No me dejes caer: Capítulo 26



 Pensando a Futuro



—Te sucede algo vas muy callado— acaricie su cabello

—Solo pensaba

—En qué?


—Que mis planes de esta noche o debo decir madrugada quedaron arruinados por los entrometidos

—Edward no podía decirles que no

—Era simple solo les decías NO— sonrió

—Amor estas enojado por eso?

—No estoy enojado es solo que espero los fines de semana para poder estar contigo, sentirte, escuchar tus jadeos con cada caricia

—Lo siento amor, pero no podía dejarlos a su suerte

—Pero mañana será doble

—Claro— aproveche que estaba el semáforo en rojo me incline para besarlo

—No hagas eso mi amor

—lo siento— me acomode de nuevo en mi asiento, cuando llegamos tuvimos que esperar a Emmett que llego unos minutos después, subimos al ascensor y entramos directo a la cocina, Emmett para ver que podía comer y los demás por un vaso de agua

—Fue una noche magnifica

—Si, es hora de dormir

—Yo y Rose en una habitación

—Y planeas que Alice y Jasper duerman en otra— pregunto Edward

—No, el no dormirá aun con mi hermanita— rectifico Emmett yo reí por lo bajo ante la actitud sobre protectora de los Cullen

—Y tu porque si puedes dormir con la mía

—Bueno…

—Las chicas en una habitación y ustedes en la otra— corte tomando la mano de Edward

—Y Eddie donde dormirá?, en la sala?—pregunto Emmett divertido, a Esme y Carlisle les decíamos que dormíamos en habitaciones distintas, claro que no nos creían, pero fingían hacerlo, así como nosotros fingíamos dormir separados

—Conmigo

—Eso es injusto

—Arréglense entre ustedes nosotros ya nos vamos a la cama— me lleve a Edward conmigo, cerró la puerta tras de él, solo escuchamos a los demás discutir de que manera dormirían ya habían tomado una actitud sobre protectora y no había quien los sacara de esa idea, tome un short pequeño y una blusita de tirante entre al baño para cambiarme en lo que él lo hacía en la habitación, me desmaquille y lave mi rostro antes de regresar a la habitación donde ya me esperaba acostado, camine hasta el borde de la cama y gatee hasta llegar a su lado

—Me torturas

—Sabes es en esto momento cuando adoro no ser ni una halle ni una Cullen

—Porque lo dices hermosa

—De repente salen sus instintos sobre protectores y no me dejarían dormir contigo

—Tengo que cuidar a mi hermanita

—Edward ella se sabe cuidar más que bien, ya no es una niña, además ella y Jasper son una excelente pareja

—Lo sabemos, pero aun así eso no quita que sea la pequeña de la familia

—Hablaremos mañana— me acomode dándole la espalda y él me rodeo

—Buenas noches

—Buenas noches amor— me pegue un poco más a él y lentamente me fui quedando dormida

No era la primera vez que soñaba con Edward, pero si de esta manera, sabía que esto era una mala jugada de mi subconsciente que intentaba recordarme que esta noche no habíamos podido estar juntos, debido a nuestros amigos que dormían en las recamaras que estaban a ambos lados, sus labios en mi hombro se sentían tan reales y la mano que acariciaba el borde de mi short y lentamente se introducía hasta quedar dentro de mi ropa interior, mis mejillas comenzaban a arder es que acaso me estaba convirtiendo en una clase de ninfómana.

Abrí los ojos abruptamente al sentir que sus dedos comenzaban a abrirse paso para encontrar el punto más sensible, esto no era un sueño, me mantuve quieta debatiéndome entre dejar que siguiera o alejarme de él, sus hermanos y nuestros amigos estaban a unos metros, deje salir el aire que había en mis pulmones y abrí mis piernas permitiéndole un mejor acceso, gruño en mi oído, sabía que no debía dejarlo continuar, pero la situación de hacerlo sin ser descubiertos daba cierta emoción que no podía dejar pasar

—Te deseo mi Bella

—Edward… hmm ahí— cerré los ojos dejando que sus dedos siguieran con su trabajo uno bastante bueno, mis caderas comenzaron a moverse rozando su entrepierna que en este momento ya dejaba clara su excitación

—Te gusta?

—Si— me mordía el labio intentando ahogar los jadeos que comenzaban a querer salir por mi garganta

—Y esto?— un gemido se escapo de mis labios, dos de sus dedos habían entrado sin previo aviso, comenzó a moverlos rápidamente, me pegue más a su cuerpo, su otra mano se introdujo debajo de mi blusa y acaricio mis senos pellizcando mis pezones que estaban sensibles a su tacto

—Edward para— gemí

—No te gusta?— sus movimientos se hicieron mas rápidos

—No quiero tus dedos dentro— gruñí, mordió mi cuello antes de sacar sus dedos y girarme hacia él, beso mis labios con desesperación, baje mi mano cuidadosamente por su pecho y acaricie su miembro sobre la tela del pantalón, se separo de mis labios y un jadeo bastante audible se escucho— Shh.. Nos van a escuchar

—No hagas eso, entonces

—Esto?— esta vez deje que mi mano acariciara su miembro debajo del pantalón que lo aprisionaba, lo acaricie un poco antes de que él me separara un poco para quitárselo y lanzarlo al lado de la cama, hizo lo mismo conmigo dejando que nuestros cuerpos rozaran

—Estas lista para mí—tome su mano y la coloque en mi entrepierna

—Tu qué dices?—hable contra sus labios

—Estas más que lista— se giro para alcanzar el cajón de la mesita de noche

—Edward te necesito ahora!

—Solo…

—Ahora— acomode mis piernas en su cintura

—Bella— lo vi luchar con la nueva cajita de condones, bufe y antes de que pudiera hacer algo se la arrebate, lo acomode en mi entrada y junte nuestras caderas hundiéndolo en mi, ambos dejamos escapar un par de gemidos más fuertes de lo que queríamos

—Tardas demasiado— conteste su pregunta no formulada, lance la cajita de condones

—Alguien estaba demasiado deseosa— se comenzó a mover, sus embestidas eran profundas, me mordía el labio para evitar gritar, su lengua recorrió mis pezones haciendo que mi interior ardiera , tome su rostro entre mis manos lo quite de su tarea y lo alce hasta que pude besar sus labios, mordí su labio inferior y lleve mis manos hasta su espalda me aferre a el

—Mas fuerte— gemí y al instante recibí lo que había pedido, a ese punto todo dejo de existir

—Te gusta— asentí, dejo su cabeza apoyada en mi cuello lo estaba mordiendo mientras sus jadeos llegaban a mi oído

—Oh… Edward— entro más fuerte y sin que yo pudiera evitarlo había dicho su nombre acompañado de un gemido, lo suficientemente alto

—Shh… — sus labios no se apartaron de los míos, de esa manera logramos que nuestros gritos fueran transformados en gemidos aunque no eran lo suficientemente bajos al menos se podían disfrazar un poco, unos movimientos mas y sentí mis paredes hacerse más angostas alrededor de él, ambos nos tensamos para llegar al clímax, se dejo hacer sobre mí en lo que recuperábamos el aliento, comenzó a depositar pequeños besos en mi pecho cuando se había recuperado

—No pudiste esperar— le reproche quitándomelo de encima, intente poner mi rostro como si en verdad estuviera molesta

—Tuviste la oportunidad de negarte pero al contrario dejaste que continuara en mi labor— me acomodo sobre su pecho

—Es difícil resistirme a tus caricias

—Me vuelves loco, lo sabes

—Si

—Engreída

—Desesperado— soltó una pequeña risita

—Tú fuiste la desesperada, estás segura del que no hayamos usado protección

—Sigo tomando las pastillas además no estoy en mis días fértiles— bese sus labios—será mejor que volvamos a dormir, no quiero estar con sueño durante la comida con tus padres

—Descansa mi amor

—Espero que esta vez si me dejes hacerlo— lo bese antes de dejar que i rostro chocara contra su pecho y con el ritmo de sus respiraciones me quede dormida

Un par de golpes en la puerta me hicieron volver a la realidad, jale la manta para intentar cubrirme y hundí mi rostro en el pecho de mi adorado novio

—Edward, Bella

—Que quieres Alice— gruño Edward

—Ya es más de medio día deben de levantarse para ir a casa

—Nosotros nos iremos después, cierren la puerta al salir

—Vamos los estamos esperando

—Deja de molestar

—No nos iremos sin ustedes, porque son capaces de no asistir

—Ya vamos Ali— conteste aun con los ojos cerrados

—Ok no se tarden, estaremos en la cocina

—Ok

—Buenos días princesa

—Buenos días amor— se coloco sobre mí y me beso apasionadamente, esta es la manera en la que quería despertar cada mañana— detente tenemos que arreglarnos

—Un poco más— su mano se deslizo de mi pierna hasta el interior

—Edward!

—Sh… escandalosa— mordió mi cuello

—Detente te prometo recompensarte esta noche

—Lo estaré esperando— un último beso y se levanto entrando al baño, lo seguí aunque me vi tentada a hacer algo mas ambos solo nos ayudamos a darnos un baño, me coloque un conjunto de encaje de color negro me quede un momento sin nada más que eso en lo que fingía buscar que ponerme, la mirada de Edward estaba sobre mi

—Vístete antes de que mi autocontrol falle

—Débil— reí tomando un pantalón y una blusa de manga corta

—Eres demasiado tentadora para tu propio bien— se coloco a mi espalda despendio por mis piernas hasta tomar el pantalón que estaba en mis rodillas lo subió lentamente y lo abrocho, me ayudo con la blusa depositando un beso en mi cuello con cada botón abrochado perfectamente

—Quien es débil ahora mi amor

—Muy gracioso Cullen, vamos que nos están esperando, salimos rumbo a la cocina, tome solo una taza de café y Edward un plato de cereal

—Solo desayunaras eso

—Ya es bastante tarde y no quiero perderme la deliciosa comida de Esme

—Pero aun así debes de comer algo más

—Si papa— tome una rebanada de pan y me la comí— listo

—No era lo que tenía en mente

—Es hora de marcharnos— grito Emmett

—Ya vamos

Cada uno llevo su auto, mi mano iba entrelazada con la de Edward, era un habito que habíamos tomado, apenas llegamos Esme salió a recibirnos, les dio una mirada de reproche a sus hijos seguro porque no habían llegado a dormir

—Necesitas ayuda en algo Esme

—No cariño, Nora nuestra nueva cocinera se hará cargo— tomo mi mano y me llevo hasta el jardín

—No te molestes con los chicos se quedaron en mi casa

—Debieron de llamar, pero sabía que estarían con ustedes, pero eso no importa, en verdad que eres una chica talentosa la fiesta que organizaste fue maravillosa la mejor a la que he asistido en años

—Muchas gracias, pero las chicas también ayudaron

—Estoy muy orgullosa de ti cariño

—Gracias, no sabes el significado que tienen esas palabras para mí

—Se que yo no soy más que tu "suegra" pero quiero que sepas que te quiero como a una hija y es por ello que siento que debo de felicitarte por tus éxitos— se levanto beso mi frente—voy a revisar la comida

—Nosotras le haremos compañía a Bells

—Toma

—Gracias—tome el vaso de limonada que me extendió mi pequeña amiga

—Porque esa cara?

—Es solo que Esme es una mujer grandiosa, es la manera que quisiera que fuera mi madre pero ella es todo lo opuesto

—Tú ya eres parte de esta familia, eres la novia de mi hermano

—La única que ha logrado conquistarlo, Edward siempre fue muy quisquilloso con respecto a sus novias y tu lo haces completamente feliz, nunca habíamos visto ese brillo en sus ojos

—Sigo pensando que el merecía algo mejor

—Estas loca, ambos son perfectos, soportan las locuras del otro, el ritmo de trabajo algo que no cualquiera es capaz de seguir o superar en este caso

—Si creo que eso es una ventaja ambos nos entendemos de maravilla

—Vaya que lo hacen—se burlo Rose

—A que te refieres con eso?

—Dios Bella, no pudieron esperar a que estuvieran solos— estuve a punto de ahogarme ellas rieron esperaba que no fuera lo que me estaba imaginando

—Oh Edward—imito mi voz

—No hagas eso Rose

—Vamos Alice no dirás que no los escuchaste, al principio pensé que imaginaba cosas pero con ese nombre y el tono en que lo dijiste me quedo claro lo que sucedía en esa habitación

—Podemos hablar de otra cosa— pedí

—No, quiero saberlo todo— Alice bufo

—Es mi hermano del que hablas Rosalie

—Debo de recordarte "Rose fue maravilloso, tan dulce sus besos y sus caricias oh dios"—imito la voz de Alice— y debo recordarte del que hablabas es mi hermano

—Lo siento pero tú eres mi única amiga, es pésimo que seas mi cuñada

—Bella y yo no somos cuñadas así que puede contarme todos, dime Edward fue el primero?

—No— gire mi rostro en otra dirección

—No te vamos a juzgar Hermanita— me abrazo Alice

—No es algo de lo que me sienta orgullosa, porque no fueron con las personas adecuadas, pero eso se los platicare otro día, creo que este no es el lugar, como tampoco lo es para su clase de preguntas

—No seas aguafiestas, ya empezó el interrogatorio es hora de terminar— negué ante el repentino cambio de Alice

—Es tan bueno como parece

—En verdad esperas que te conteste eso?— Rosalie no se andaba por las ramas

—Si espero que contestes

—Es… grandioso— suspire sin querer

—Créeme que desde la semana pasada nos quedo claro eso, y yo que pensé que nadie podía superar a este par— señalo a Rose

—Hey!

—Tuvimos que hacer que papa y mama nos acompañaran al supermercado para que no se dieran cuenta

—Si les debemos la vida, si mis padres se hubieran dado cuenta a mi me hubieran metido a un internado

—Al mismo que Emmett te hubiera ido a sacar

—Bella tengo una duda

—Cual?

—Recuerdas el día que Edward te saco del bar, cuando ustedes se había separado

—Si que hay con eso?

—Cuando llamo Emmett ustedes estaban, ya sabes…

—Hubiera sido la mejor reconciliación si no hubiera sido por ustedes— fingí enojo

—Te lo dije Ali, te dije que Edward se haría cargo, pero no me hiciste caso

—estaba preocupada por lo que Edward fuera capaz de hacer, sabes que cuando está enojado actúa sin pensarlo

—Chicas eso ya paso, solo espero que esto no salga de aquí no soportaría mas burlas de Emmett

—El es así con todos, pero tú has logrado dejarlo callado

—Siento que a veces soy un poco brusca con el pero hablo antes de razonarlo

—Se lo merece, sé que es algo imprudente pero es encantador

—Al paso que van ya se debieron acabar nuestro regalo

—Desde hace tiempo— le di otro sorbo a mi bebida

—Pero se están cuidando?

—Claro no soy tonta

—No pensábamos que lo fueras

—Yo también tomo las pastillas no queremos sorpresitas

—Nunca has pensado en— reí ante las señas de Alice

—En tener un bebe?

—Si

—No creo que sea una buena madre y menos ahora con todo lo he hecho

—Pero si lo has pensado?

—Yo me muero por tener un bebe, Emmett y yo ya estuvimos hablando, no queremos ser esa clase de padres viejos, queremos tener la energía para divertirnos con ellos.

—Ya piensas en casarte?

—Aun no es un hecho pero habíamos planeado que uno o dos años después de que yo me graduara

—Si yo también

—No creen que es demasiado pronto, que tal si no son los indicados

—Ambas tenemos más de 5 años con ellos, creo que ya no hay equivocación

—En eso tienen razón

—Pero no contestaste has pensado en un futuro?—insistió Alice

—Esto es una locura

—Lo has pensado— sentencio Alice con una enorme sonrisa

—Antes la solo idea de una familia era algo estúpido, pero con Edward es algo diferente, pero vamos chicas es una locura no tenemos ni un mes juntos, aun es demasiado pronto para algo así

—Ustedes están destinados para estar juntos

—Alice

—Bella, Alice nunca se equivoca

—Eres adivina?

—Algo hay de eso, es algo extraño pero he llegado a ver cosas que no han sucedido, vi que conocía a n chico apuesto con el que tendría una larga relación y paso, después vi que terminábamos y estaría con Jasper y sucedió, vi que Emmett y Rosalie terminaban juntos y sucedió y eso si era improbable ambos se odiaban a morir, es por eso que se que ustedes estarán juntos

—Lo que diga Madame Ali— Rose y yo reímos a lo que ella nos saco la lengua

—De que hablan que están tan divertidas

—No quieres saberlo— levante el rostro para sentir el roce de sus labios

—Que te hace pensar eso

—Créeme lo se

—Es conversación de chicas Edward no seas entrometido

—Le estaba preguntando a mi novia

—Eres un grosero

—Mama quiere que vayamos a comer

El primero en salir corriendo fue Emmett sin importar las protestas de Rosalie quien intentaba librarse de su agarre para evitar caer, Alice caminaba alegremente de la mano de Jasper quien en ocasiones depositaba un beso en la coronilla de su emocionada novia, reí al notar como Edward se tensaba cuando Jasper tenía esas muestras de cariño con su hermana

—Déjalos

—Me dirás de que hablaban

—Eres un entrometido

—Es que tu cara al principio parecía de pánico, después paso a ser de un rojo brillante y divertido

—Cosas de chicas— me rodeo con sus brazos y comenzó a besar mi cuello—basta Cullen, compórtate

—Dime de que hablaban

—Edward eres insoportable

—Pero me quieres

—No te quiero— me gire en sus brazos— sabes que yo te amo, querer es algo muy superficial

—Porque me amas podrías decirme

—Esme nos está esperando

—No te dejare ir hasta que me lo digas

—Tengo hambre!— puse mis manos en mi cintura el me apretó más a su cuerpo

—Es una casualidad que tengas hambre

—Edward Anthony Cullen, suelta a Bella y vengan a comer— grito Esme desde la entrada con las manos en la cintura y fingiendo enojo

—Ya escuchaste a tu mama, suéltame y vamos a comer

—Edward— me beso rápidamente tomo mi mano y me dirigió hasta el comedor donde ya estaban los demás

—Que no se cansan?

—No Emmett

La comida estaba deliciosa y el estar con ellos era lo mejor, en ningún momento eran platicas vacías llenas de banalidades, eran todo lo contrario siempre comenzaban hablando de temas serios y de real importancia y terminaban con los chistes de Emmett, nos lanzo un par de indirectas sobre lo ocurrido anoche, apreté la rodilla de Edward bajo la mesa para que se tranquilizara y parecía que funcionaba.

Los chicos se marcharon a jugar x—box por un rato estuve viéndolos no podía perderme la oportunidad de ver a Carlisle perder todo rastro de hombre responsable y comportarse como un niño mas, la risa de Edward me mantenía hipnotizada, se veía tan feliz estando con su familia

—En el fondo todos son unos niños

—Tienen una hermosa relación— sonreí con nostalgia al ver a Edward brincar de emoción por ganarle a Emmett— es en este momento cuando siento envidia por esto—recargue mi cabeza en el marco de la puerta

—Porque dices eso cariño

—Hubiera deseado que mis padres me dedicaran aunque sea 5 minutos, pero para ellos siempre ha sido más importante lo que les deje una remuneración que yo que solo he sido un problema

—Es una lástima que ellos no vean la chica que eres, cualquiera quisiera tenerte como hija y sabes que es lo mejor de todo

—Hay algo bueno?

—Claro que lo hay, y eso es que yo soy afortunada por tenerte dentro de mi familia no olvides que para mi eres como una hija

—Creo que Edward se molestara conmigo

—No creo que llegue a molestarse contigo

—Claro que lo hará cuando sepa que su mama me quiere más a mí y que yo a ella— la abrace

—Vamos que las chicas están en la cocina, querían mostrarnos unos bocetos

Llegamos a la cocina ambas ya nos esperaban con un montón de dibujos sobre diseños que planeaban presentar, eran muy hermosos muy característicos de ellas, el resto de la tarde paso entre platicas sobre anécdotas de cuando eran chicos, hasta Esme me mostro un par de fotografías de cuando los tres Cullen eran pequeños, la de Edward de bebe era hermoso desde pequeño había demostrado que sería un hombre maravilloso

—Mamá dime que no estás avergonzándome— me gire aun sosteniendo una de las fotos en mi mano

—Eras lindo

—Lindo?— enarco una de sus cejas, Emmett estaba sentado en el suelo sosteniéndose el estómago, Jasper y Carlisle estaban intentad contenerse de reír

—Si la pequeña Bella dijo que eras lindo— aclaro Emmett para volver a reír, se acerco peligrosamente

—En verdad piensas que soy lindo?

—En esta foto te vez muy tierno— le mostré una en la que estaba recostado junto con Emmett y tenía el biberón en la boca

—Tierno— estallo Emmett— sabes que con esos comentarios le bajas el entusiasmo al pequeño Eddie

—Eso no fue gracioso Emmett— gruño Edward, me levante con una fotografía en la mano camine hasta donde estaba Emmett me coloque a su altura

—Sabes esta es mas vergonzosa, Edward no es pequeño pero veo que tu si— le susurre antes de entregarle la fotografía y caminar hasta envolver la cintura de Edward

—Tenia menos de un año— chillo, todos rieron al ver la foto que le había entregado mas no supieron que era lo que le había dicho, era una imagen de Emmett en la tina

—Sera mejor que nos vayamos, mañana tengo una cirugia y esta señorita tiene que descansar

—Muchas gracias por todo

—Cariño esta es tu casa puedes venir a visitarme cuando lo desees, siempre podemos platicar

—Lo hare Esme, lo hare— la abrace, me despedí de cada uno de ellos, le di un ligero golpe en el brazo a Emmett, y él me alboroto el cabello

El camino a casa fue en silencio, mi mano estuvo entre la suya, un par de ocasiones bese su cuello haciéndolo reír, el camino fue un poco más largo ya que tomo otra ruta pero pudimos apreciar la ciudad y el cielo que daba paso a la noche, me beso en repetidas ocasiones ganándonos la mirada sorprendida de algunos conductores pero no nos importo

—Me dirás que le dijiste a Emmett— me pregunto cuándo apago el auto dentro del estacionamiento de nuestro edificio

—Solo que dejara de molestarte

—Segura?
—Bueno solo le dije que tu no eras pequeño pero que él no podía decir lo mismo— me encogí de hombros y el estallo en carcajadas— Siento si te hice sentir mal pero es que en verdad eras muy lindo de pequeño

—Lindo, continuamos con lo mismo

—No hay otra manera para decirlo amor

—Apuesto— se inclino hacia mí para besarme delicadamente

—Sigo insistiendo que lindo suena mejor— me moví, abrí la puerta y escapar de sus brazos

—Regresa aquí Swan— entre al ascensor, la puerta se cerró cuando el caminaba hacia el

Entre al departamento cerrando la puerta, sabía que estaría molesto por haberlo dejado, pero quería jugar un poco con él, desabroche deje mi blusa unos pasos de la puerta, mis bailarinas un poco después y al final mi pantalón y por ultimo mi sostén un poco antes de entrar a nuestra habitación, me senté sobre la cama con solo una almohada cubriendo mi pecho

—Que fue eso Be…— reí por lo bajo al notar que su enojo se había transformado—Bella

—Aquí— de inmediato la luz de nuestra habitación se encendió, su sonrisa torcida apareció deslumbrándome

—Prometí recompensarte— mordí mi labio, al instante cerró la puerta de nuestra habitación de una patada y se quito la mayoría de su ropa hasta solo quedar con sus bóxer, se acomido frente a mí, acuno mi rostro entre sus manos para besarme apasionadamente, lentamente coloco su peso sobre mi hasta hacerme caer sobre mi espalda

—Eres hermosa—quito la almohada que estaba en mi pecho, regreso a mis labios dejando que su lengua se uniera con la mía deje mis manos deslizarse por sus costados las introduje dentro de su bóxer acaricie su piel haciéndolo estremecer, con mis caricias me gane que sus labios recorrieran mi cuello y morder mis senos, apenas sus labios y su lengua rozaron mis pezones arquee la espalda

—Edward

—Quiero intentar algo, puedo?—sus ojos chocaron con los míos, me mordí el labio pero solo asentí

Sus labios besaron la piel entre mis senos descendió por mi abdomen sus manos acariciaban mis costados, alce mi cadera para que le fuera más fácil quitarme la única prenda que cubría mi cuerpo, beso mis piernas subiendo lentamente, sentí mi cara arder cuando sus manos delicadamente separo mis piernas las acomodo sobre sus hombros, levante mi rostro pero me volví a dejar caer cuando su lengua rozo mi intimidad, un gemido salió de mi garganta, su legua continuo con su labor acariciando suavemente el punto más sensible

—Te gusta

—Hmmhmm— las palabras no salían de mis labios, sus dedos comenzaron a rozar mi intimidad como si su lengua no fuera suficiente, introdujo dos dedos en mi interior, deje escapar un grito de placer, sus movimientos eran mas rápidos hundí mis manos en su cabello, estaba disfrutando esa nueva sensación mis jadeos inundaban la habitación, esta vez no me importo si eran demasiado altos solo dejaba que salieran que el escuchara lo que me estaba provocando

—Ed..ward, que…— sus dedos y su boca habían abandonado mi intimidad dejándome en el peor momento, el sonrió ante mi frustración, tomo un condón y se lo coloco rápidamente beso mi vientre, mi pecho , mi cuello, mandíbula hasta adueñarse de mis labios, sentí la punta de su miembro entrar lentamente, rompí el beso y deje escapar un jadeo logrando una enorme sonrisa de mi novio, se comenzó a mover lentamente en mi interior.

—Te amo— entre profundamente dejándome sin aire pero este abandono mis pulmones en forma de un gemido de completo placer, ambos éramos como un perfecto rompecabezas, nos uníamos a la perfección, me moví en sincronía con el logrando que el comenzara a jadear y decir mi nombre una y otra vez

—Edward!— arque mi espalda echando mi cabeza hacia atrás, dándole completo acceso a que besara mi cuello, al instante el termino dejando escapar un gruñido de lo mas excitante, yo había logrado que este dios gozara cada movimiento, se movió hasta quedar su espalda contra el colchón llevándome sobre él, salió lentamente de mi acaricio mi espalda húmeda al igual que el resto de nuestros cuerpos

—Te amo— susurre acariciando su pecho

—Yo también te amo mi bella, mi mujer

—Solo tuya— bese sus labios apoye mis brazos sobre su pecho y mi barbilla sobre ellos para verlo directamente a los ojos, sus manos acariciaron mi rostro

—Ahora si me dirás que es lo que hablaron con las chicas

—No lo olvidaste?

—Como olvidarlo después de que lograste que mi madre me regañara por retenerte

—No seas metiche mi amor

—Vamos que tan malo puede ser

—Ok, me dijeron que ayer no fuimos lo más silencioso

—Si Emmett me dijo lo mismo, Jasper solo lo golpeo por meterse, que otra cosa dudo mucho que haya sido solo eso

—Me preguntaron que si eras tan bueno como parecía— sus ojos se abrieron y yo solo reí divertida—tu lo querías saber

—Y?

—Les dije que eras maravilloso, no puedo mentir a ello

—En verdad logro satisfacerte

—Oh Edward, como puedes preguntar eso, es que acaso te queda una duda o es que acaso yo no…

—Mi amor— acuno mi rostro antes de besarme y dejarme claro que lo satisfacía por completo—eres única, cada día haces algo nuevo, además eres hermosa, inteligente, independiente y sexy que más puedo pedir?

—Creo que nada, así como yo lo tengo todo contigo

—Creo que es hora de dormir Swan

—Esta vez si me dejaras hacerlo?

—Lo prometo mi amor— me baje de su pecho y me acomode de costad dándole la espalda me rodeo con sus brazos pegando mi espalda a su pecho y su rostro a mi cabello—Bella

—Hmmm— mantenía los ojos cerrados

—Fue todo lo que hablaron

—Si

—Mentirosa— sus manos acariciaban mi estomago

—Cual es tu punto Cu…llen— bostece sin poder evitarlo

—La palabra bebé te suena— sonrió al notar que me tensaba

—En serio Cullen debes de conseguirte una vida

—Bueno Swan ahora mi vida eres tú, así que me puedes decir…

—Eres un chismoso, era plática de chicas

—Ok juro que no lo quería hacer, pero Emmett dijo que hablaban de nosotros y siempre he tenido la duda de que hablan las mujeres

—Esa es la escusa más tonta

—Me vas a decir— susurro

—Solo me preguntaron que si nunca había pensado en… vamos Edward no me hagas decirlo

—Es tan malo?

—NO, es solo que me dijeron que si nunca había pensado en tener una familia, lo cual no había pensado creo que no sería una buena madre

—Porque dices eso mi amor—el movimiento de sus manos en mi vientre me estaban estremeciendo

—Después de lo que he hecho no creo que sea una buena madre

—Yo pienso que serás la mama más hermosa

—Edward no crees que es MUYYYYYYYY rápido para pensar en ello

—Lo sé, nada me haría más feliz que tu algún día llegaras a ser mi esposa

—Edward, deja de…

—Se que es pronto aún no tenemos un mes, pero sé que tu eres lo que yo siempre he estado buscando, una mujer inteligente, divertida, astuta y ardiente, es que tu…— me gire en sus brazos, tome su rostro entre mis manos para que nuestros ojos se encontraran

—Sabes lo difícil que es para mí decir lo que siento—asintió— mi amor, no me gustaría estar con otro hombre que no seas tú, sonara loco pero sé que tu eres mi hombre perfecto, con el único que he pensado que podría tener un futuro seguro, sin inseguridades y porque no…

—Una familia?—me estrecho mas en sus brazos pegando su frente a la mía

—Si una familia, pero aún es pronto, quiero hacer muchas cosas antes de que eso suceda, antes de ser madre quiero tener una carrera solida— note su semblante contraerse—se que suena egoísta pero deseo tener un trabajo estable para de esa manera poder dedicarme a mi familia y no descuidarla por intentar cumplir esa parte de mi sueño, me comprendes cierto?

—Te entiendo y yo te esperare, solo que no tardes demasiado— bese sus labios, rodee su cintura con mis brazos y enterré mi rostro en su pecho

—Te amo, mi dios griego

—Te amo princesita de hielo— reí ante el sobrenombre utilizado

Me dormí en los brazos de mi amado novio con la clara idea de que nos esperaba un futuro juntos, uno que seriamos capaces de afrontar teniéndonos uno al otro… y que pasaría si este sueño fuera roto, podría afrontar estar lejos de Edward, podría sobrevivir, me aferre más a su cuerpo quitando esa idea de mi cabeza, absurda?


...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist