No me dejes caer: Capítulo 23



 Mía


Esa si había sido una buena manera de despertar, me mantenía recostada sobre su pecho que subía y bajaba lentamente sintiendo sus manos acariciar mi espalda.

—Creo que es hora de levantarnos


—Si no queremos enfrentarnos a la furia de tu hermana— bese sus labios y me levante envolviéndome con la sabana— me duchare no tardo

Me di una ducha rápida, debía de ser algo tarde y lo que menos quería era enfrentarme a la furia de la pequeña Cullen, era sorprendente como alguien tan pequeña podía llevar las cosas al extremo, pero ella no importaba en este momento, lo único que ocupaba mi mente era Edward, estaba despertando a una chica que no conocía, completamente desinhibida que no le importaba nada cuando estaba en sus brazos y se dejaba llevar por el deseo y la pasión del momento, la noche anterior me había hecho gritar de placer y esta mañana lo había repetido aunque había ahogado mis gritos con sus labios donde había mantenido una sonrisa.

Me coloque una bata, aun tenía que ver qué era lo que me pondría, mi cuerpo me dolía incluso en partes que no creía posible, en definitiva había sido una noche salvaje , no pude contenerme de reír ante esa idea

—Que te causa tanta gracia

—Chiste privado— el ya estaba cambiado y se encontraba sentado en la cama con la vista clavada en el piso, camine hasta el armario, tome un jeans, una blusa de manga corta, unas bailarinas arregle mi cabello en una coleta y me maquille ligeramente

—Te he dicho que eres hermosa— susurro detrás de mí, lo vi por el espejo su sonrisa era amplia

—Si algunas veces

—Estoy algo triste—hizo un puchero

—Porque?

—En verdad que me gustaba— extendió su mano y me mostro mi camisón que estaba roto

—A mi también, eres demasiado desesperado, solo era cuestión de presionar los extremos para que el broche cediera— lo abrace sonriendo

—Tu no lo haces tarea fácil, ayer solamente deseaba despojarte de tu camisón, pero se resistía y yo no tenía tiempo para juegos

—Eso no importa, lo podemos reponer

—Te prometo comprar uno nuevo

—Lo estaré esperando Cullen

—Vamos a desayunar algo, mi pequeña hermana no tardara en llegar— desayunamos un plato de cereal, mientras ambos veíamos el periódico, justo cuando terminamos nuestro desayuno el timbre sonó seguido de golpecitos impacientes en la puerta, abrí la puerta y ahí estaban el pequeño duende dando saltitos, seguida por los demás

—Lista para ir de compras

—Aunque no lo quiera, no tengo opción— me encogí de hombros

—Iremos a comprar los vestidos, podrías legrarte un poco Bells

—Si creo que es la mejor idea, la próxima semana hay muchas cosas por hacer y no tendremos el tiempo suficiente para comprarlos

—Nosotros nos iremos de comprar y hacer otras cosas de chicas— señalo Alice

—Nos dejaran fuera de sus planes?

—Si Emmett ustedes pueden hacer lo que ustedes quieran, nos podemos encontrar en la tarde en el centro comercial

—La búsqueda de los vestidos no nos llevara todo el día

—Bella, tenemos otros planes

—Además de que nuestros vestidos deben de ser únicos

—Vamos ya debemos de irnos

—Solo voy por mi bolso

—Date prisa que hay muchas cosas por hacer

—Ya voy, lo desesperado viene de familia – escuche la risita amortiguada de Edward

—No entiendo?

—Chiste privado Allie

—Nos iremos en el auto de Rose

—Cuidado con que hagan hoy en nuestra ausencia, me estas escuchando Emmett Cullen

—Si Rose

—Nos vemos por la tarde

—Diviértete— hice un mohín

—Te voy a extrañar— le susurre provocando que me abrazara aproveche la cercanía para besarlo

—Yo también nos vemos más tarde, si necesitas ser salvada solo llámame

—Lo tendré en cuenta

Nos dirigimos a una de las tiendas con los mejores vestidos de la ciudad, apenas entramos y ambas chicas corrieron en búsqueda de su vestido, yo solo me limite a observar primero cada uno de ellos, sabía que tenía que ser algo llamativo pero no al extremo, tenía que hacer que las miradas se posaran en mi al ser la anfitriona de la fiesta

—Al paso que vas no encontraras un vestido cuñadita

—Es solo que no tengo la más mínima idea de que es lo que quiero

—Yo si tengo una ligera idea— me tomo de la mano y mientras su cabeza se movía de un lado a otro

—Vas a lastimarte el cuello si sigues haciendo eso

—No pasa nada ya estoy acostumbrada a ello

—Pruébate este y este, no espera mejor este— alcance a atraparlos antes de que cayeran

—El primero no me gusta, demasiado sencillo para Bella

—Ve al probador— me ordeno Alice, una de las chicas de la tienda tomo los vestidos que traía en mis manos y me dirigió al probador

—Estaré aquí por si necesita ayuda— solo asentí, me desvestí y comencé por el primer vestido que era de un verde brillante, el cual no me gusto como lucia era demasiado simple, tome el azul que tenia pequeñas incrustaciones brillantes y era de un solo hombro

—Bella sal queremos ver como se ven

—El verde no me gusto— Salí con el azul que no terminaba de convencerme

—Siguiente— enarque una de las cejas, eran los únicos que me habían hecho probarme

—No nos veas con esa cara, ya hay otros dentro del probador— índico Alice

—Están locas no usare esto— era un vestido coral que dejaba muy poco a la imaginación además de que parecía adherirse como si fuera una segunda piel

—O vamos Bella déjanos ver como se ve

—No— me coloque otro de un color amarillo que resaltaba el busto y caía de en ligeras ondas

—El color no te favorece

—Porque no buscan sus vestido

—En realidad…— asome la cabeza fuera del vestidor y las vi sonreír

—Nosotras ya tenemos nuestros vestidos— explico Alice

—Traidoras!

—Lo sentimos, hace un par de días pasamos por aquí y me enamore de uno que estaba en el aparador, era el único así que tuve que probármelo y lo compre

—Pudieron decírmelo

—No hubieras querido venir hoy

—En eso tienes razón Ali

—Anda que aun hay muchos vestidos que probarte— regrese dentro del probador

Esto había pasado a convertirse en un mini desfile de modas, una hora después y ya me había probado cerca de 20 vestidos, de diferentes colores, texturas, estilos pero ninguno que fuera el indicado, había uno que se había acercado pero no lograba convencerme

—No creen que ya fue suficiente— salí haciendo un mohín, mientras giraba envuelta en un vestido rojo ceñido a mi cuerpo que tenía un enorme moño del lado izquierdo

—Nada será suficiente hasta que demos con el indicado

—Y ese no va contigo, el que sigue— alce las manos de manera desesperada, las escuche reír y hasta la chica que me estaba cerca para ayudarme no pudo contenerse

—Ese es magnífico, como no lo vimos antes— chillo Alice, antes de quitarme el vestido que aun llevaba me había extendido otro, era de un color rosa pálido, me lo coloque y ahí estaba ese era el vestido indicado, me vi en el espejo en todos los ángulos posibles dejaba algo de piel al descubierto estaba diseñado para chicas delgadas y yo no entraba en ese grupo

—Bella sal ahora queremos ver como se ve en ti

—Es bonito pero no creo que sea lo que busco— mi voz salió un poco triste

—Anda sal

—Pero no se burlaran

—Bella que es lo que sucede— salí con la vista en el piso, gire como lo había estado haciendo con los demás

—Dios Bella luces bellísima, Edward no te quitara los ojos de encima

—No creo que sea para mí

—Claro que lo es

—Porque dices que no

—Creo que está diseñado para una chica más delgada

—Isabella Swan!— di un paso hacia atrás la voz de Rosalie resonó en el lugar— Tienes un cuerpo maravilloso y ese vestido luce perfecto en ti

—Rose tiene razón, eres perfecta y ese vestido fue hecho para ti

—No mientan

—No lo hacemos, así que debes de llevártelo

—Anda que aun tenemos que comprar algunas cosas más y luego la mejor parte de todas

—Porque no me gusta como suela eso

—Cambiaras de opinión— me quite el vestido y se lo entregue a la chica que estaba esperando para arreglarlo, después de pagarlo seguimos en nuestro recorrido de las tiendas más exclusivas en busca de las zapatillas y los accesorios que utilizaríamos

—Ali en algún momento te cansas?— pregunte viendo como seguía probándose zapatillas, teníamos más de una hora ahí, ya todas teníamos las zapatillas del baile y algunas extras, pero Alice seguía en su tarea de llevarse la mitad de la tienda

—No, pero ya vamos a comer— sonreí al ver que se había levantado a pagar sus zapatillas, salimos del lugar y llegamos a un pequeño restaurant de comida internacional, Alice ordeno por las tres, no le importo que replicáramos

—No tienes buena cara Bells

—No todas somos una compradoras compulsivas, estoy agotada

—No tenemos la culpa de que hayas tenido una noche algo agitada— negué sintiendo mis mejillas arder, ambas rieron

—Hablo enserio, la facultad, la empresa, los preparativos me han mantenido muy ocupada, bastante estresada y casi no he dormido

—Y Edward si te deja dormir?

—Basta Ali no voy a hablar de mi vida privada con tu hermano

—Ni yo quiero saberlo

—El viernes me entregaran los pases para los desfiles— ambas gritaron emocionadas

—En primera fila

—Si, les enviare como están organizados y de esa manera vemos a cuales iremos

—Si, me muero por estar ahí—chillo Alice

—No olviden que el martes tenemos que ir a la elección del menú

—No lo olvidamos Bells

La comida paso entre platicas y algunos comentarios subidos de tono por parte de Alice que nos hicieron sonrojar a Rose y a mí, cuando salimos de ahí, me sorprendieron llevándome a un spa, fue extremadamente relajante, debía de admitir que había sido una excelente idea, cerca de las 6 Alice llamo a Jasper para acordar donde los encontraríamos en el centro comercial

—Solo comparemos la ropa interior de acuerdo al vestido, por cierto Bells, te arreglaras en nuestra casa no quiero que Edward vea el vestido antes

—Eso que importa Ali

—Le quitaras lo divertido, cuando te vea no podrá quitarte los ojos de encima

—Exageras sabes

—Lucirás bellísima como debe de ser, tú debes de resaltar esa fiesta es tuya y la única que va a brillar serás tu

—Pero ustedes también participaron y es injusto que solo yo reciba todo el crédito

—No discutamos por ello, mejor vamos con los chicos que nos están esperando— los vimos sentados en una de las bancas que había a la mitad de uno de los pasillos

—Jazzy— mi amiga y cuñada se había lanzado a los brazos de su adorado novio, Rosalie por su parte se limito a besar efusivamente a Em

—A mi no mi saludaras

—Hola amor— lo abrace y roce nuestros labios

—Luces algo cansada

—El no dormir ya me está pasando la factura

—Si quieres nos podemos ir

—Solo necesito comprar lo que me hace falta— tome su mano y lo hice entrar a Victorias Secret's al igual que las chicas a sus respectivos novios, tomo una canastillas en lo que buscaba lo indicado

—Creo que ese azul es para ti— reí tomándolo

—Por cierto no olvides que me debes un camisón— le susurre— así que es tu oportunidad de elegir

—Lo buscare—seguí tomando un par de conjuntos, los que tenia no eran lo que se podía denominar lo suficientemente sexy, antes no me importaba porque no había quien los viera, pero en este momento había quien los veía y los disfrutaba

—Yo elegiría este

—Rose ese es…

—Perfecto

—Necesitas ayuda cuñadita

—Ya llevo lo necesario

—Se que le gustara

—Es para mí Ali, no creo que Edward se vea muy bien con algo de aquí— me burle

—Ambas sabemos que lo haces por él

—Ya tienen todo— asentí ante la pregunta de Rose— Vamos a pagar

—Donde se metieron los chicos— busque a Edward pero no lo vi por ningún lado al igual que al otro par

—Supongo nos esperan afuera— cuando fue mi turno de pagar vi que un par de cosas eran colocadas en la cesta

—Esto también— pregunto la chica extrañada

—Si eso también— me abrazo depositando un beso en mi cuello, escuche murmullo y vi que varias miradas estaban puestas en nosotros

—Son $245 dls— Edward le entrego su tarjeta de crédito

—Eso es mío, yo pago

—Tómalo como un regalo

—Nada de regalos Cullen

—Además es lo justo yo soy el que los disfruto— me sonroje peligrosamente, Rose y Alice soltaron una carcajada, Edward firmo y tomo la bolsa para salir del lugar

—A dónde iremos ahora

—Yo a casa a dormir

—No sean aburridos

—Ali, ya te aprovechaste de Bella creo que es momento de que la dejes descansar

—Descansa y nos vemos mañana

—De acuerdo, muchas gracias por todo

—Pórtense bien— se burlo Emmett

—Siempre lo hacemos

—Claro, ayer por la noche me quedo bastante claro, si no tuvieran tanta actividad nocturna descansarías mas hermanita

—Que tú seas un aburrido no es mi culpa—caminamos a paso lento , llegamos al auto donde caballerosamente abrió la puerta permitiéndome entrar y después tomar su lugar

—Sabes que era la primera que logra callar a Emmett

—Alguien debe de ponerlo en su lugar— tome su mano que estaba en la palanca de velocidades, el camino fue en completo silencio, llegamos a casa y me deje caer sobre el mullido colchón

—Cansada

—Si— me levante y me coloque un pijama de dos piezas y me acomode en la cama con Edward haciéndome compañía

—Duerme, te l mereces— me acurruque en su pecho y cerré mis ojos al instante no fui consciente de lo que sucedía a mi alrededor.

El domingo me levante después del medio día con energías renovadas, Edward y yo tuvimos ese día para nosotros solo , salimos a caminar un rato al parque y después a comer, no era necesario tener que estar en la cama para pasarla bien, era lo que amaba de este hombre, era todo lo que deseaba, era mi amigo, compañero, novio y amante perfecto.

La semana paso sin más incidentes, volvimos a la rutina la escuela, el hospital, la empresa, las terapias a las cuales Edward no me dejaba faltar y claro termina de ver todo lo del baile del fin de semana, el miércoles ya todo estaba listo lo que me quito un enorme peso de encima, mis padres regresaron de donde sea que estuviera y contrario a lo que pensé mi padre no hizo mención de lo ocurrido, creo que se debía a que Edward no se había dejado intimidar como a él le hubiera gustado, mi madre fue un par de veces a la oficina para exigirme que cambiara algunas cosas de los arreglos pero al obtener un rotundo NO y ver que sus chantajes no funcionaban intento hacerlo por su cuenta, pero no contaba de que lo había previsto y había hecho que todos los servicios que había contratado tenia estrictamente prohibido hacer modificaciones sin mi autorización, los habíamos hecho firmar un contrato por lo que mi madre no tuvo éxito en su intento de arruinar mi evento que se colocaba como uno de los mejores.

El gran día había llegado , ese día no iría a la empresa para revisar los últimos detalles sobre el evento, los cuales estaban en perfectas condiciones, de ahí me dirigí a la casa de Edward donde nos arreglaríamos para partir a la fiesta, estaba un poco ansiosa ya que vería de nuevo a los padres de Edward y no sabía cómo reaccionarían después de la manera tan grosera en la que me había marchado de su casa, toque el timbre y de inmediato apareció Esme con una enorme sonrisa en sus labios

—Hola Bella, pasa cariño ya te estábamos esperando

—Hola Esme

—Recuerda que estás en tu casa

—Esme

—Si cariño

—Siento lo sucedido la última vez que nos vimos, mi comportamiento dejo mucho que desear no es que me justifique en esto pero aun mis emociones estaban a flor de piel y por lo tanto estaba bastante sensible, pero no se merecían la manera en que me comporte

—De eso no te preocupes ya está olvidado— paso un brazo por mis hombros y beso mi frente

—Hola mama— Edward beso la mejilla de su madre y después se acomodo junto a mí tomándome de la cintura y besando mi cabeza

—Estoy molesta con ustedes— nos señalo con fingido enojo

—Esme yo…

—Cuando planeaban decirme que salen juntos— nos abrazo y sentí mis mejillas arder— me da gusto que así sea, se ven muy bien juntos y sobre todo Bella me gusta tenerte en la familia

—Gracias Esme

—En cuanto llegue Carlisle comeremos para que tengan la tarde libre para que se arreglen

Una hora más tarde, Edward y yo acomodamos la mesa, esta vez el me ayudo a que todo quedara bien, me sentía tonta de que él me estuviera explicando las tareas más sencillas del hogar pero quería aprender, no quería ser una muñequita de porcelana que siempre estuviera tras su vitrina de cristal, al contrario quería ser de ayuda quería ser una chica real y normal

La comida y el resto de la tarde fue bastante divertido gracias a Emmett que contaba todas las anécdotas del despacho o cosas bastante increíbles de sus casos, después de esto y ayudamos a Esme a acomodar todo para después sentarnos frente al televisor, hasta que Alice comenzó a gritar como histérica que era tarde cuando apenas iban a ser las 4:30, nos arrastro a Rose y a mí, después de bañarnos nos dispusimos a comenzar a arreglarnos, Alice ayudo a Rose a rizar su cabello y a mí me hizo un moño flojo, un maquillaje un poco más cargado para que resaltara, a las 9 en punto ya nos encontrábamos listas, los vestidos de ellas eran muy hermosos, el de Alice era de un color bastante llamativo que contrastaba con su piel pálida, el de Rose se ajustaba a su perfecto cuerpo y el mío era simplemente hermoso.

—El gran momento llego, debemos de marcharnos

—El momento de disfrutar nuestro gran trabajo— les sonreía agradecida

—Cuando quieras cuñadita

—Vamos antes de que alguno de los chicos venga por nosotros— apenas salimos de la habitación

—¡Chicas! El evento es hoy— grito Emmett

La primera en bajar fue Alice seguida por Rose escuche un par de silbidos, me sentía nerviosa sabía que no debía de estarlo todo estaría perfecto, llegue a la sala y Emmett comenzó a silbar a lo que Edward lo golpeo y camino lentamente hasta donde estaba de pie

—Luces hermosa mi amor

—Gracias tu también te vez muy bien— rompí la distancia que nos separaba

—Cuidado con el maquillaje— negué mientras Edward reía dulcemente

—Hora de irnos— apunto Esme quien ya iba del brazo de Carlisle.

—Es hora— le susurre, me ofreció su brazo el cual acepte gustosa, cada uno de fue en su auto alegando querer un poco de privacidad

—Tranquila todo estará bien— beso mi mano, la apreté al notar que habíamos llegado , el lugar estaba lleno de fotógrafos, periodistas, era un evento enorme debido a la cantidad de celebridades que asistían

La puerta del auto se abrió fue ahí cuando me di cuenta de que Edward me extendía la mano para ayudarme a salir, tome una bocanada de aire para salir, apenas estuve fuera una lluvia de luces se dispararon hacia nosotros, varios guardias se acomodaron cerda de nosotros

—¿Isabella, es un hecho tu relación con Edward Cullen?

—¿Que dicen tus padres al respecto?

—¿Es cierto que ya vive juntos?

—Isabella

Posamos para alguna fotos pero no hicimos ningún comentario, cuando llegamos dentro del museo respire tranquilamente de nuevo las chicas venían rojas debido a la cantidad de gente que había

—Lo siento olvide decir sobre los fotógrafos

—No te preocupes hermanita me sentí como una celebridad y más cuando les di un poco de información sobre ustedes

—Que tú qué?

—Es broma pequeña

—Isabella

—Buenas noches Renée, Charlie— los salude son soltar la mano de Edward

—Buenas noches— saludaron ambos despectivamente, agradecí que en ese momento dos chicas se acercaran a nosotros eran las encargadas de dirigir a los invitados a sus mesas correspondientes, yo me quedaría junto con Edward y su familia, mis padres con algunos de sus amigos en una mesa junto a esta lo cual no les hizo mucha gracia.

Cuando todos los invitados hubieron llegado mi padre se levanto seguido por mi madre y me dijeron que era el momento de dar la bienvenida, subimos a una pequeña tarima , mi padre tomo el micrófono le hizo una seña a la orquesta para que dejara de tocar y el pudiera hablar, mi madre tomo mi mano y una sonrisa se dibujo en su rostro.

—Buenas noches y sean todos bienvenidos, les agradecemos su presencia en este baile que es organizado por la empresa Swan con motivo de la semana de la moda como cada año, este año es algo totalmente diferente a lo que usualmente hacemos debido a que corrió por cuenta de mi hija Isabella Swan— extendió su mano para que la tomara y me colocara junto a él, mi madre tenía su mandíbula y yo no dejaba de pensar que se trataba de una broma, mi padre jamás hacia eso, se escucharon algunos aplausos, me paso el micrófono

—Espero que la velada sea de su total agrado ya que nos hemos esmerado en que así sea, seria arrogante de mi parte el no nombrar a dos chicas que también estando detrás de este gran evento, Alice Cullen y Rosalie Hale, chicas hicieron un buen trabajo, sin más que decir que disfruten de la noche— más aplausos, le entregue le micrófono a un chico que se había acercado, mi padre me tomo de la cintura al igual que mi madre y posamos para un par de fotografías todos fingiendo ser una familia ejemplar, siempre cubriendo las apariencias, la lluvia de luces seguía sabía que era algo que duraría unos minutos mas ya que estas fotografías estarían publicadas en los diarios de mayor circulación así como en las revistas de espectáculos

—Como pudiste nombrarlas a ellas y no a mi— chillo Renée cuando todos dejaron de prestarnos atención

—Porque debía de nombrarte Renée, tu no participaste, es que olvidaste que esta fiesta es mía el fracaso o la gloria solo serian míos

—Hablaremos de esto después— corto y camino hacia su mesa seguida por mi padre y al final yo que llegue a mi lugar, Rose y Alice me abrazaron y agradecieron por nombrarlas

Al fin pude respirar tranquila todo estaba corriendo según lo planeado, lo único que no me agradaba era la presencia de ciertas personas, Demetri alzo su copa cuando nuestras miradas se encontraron, yo simplemente mantuve mi vista fija en el hasta que él se giro, las chicas me saludaron efusivamente y no pase desapercibida las miradas insinuantes que iban dirigidas a mi novio, deje escapar un bufido

—Todo bien mi amor

—No— enarco una de sus cejas— te están devorando con mi mirada son unas cínicas

—Yo solo tengo ojos para la mujer más bella de esta lugar, luces extremadamente sexy, solo no se lo digas a mi novia

—Sera nuestro secreto— le seguí el juego para después besarlo y continuar escuchando la conversación de Carlisle

—Srta. Swan

—Sr. Grint— tomo mi mano y deposito un beso en el dorso de mi mano

—Luces radiante esta noche

—Muchas gracias— este hombre rebasaba los 30 era soltero y siempre se la vivía adulándome

—Permítame felicitarla por tan encantadora velada, pero que mas podemos esperar de una chica como usted que se destaca en todos los aspectos— reí por lo bajo al notar un gruñido por parte de Edward y la risa de los demás

—Le repito muchas gracias, es satisfactorio saber que cumplí con mi objetivo

—Sera posible que esta noche me conceda una pieza

—Lamento tener que negarme, pero todas las piezas de esta noche ya han sido reservadas— tome la mano de Edward, se levanto colocando una de sus manos en mi cintura— Sr. Grint el es mi novio Edward Cullen, Edward él es uno de los inversionistas de nuestra empresa

—Mucho gusto

—Un consejo, cuida de esta chica es demasiado valiosa y en cualquier descuido te la pueden robar

—Ni que lo diga, agradezco su consejo

—Con permiso, saludare a tus padre— estrecho la mano de Edward y beso nuevamente la mía

—Si que tienes a tus pretendientes hermanita

—Eso no importa, a mí solo me interesa uno en particular— descanse mi cabeza en su hombro mientras él me rodeaba con uno de sus brazos

—Lucen tan lindos— chillo Alice

—Bella, creo que tu padre nos llama— me gire hacia mi padre y efectivamente nos hizo una seña de que fuéramos, Charles llevo a su esposa y yo me levante tomando la mano de Edward, nos detuvimos donde estaba mi padre con un grupo de hombres

—Son algunos de los cliente alemanes de papa— le susurre

—Charles, Bella ellos son nuestros más recientes clientes, los Klose

—Un placer

—El placer es nuestro, al fin conocemos a la famosa Isabella Swan, por cierto querida debo de decir que cuando hablan de tu belleza se queda algo cortos— hablo el más joven de ellos no debía de pasar de los 28 y me estaba coqueteando descaradamente

—Muchas gracias por el cumplido, por cierto soy una maleducada no he presentado a mi novio Edward Cullen— solo hubo inclinaciones de cabezas y el hombre se sonrojo visiblemente, Edward me presiono mas contra su cuerpo, duramos cerca de 20 minutos hablando de negocios y nuevas propuestas, me sentía un poco mal por Edward, el pobre debía de estar aburrido, agradecí cuando comenzaron a servir la cena y pudimos regresar a nuestros lugares— Lo siento

—Porque?

—Como si no tuvieras suficiente con estarme escuchando todo el día, ahora te hago estar en medio de conversaciones de negocios

—Me gusta ver cómo te desenvuelves, eres apasionante

—Hey tortolitos, después siguen con eso ahora coman— me ruborice no me había dado cuenta de cuando habían dejado el plato delante de nosotros y la voz de Emmett había sido completamente burlona

El menú había sido agradable para todos hasta para el paladar más exigente no había habido ni una sola queja al respecto sobre ello, la música comenzó a sonar y pronto la pista se comenzó a llenar

—Bella querida como estas— saludo una falsa Tanya que estaba junto a Jessica, Lauren, Kate ninguna me veía realmente a mi todas lanzaban miradas a mi Edward

—Hola chicas

—No nos presentaras, mucho gusto Tanya Daneli— me hizo a un lado y se abalanzo hacia Edward— Ellas son Jessica, Lauren y mi hermana Kate

—Mucho gusto— saludo Edward

—Te recuerdo que es mi novio

—Bella yo solo lo estaba saludando, queríamos conocer a tu nueva adquisición

—Como te atreves a hablar de Edward de esa manera?— arrastre cada una de las palabras, las manos de Edward se posaron en mi cintura

—Novio o lo que sea es lo mismo querida

—No comparto ese concepto contigo, no somos iguales Tanya, así que te voy a pedir que no vuelvas a llamar de esa manera a MI NOVIO

—No te alteres, lamentamos la molestia ya nos vamos, fue un placer conocerte Edward— le sonrió y se marcho seguida de las demás

—Zorra— masculle

—Que fue eso?—negué la mirada de las chicas era de incredulidad mientras que Esme parecía algo desconcertada por la manera en que se habían comportado

—Lamento el incidente

—Tu no tienes la culpa quería, además no dejes que te amarguen la fiesta

—Si Bells mi mama tiene razón, ignora a esas Zorras

—Alice!

—Lo siento mama, pero es verdad

—Me permite esta pieza Srta. Swan— mi piel se erizo al sentir el aliento de Edward

—Edward sabes que…

—Yo te guio mi amor

—Que no te das cuenta Bella que lo que quiere es dejar en claro que no estás sola—todos rieron ante el comentario de Rose

—Vamos— tome su mano y me deje guiar hasta la pista, coloco su mano posesivamente sobre mi espalda baja pegándome completamente a su cuerpo

—Celoso Dr. Cullen

—Absolutamente

—No tienes porque estarlo yo solo tengo ojos para ti, además deberías de relajarte creo que ya les quedo claro que estoy contigo— reí, la monodia era lenta y envolvente cerré mis ojos mientras nuestras frentes permanecían unidas su aliento chocaba con el mío, todo lo que estaba a nuestro alrededor dejo de importar solo éramos los dos, acorte la distancia rozando nuestros labios y rodeando su cuello con mis brazos, nos separamos al sentir un par de luces en nuestra dirección sabia lo que significaba pero solo pudimos reír de maneta cómplice, o estas imágenes las especulaciones de una posible relación quedaban confirmadas

Después de 6 canciones más, regresamos a nuestra mesa me gire sintiendo una mirada puesta en mi y era mi madre que me veía reprobatoriamente por lo que había ocurrido en la pista, al diablo con Renée era mi noche, deje a Edward con sus padre y me dirigí al tocador, me retoque un poco el maquillaje y acomode mi cabello, al salir una mano me tomo fuertemente del brazo y me arrastro hacia una de las salitas que continuas

—Suéltame Demetri— su agarre me impedía soltarme y las zapatillas hacían más fácil la tarea de ser arrastrada, cerró la puerta detrás de nosotros, me encerró entre la pared y su cuerpo

—No me digas que me has extrañado— su aliento choco en mi rostro y su mano se comenzó a deslizar por mis costados, lo empuje alejándolo de mí

—No me toques

—No olvides que tenemos un acuerdo y esta noche te vez tan sexy que te necesito

—No me toques— lo empuje de nueva cuenta, pero esta vez utilizo más fuerza, sus labios rozaron mi cuello— Suéltame

—Creo que ella te pidió que la soltaras

—Largo estamos ocupados

—Te lo repetiré nuevamente… quita tus asquerosas manos de "MI NOVIA"— su voz fue amenazante y había remarcado la palabra MI NOVIA, y lo había alejado de mí de un solo empujón y me había atrapado en sus brazos

—Así que eres tu— sonrió cínicamente

—Si soy su novio y será mejor que te largues antes de que te parta la cara por tocarla

—Como puedes estar con un perdedor

—El único perdedor aquí eres tú, él es un gran hombre

—No se nota, te aseguro que él no lograra hacerte sentir lo que yo puedo lograr—se lamio los labios de una manera asquerosa, abrace mas a Edward que comenzaba a temblar de la rabia

—Tienes razón, tú solo logras que sienta asco por ti, en cambio Edward despierta las sensaciones más placenteras

—Ya le contaste lo bien que la pasamos juntos— contraataco mordazmente

—No hay secretos entre nosotros, lo hizo cuando le pregunte por su peor noche— la cara de Demetri se tenso un segundo después solo sentí como Edward me separaba bruscamente de él haciéndome perder el equilibrio y caer, Demetri se había abalanzado contra el dándole un golpe en el estomago pero Edward comenzó a defenderse regresando el golpe y haciéndolo caer, me levante e intente ponerme entre ambos, pero nuevamente fui quitada de en medio esta vez por Demetri, un nuevo golpe en el rostro de Edward y el uno en la nariz de Demetri que lo hizo chillar, sin pensarlo Salí de la habitación y traje a dos de los guardias de seguridad para que los separaran

—No te atrevas a tocar de nuevo a mi novia

—Quien te dice que ella no es lo que desea— el hombre que sostenía a Edward le impidió irse contra Demetri nuevamente

—Que hacemos con ellos Srta.

—Llévenselo a él— señale a Demetri— pero por otra puerta no quiero a los medios sobre este suceso, entendieron y tu puedes soltar a Edward

—Camina

—No sabes con quien hablas imbécil— escuche la voz prepotente de Demetri al ser arrastrado por los guardias

—Estas bien?

—La pregunta es si tu estas bien mi amor—tome el pañuelo que saco de su bolsillo y limpie los rastros de sangre que tenía en el labio

—Siento haberte empujado

—No te preocupes, gracias por defenderme

—Daria mi vida por ti Bella, además te dije que te protegería de ese imbécil nadie toca lo que me pertenece— rozo nuestros labios yo intente ser suave debido a que lo tenía lesionado pero al no pareció importarle porque lo profundizo

—Así que nadie toca lo que es tuyo?— le dije separando nuestros labios para tomar un poco de aire

—Nadie y mucho menos a mi novia… a mi mujer— deje escapar un jadeo bastante alto al escuchar sus palabras, habían sonado bastante provocativas y sexy, su manera de besar estaba tocando el límite de mi autocontrol, mi espalda estaba ya pegada a la pared sus manos recorriendo mi cuerpo

—Edward.. Detente, no olvides donde estamos— un gruñido se escapo de su pecho y se separo de mi con su sonrisa torcida

—Ves lo que provocas chica extremadamente sexy

—Tú no te quedas atrás— roce sus labios y nos envolvimos en un nuevo beso, mordió levemente mi labio inferior sonriendo

—Deberían controlar sus hormonas—me separe de Edward sonriendo a nuestros amigos, esta vez les agradecía el interrumpir

...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist