerlas y tropecé varias veces antes de conseguir caminar varios pasos de manera continua, subí las escaleras con gran esfuerzo y sonreí al saber que estaba a un paso de recuperar mi libertad.

Iba a abrir la puerta cuando el sonido de un auto detenerse me alertó seguido de unas voces que me indicaron que alguien había llegado, una de ellas era tan familiar, pero no podía creer que fuera cierto, rápidamente me dirigí a la cocina esperando que hubiera una puerta o todo mi brillante plan de fuga estaría estropeado, ahí había una puerta pero estaba atascada, no supe como lo hice pero me subí a la encimera e intenté salir por la ventana justo el momento en que la puerta principal era abierta, me giré solo para ver que no me había equivocado, que la voz si era de Mike Newton, el hijo de uno de los que se decía ser amigos de mi abuelo. Di un salto y me eché a correr por el bosque, ignorando el cosquilleo que recorría mis piernas, escuché un disparo que me obligó a correr más rápido aún.

— ¡Estúpido! La necesitamos viva. —Escuché la voz de Mike un poco distante pero aún sabía que estaba cerca. Por un rato seguía escuchando gritos detrás de mí, llamándome y asegurándome de que no tenía escapatoria, que regresara.

Sólo sabía que debía de seguir y no detenerme, tenía que huir. Caí un par de veces pero seguí por un largo tiempo hasta que mi cuerpo ya no podía más, le había exigido a mi cuerpo más de lo que podía, después de varios días cautiva era un milagro lo que conseguí, al menos lo había intentado…


Dejé de sentir el peso sobre mi cuerpo y escuché un par de golpes y quejidos. Al tener mis manos libres las llevé de inmediato a mi cabeza apretándola con fuerza como si esa presión me fuera a ayudar a disminuir el dolor que estaba aumentando y que parecía la haría explotar.

Quise abrir los ojos pero una nueva punzada me lo impidió, sentía unas manos un tanto ásperas, pero conocidas acariciar mi rostro: eran de Edward. —Renée… ¿Me escuchas, cariño? — era él, pero su voz parecía tan lejana.

Abrí momentáneamente los ojos y lo vi inclinado hacia mí, me sonrió mientras me aseguraba que estaba a salvo, me ayudó a levantarme más tuve que pegar mi rostro a su pecho cuando la nueva punzada llegó a mi cabeza y otra serie de imágenes se formaban.

Una casa con un enorme jardín, una hermosa mujer en la piscina riendo, un hombre de traje atravesando la puerta principal de esa enorme casa, dejando su portafolio de lado y colocándose en cuclillas para recibirme en sus brazos, la suavidad de la cama y mis padres se inclinaban para besarme antes de salir. Mi abuelo y la casa que poseía en la ciudad, el edificio de sus oficinas, las joyerías en la quinta avenida, la escuela, mis amigos, las vacaciones en la playa, esquiando y Jake abrazándome y girando conmigo en medio de central park, yo delante de varios espejos con un vestido blanco vaporoso, un niño corriendo hacia mis brazos, ambos jugando en el parque, sentados frente al televisor viendo películas infantiles... De pronto un dolor intenso atravesó mi pecho oprimiendo mi corazón hasta conseguir hacerme gemir y dejarme sin aire, de nuevo ahí estaba ese dolor que había vivido y del que esperaba no volver a sentir, ahí estaba la imagen de dos ataúdes los de mis padres descendiendo al que sería su lugar.

Sin poder evitarlo lancé un gemido de dolor al sentir tan palpable ese dolor nuevamente que parecía asfixiarme, me llevé la mano al cuello donde descansaba la cadenita de mi madre con el colgante que llevaba su nombre, lo apreté con fuerza mientras gruesas lágrimas bajaban por mi rostro.

— ¡Renée! —Edward me llamaba con insistencia, pero aún las emociones sentidas me mantenían aturdida y estaba en una especie de shock. Nadie había dicho que el recordar sería tan difícil y doloroso, jamás hubiera estado preparada para sentir esas emociones como la primera vez. Tomé una gran bocanada de aire pero el aire no parecía estar llegando bien a mis pulmones y me estaba comenzando a sentir mareada. Edward levantó mi rostro obligando que lo mirara. —Tranquila Renée, todo estará bien ahora.

—No soy Renée. —Dije con dificultad antes de que todo se volviera oscuro y que el murmullo que estaba presente al igual que la voz de Edward desapareciera.

Desperté en una cama un poco dura y un olor a antiséptico que me hizo arrugar la nariz, al abrir los ojos me encontré con la mirada de Esme que me sonrió, me dio un beso en la frente y se apartó de mi lado, la escuché salir y pocos segundos después regresó con Carlisle y Edward.

— ¿Estás bien, Renée? —Preguntó Carlisle.

—Isabella. —Dije al tiempo que me sentaba en la cama con brusquedad consiguiendo que todo me diera vueltas por lo que me obligaron a recostarme de vuelta. —Mi nombre es Isabella… Isabella Swan.

— ¿Lo recuerdas todo?

—Creo que sí. —Susurré tocando mi cabeza. —Tengo que llamar a alguien.

Edward me dio su móvil que recibí con manos temblorosas, aún sintiendo las miradas marqué el número conocido, timbró un par de veces antes de escuchar la voz neutral de Félix el mayordomo de mi abuelo.

—Hola, Félix. —Lo saludé con voz temblorosa y escuché las exclamaciones y luego regresó a su porte serio, me hizo una serie de preguntas sólo para estar seguro de que realmente era yo y tras comprobarlo me dejó saber la felicidad de escucharme de nuevo, me hizo esperar en lo que buscaba a mi abuelo que se puso al teléfono unos segundos después.

La voz de mi abuelo era ansiosa y tras hablar sin sentido por unos segundos se detuvo para tomar una enorme bocanada de aire lo que me hizo sonreír y asegurarle que me encontraba bien.

—Estoy en perfectas condiciones, han cuidado muy bien de mí. —Respondí mirando a las tres personas junto a mí. —No abuelo, estas personas cuidaron de mí. El responsable es otro.

Me pidió hablar con alguno de ellos y le tendí el móvil a Edward que contestó con monosílabos por unos segundos hasta que comenzó a hablarle de lo sucedido esta noche mientras salida de la habitación.

—El hombre que te atacó ya está con las autoridades al igual que un par de hombres que estaban con él. —Me informó Carlisle.

— ¿Hay un rubio de ojos azules? —Le pregunté a Carlisle que lo pensó por un segundo y asintió.

—Intentó escapar, pero le fue imposible ya que su auto se vio atrapado entre algunos de los que estaban en la fiesta. ¿Sabes de quién se trata?

—Estoy segura de que es Mike Newton, ellos me tenían secuestrada, yo escapé y terminé aquí. —Le expliqué a grandes rasgos ya que no quise mencionar algunas de las terribles cosas por las que estuve a punto de pasar.

—Al parecer tu mente trato de aislar ciertos recuerdos y en el camino terminaste perdiendo tu memoria. ¿Algo que vivieras en ese momento que quisieras aislar? —Preguntó y yo al instante bajé la mirada y apreté mi vestido con mis manos, mis hombros se volvieron rígidos y me estremecí ante el recuerdo.

—Tranquila cariño. —Me abrazó Esme frotando mi espalda.

—Después tendrás que hablar de esto con las autoridades.

—El hombre que me atacó esta noche era el que me cuidaba y mientras me tenían cautiva él… él intentó…

—Tranquila cielo. —Me abrazó más fuerte reconfortándome y murmurando palabras de aliento. — ¿Pero no lo hizo verdad?

—No, pero aún puedo sentirlo. Fue en ese momento que logre escapar.

—Ya están en prisión…— la frase de Carlisle se vio interrumpida por la voz de Edward que daba indicaciones y se despedía.

Lo miré cuando se detuvo a unos metros de la cama y me miró, pero no de la manera que solía hacerlo. Esme y Carlisle se alejaron de mí dejando que Edward se acercara aunque este permaneció a una distancia prudente lo que me hirió.

—Mañana estarán aquí por ti. —Me informó Edward. Su voz aunque era neutra su mirada denotaba inquietud. —Tu abuelo dijo que se pondría en contacto con sus abogados y que esperaban que estuvieran aquí para el amanecer para que tus atacantes fueran trasladados a New York donde espera que sean juzgados.

—Edward…

—Así tienen que ser las cosas, Isabella, ambos sabíamos que esto sucedería.

—Si lo sabíamos, pero….

—Las cosas han regresado a su cauce, tú regresarás a tu vida a donde perteneces.

— ¿Qué hay de ti y de las niñas? —Pregunté incorporándome haciéndolo retroceder.

—Nosotros estaremos bien, lo estábamos cuando tú no estabas. No tiene porque ser diferente.

— ¿Crees que podría ver a…

— ¡No! —La brusquedad de su respuesta me sorprendió. —Yo me encargaré de ellas, no te preocupes por ellas, ya que no son tu responsabilidad, tú tienes otras. No lo olvides. —No me dio tiempo de responder porque él abandonó la habitación.

Esa noche fui por mis cosas al rancho, entrar en esa casa sabiendo que era la última vez me causo dolor, uno mucho más intenso del que recordaba. Con ayuda de Esme junté mis cosas y las metí en una mochila vieja que Esme había encontrado. Pasé la noche despierta en compañía de Esme y en la espera de que Edward en algún momento entrara por esa puerta, pero no lo hizo.

Tomé el teléfono y llamé de nuevo a mi abuelo que se encontraba despierto y que se alarmó un poco al volver a escucharme, era consciente de la presencia de Esme pero, aun así, fui clara con mi abuelo sabiendo que esta era la única manera de que Edward no perdiera su rancho, que lograra cumplir su sueño. Como lo esperaba mi abuelo no puso objeción y aseguró que sería una cantidad generosa que después de todo era gracias a él que yo seguía con vida.

—Edward no lo aceptará. —Me dijo Esme apenas colgué.

—Tienen que convencerlo de que lo haga. Esta es la manera en que puedo ayudarlo después de la manera desinteresada que cuidó de mí sin conocerme. Se lo merece.

Me tomó unos minutos pero finalmente logré convencer a Esme de que intentara que Edward aceptara el dinero para lograr quedarse con el rancho.

Fue a primera hora de la mañana que un auto último modelo se estacionó fuera de la casa, y ahí iban un par de hombres de cuerpo de seguridad de mi abuelo, encabezado por Demetri que al verme me envolvió en sus brazos. Me ayudaron a subir las cosas al auto y me detuve un momento antes de girarme y despedirme de Esme que permanecía a mi lado, fue duro despedirme de ella, la abracé.

—No nos olvides Isabella. —Me pidió.

—Soy Bella, y será imposible olvidarlos.

—Es hora, Bella. —Interrumpió Demetri.

A lo lejos, cerca del establo vi a Edward que aún llevaba la misma ropa de la noche anterior era obvio que se había mantenido fuera para no cruzarse conmigo. Una parte de mí quiso ir junto a él pero otra parte me detuvo.

Parecía que el conocer quién era había levantado una muralla entre nosotros. Sólo levanté mi mano y la moví ligeramente, esa fue la despedida entre ambos, Edward se limitó a inclinar la cabeza, dar media vuelta y desaparecer en el establo.

—Tenemos que irnos. —Asentí mirando a Demetri y entrando al auto. Tras cerrar la puerta el auto se puso en marcha y apoyé la cabeza en el hombro de Demetri mientras nos alejábamos del rancho.

El camino fue en silencio, un jet privado nos esperaba lo que garantizó un vuelo tranquilo y confortable. No supe en qué momento me quedé dormida pero cuando desperté ya estábamos sobrevolando la ciudad. Me asomé por la ventanilla para ver la ciudad, mi… ¿hogar?

Aterrizamos en un hangar privado que no recordaba y me tomó unos minutos el hacerme a la idea de que ya estaba de regreso en la ciudad a cientos de kilómetros de Edward y las niñas, seguí a Demetri quien me ayudo a bajar por la escalerilla y ahí junto a una camioneta que reconocí estaba Jacob con Sam que apenas verme sonrió, se soltó de la mano de Jake y corrió a mi encuentro, me aparté de los hombres que estaban cerca de mí y me incliné para recibir en mis brazos a mi pequeño. Sus brazos y piernas me envolvieron, llené su rostro de besos sin poder contener las lágrimas.

—Bienvenida a casa, cariño. —Fueron las palabras de Jake al llegar junto a nosotros, me abrazó. —Estás de vuelta en casa, con tu familia.

—Así es. —Apretando el cuerpo de mi pequeño.
Gracias a Andrea y Claudia que se toman el tiempo de corregir mis horrores de ortografía y de redacción.

Aquí está el capítulo que les debía, como se darán cuenta ya estamos en la recta final a solo 3 capítulos contando el epilogo. Esta vez actualizo en cuanto me lo han entregado por la larga espera, pero recuerden que las actualizaciones son los fines de semana (sábados)
Nos vemos la próxima semana.
T¡T¡

19 comentarios:

  1. Me encanto el capi!!!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Titi ¿como estás? Bueno yo tenía razón, Bella tiene dinero, bueno mas bien su abuelo, y ha ayudado a que Edward no pierda el rancho, ahora solo falta que Edward lo acepte, espero que sí lo haga, sería una pena que lo vendiera y renunciara a su sueño. Además tiene que darse cuenta de la gran metedura de pata que ha tenido con su actitud hacia Bella, es como si le echara la culpa que ella no tiene..
    Tengo intriga de saber quien es el hombre de la cicatriz, no caigo, la verdad es que no acierto a saber quien puede ser ni tengo ninguna teoría, pero tengo otra, Jacob tiene que estar metido en el ajo, metido hasta las cejas, no puede ser bueno, me resisto a creer que están felizmente casados y que se aman con locura. Esta claro que Bella pudo quererlo pero que ya no lo hace, porque una vez Edward aparece en su vida jacob queda en un segundo plano y sinceramente creo que Jacob es el hombre a la sombra de estos dos de Newton y del otro, el jefe, el que mando que la secuestraran. ¿Porque? No acierto a entenderlo porque esta claro que el dinero ya lo tiene gracias al matrimonio con Isabella, pero... hay algo mas, algo que aun no has dicho. Y, por supuesto, también creo que los padres de Bella fueron asesinados por la misma persona que mandó su secuestro. Quizas porque el abuelo ha puesto una clausula en su testamento por la cual Jacob no puede manejar el dinero de Bella, no se algo hay, y ese algo por supuesto tiene que ver con el dinero.
    Y ahora viene la parte mas triste, todavía estoy llorando, que despedida mas triste si es que se la puede llamar así porque yo lo llamaría ausencia. Creo que Edward, aunque en el fondo lo entiendo ya que ve que pierde por segunda vez a alguien que ama, ha actuado mal, muy mal, se ha portado mal al final con ella. Bella nunca le ha engañado, solo un poco ocultándole su descubrimiento unos días nada más y eso puede verse como una especie de mentira, pero al final se lo dijo ella misma, nunca lo engaño, él sabía que podía pasar algo así y creo que Bella no merece esa despedida tan fría, tan cruel, bueno mejor diríamos esa ausencia, entiendo su postura pero no la comparto. Ha sido muy cruel no dejándola despedirse de las niñas las cuales van a sufrir mucho su ausencia, sobre todo Lizzy. Parece como si la echara la culpa de todo y ella no tiene la culpa de nada. pero lo peor de todo es este sabor amargo de saber que es una separación definitiva a no ser que ocurra un milagro, milagro que se que tu harás. No puede ser que no acaben juntos por dios, por muy casada que este con Jacob, el cual si la quisiera de verdad habría ido el mismo a buscarla y no habría mandado solo a los guardaespaldas, así que sigo diciendo que aquí hay algo y ese algo es que Jacob es culpable del secuestro de Bella. No sé se me ocurre tal vez que Bella quisiera el divorcio y Jacob al ver perdido el dinero de Bella... Por otro lado parece que son amigos de la infancia pero... hay algo, Titi, se que hay algo.
    Así que por favor, un regalo de reyes adelantado: JUNTALES DE NUEVO CUANTO, ANTES.
    Un capitulo fabuloso Titi con un desenlace increíble aunque ya te digo que faltan cosas por saber y sobre todo me quedo con la intriga de quien es el hombre de la cicatriz, ya tengo trabajo y ese es pensar en quien puede ser.
    Feliz Año nuevo Titi y un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. pobre ed ha sufrido tanto y cuando ya todo parecía haber pasado , zaz!! vuelve el dolor y si a eso le sumamos la posible pérdida del rancho pero para él. un poc fria la despedida entre ellos pero lo entiendo, el dolor es mucho, espero ke bella pueda ayudarlo con la cuestion económica ya ke es el patrimonio de las niñas.pOR cierto, me pregunto ke dirán las niñas de la ausencia de bella?? sobretodo eve ke era la que más dependía de bella, pobres ella de verdad se merecen una mamá como bella. saludos :D

    ResponderEliminar
  4. GENIAL, GENIAL, GENIAL. PUEDO DARTE MI OPINION?. TE LA VOY A DAR. SEGURO QUE EL CULPABLE DEL SECUESTRO DE BELLA ES JACOB. GRACIAL

    ResponderEliminar
  5. Titi, hola como estás... no sabía que ya tenías el blog listo!!! grité de felicidad cuando vi que habían muchos capítulos más de Inevitable para leer!!

    Que decir, creo que Jake está metido en el intuerto del secuestro, creo que el pensaba que al casarse vería algo del dinero del abuelo, que mató a los padres de Bella para después matar al abuelo y a Bella y quedar con la herencia, pero resulta que el abuelo dejo puso su testamento en un fideicomiso para su bisnieto y jake se vio en la obligación de secuestrar a Bella para ver dinero ya y si eso es así no dudará en hacerle daño otra vez.
    Creo que me armé mi propio cuento, solo decir que entiendo a Edward, porque a pesar de que él sabía que Bella recuperaría la memoria y se iría, él nunca pensó que ella tenia un marido y un hijo, por lo que no solo la dejó entrar en su vida, sino que también en la vida de sus hijas y eso es lo que más le duele, porque nuevamente se han quedado sin una madre.

    Nos leemos en el próximo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola linda espero estas bien ,me encanto el capitulo esta genial aunque es una pena el comportamiento de Edward no fue el mejor ademas no me creo eso de que Jacob sea inocente el tiene algo que ver en todo eso.....Besos nena...

    ResponderEliminar
  7. Hola Titi, Feliz año!!
    Estuvo genial el capi, quedan 3 capitulos cuando todo se pone mas complicado???
    hasta la proxima, abraxitos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6/1/12 16:32

    me encanto el capitulo, pero me da pena Edward un beso y nos vemos en el próximo capítulo

    ResponderEliminar
  9. Hola Otra vez. Ya me parece que se quien es el hombre de la cicatriz, pero de momento no lo digo, a ver si acierto, ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  10. chusrobissocute8/1/12 09:07

    ohhhhhhhhhhh solo tres capitulos para el final? que pena nena... besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola..!!!!!


    Feliz año nuevo..!!! Espero que lo hayas pasado muy bien.


    De verdad no puedo y no acepto que Jake sea su esposo y que todo sea lindo y bello...!!!! Tiene que haber algo malo allí no quiero que sean una familia feliz, me da cosita con el niño pero creo que Edward lo aceptaría sin problemas. Quiero un final feliz para ellos..!!!!!


    SALUDOS,..!!!!

    ResponderEliminar
  12. HOLA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Feliz año nuevo... Titi!!!!Epero qeu te la hayas pasado bien y que este año sea de bendiciones para ti y tu familia
    No puedo creer de Bella tenga un hijo, y de Edward espero que reciba el dinero y lo piense por sus hijas yo tambien pienso que algo tubo que ver Jacob, triste que se hayan separado pero ojala se reconcilien y tengan su final HAPPY!!!!!!!!!
    Saludos y abrazos TiTi cuidate nos leemos en tu proximo actualizacion....................:)

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8/1/12 22:18

    Felicidades!!!!... me encanto.... pero no!!!!!!!!... 3 cap. son muy pocos!!!!

    Feliz 2012... excelente inicio de año....

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9/1/12 15:56

    hola titi... ps increible el capi ... no puedo creer todo eso de bella ... yo pensaba q talvez jake era medio hermano de bella y q ella ya tenia el niño osea q era viuda .. pero ahora mmm me hace pensar y ps la otra teoria es igual a las q ya comentan q jake es el culpable asi q espero q vuelva a intentar otra vez algo para q asi lo atrapen y muera en el intento y bella pueda quedarse con edward y los 3 niños y ser una familia feliz siiii eso espero ... pero ni modo a esperar con ansias el proximo capi... saludos... y feliz 2012 ... atte peyci cullen...

    ResponderEliminar
  15. me encantooo solo esperoo q regrese con edward x q en verdad se kerian, x q si ella amara realmente a Jake no se hubiese enamorado de Ed...

    ResponderEliminar
  16. Parabéns!! O capítulo está fantástico!

    ResponderEliminar
  17. Titi, por favor... haz que Jake sea el culpable de todo y matalo para que Bella quede completamente libre y pueda ir junto con su bebé al encuentro con Edward... POR FAVOOOOOOOOOOOOR!!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Nooo que triste pk
    pobre mi Edward también tengo el corazón roto por su sufrimiento como harán ellos si se enamoraron

    ResponderEliminar

Playlist