No me dejes caer: Capítulo 27



 Vacio


Ya habían pasado tres meses que se me habían ido rápidamente, mi relación con Edward no podía ir mejor, agradecía el tenerlo, entendía lo valioso que era el trabajo para mi, había días que simplemente me hacia compañía, en lo que yo trabaja el leía un libro, y cuando él tenía que llegar tarde por alguna complicación con sus pacientes yo lo esperaba despierta, nuestros fines de semana seguían siendo nuestro momento favorito, aunque un par de veces habían sido frustrados por nuestros adorados amigos y esto debíamos de sumar la presencia de Jacob, este ultimo estaba saliendo con una chica que había conocido en la pizzería, según dijo había sido amor a primera vista, era una chica hermosa y se notaba que sentía algo sincero por él.


Eran las 7 de la noche de un viernes y aun estaba en la oficina a decir verdad todos aun lo estábamos, había revisión de los balances de todo el semestre, lo que nos mantenía pegados a la silla y nuestra computadora, estaba exhausta habido entregado mi proyecto para titulación, entregado mas trabajos para las asignaturas que lo requerían y presentado exámenes, además estaba la empresa que me absorbía de mas, había una revisión sobre que todo estuviera en orden lo que nos doblaba el trabajo, esto me tenia fastidiada por el simple hecho de que apenas y había cruzado un par de palabras con Edward en toda la semana

—Ocupada?— sonreí al escuchar esa aterciopelada voz

—Nunca para ti

—Hmm, esta semana me pareció lo contrario, apenas y despegabas la vista de los libros o la computadora

—Lo siento—lo mire apenada, el solo negó sonriendo

—Estas libre esta noche?, hice reservaciones en tu restaurant favorito para dentro de dos horas y media

—Solo termino de revisar este archivo y un balance

—Estamos hablando de cuánto tiempo?

—Menos de 2 hrs

—Mi amor necesitas un descanso

—Para eso tendré el fin de semana

—Algo que quieras hacer

—Solo tengo algunas cosas en mente, me podrías decir que celebramos para ir a mi restaurant favorito

—No se te escapa nada

—Dime qué es?                 

—Concéntrate en tu trabajo— hice un mohín porque sabía que no me diría a que se debía esa repentina cena

Después de hora y media había terminado, envié los archivos corregidos, me levante de mi silla y fui a despertar a mi bello durmiente que se había quedado dormido en el sillón, había tenido un día duro, lo sabía por las marcas debajo de sus ojos y por el hecho de que se había quedado dormido

—Edward

—5 minutos más

—Vamos o no llegaremos a cenar

—Estas lista?

—Es que no me llevaras así?— enarque una de mis cejas— que tiene de malo mi vestimenta

—Nada tontita me refería a tu trabajo

—Si al fin lo termine y será mejor que huyamos antes de que quieran que haga algo mas

—Es hora de irnos

Nos despedimos de Megan, y tomamos en ascensor que solo iba ocupado por un par de empleados, abrace a Edward

—Nos iremos en tu auto o en el mío?

—En el tuyo, el mío lo deje en casa

—Entonces como llegaste aquí?

—En taxi, me das las llaves yo conduzco

—Si eso me agrada—pegue mi rostro a su pecho

—Necesitas vacaciones, estas agotada

—Fue una semana dura, la escuela, el trabajo

—Dímelo a mí, apenas y hablamos

—Lo sé, te extrañe— me levante de puntillas para rozar sus labios, aunque me moría de ganas de besarlo apasionadamente no lo haría porque había demasiado publico

—Yo también, lo de las vacaciones es enserio Swan

—Las tomare cuando la escuela termine

—Entonces debes de bajar un poco tu ritmo de trabajo, no lo estoy diciendo como tu novio si no como medico

—Lo que usted diga Dr. Cullen

—Hablo en serio Swan

—La próxima semana estaré como nueva

Manejo rápidamente hasta llegar a nuestro destino que estaba bastante lejos pero con su manera de conducir logramos llegar en 10 minutos, nos guiaron a una mesa en un área privada el ambiente era romántico las luces eran tenues y la música clásica

—Buenas noches mi nombre es Bob y seré su mesero, algo que pueda ofrecerles— reí al ver que me miraba de forma coqueta

—Un whisky— pedí, Edward solo enarco una ceja—solo será ese lo prometo

—Que sean dos

—En seguida

—Ese hombre va a tropezar si no deja de babear

—De que hablas?

—No viste la manera en que te mira

—Siempre que salimos es lo mismo

—Olvidemos de ese estúpido mesero mejor dime que es lo que tienes que decirme

—Isabella Swan, que quedamos sobre hablar así de los demás— se rio ante mi cara de frustración

—Aquí tienen sus bebidas, desean ordenar

—Ravioles

—Lasaña para mí— dijimos sin ver el menú

—Enseguida

—Gracias— le sonreí a lo que el chico se sonrojo

—Que fue eso

—Solo te pongo celoso

—Cínica

—No me importa

—Bella

—Lo siento, está bien—tome su mano sobre la mesa—me podrías decir que es lo que querías contarme

—Aceptaron mi proyecto de investigación

—El que me habías mencionado— asintió— Felicidades mi amor, yo sabía que lo lograrías

—Amo tu entusiasmo— me estrecho entre sus brazos

—Yo te amo a ti

—Cuando te lo dijeron

—Esta mañana

—Que dijeron Carlisle y Esme cuando les contaste

—Aun no lo saben, quería que tú fueras la primera

—Lo conseguiste!

—No lo puedo creer

—Edward eres excelente medico, no entiendo porque lo dudabas

—Había investigaciones muy buenas

—Y una de ellas era la tuya

—Quería preguntarte algo más

—Si— me acomode de nuevo en mi silla sin soltar su mano, el acariciaba el dorso de la mía con su pulgar

—Crees que puedas viajar la próxima semana a Chicago?

—Que hay en chicago?

—Carlisle me pidió que diera una conferencia, además me han pedido que haga un par de cirugías lo que mantendrá ahí por lo menos 3 días de la semana entrante— sentí un hueco en mi interior, me alegraba porque estaba realizando sus proyectos y algunos que ni el mismo esperaba, ya era reconocido como uno de los mejores cardiólogos del país—Sucede algo?

—No puedo acompañarte—bufe

—Porque?

—Tengo la presentación de mi Tesis ante mis primeros sinodales

—Es verdad, lo había olvidado— se golpeo la frente con su otra mano

—No te preocupes está bien, esta vez solo tengo que estar yo, me corregirán si tengo algún error, antes de presentarlo ante los verdaderos sinodales

—Quería estar ahí

—Ya te dije que no es importante, es más importante que vayas y hagas esas cirugías

—En verdad esperaba que pudiéramos estar juntos esos días

—No tengo manera de escapar, es que aun no me dicen el día que lo debo de presentar, tienen la costumbre de tomarte por sorpresa

—Ya no estoy tan feliz, no me gusta separarme de ti

—A mi tampoco, pero hay cosas importantes que lo requieren, has trabajado mucho para estar donde estas en estos momento y no sabes lo orgullosa que me siento de estar con un hombre con ambiciones, que es entregado a su trabajo y lo mejor es que es de esa misma forma en su vida diaria

—El trabajo no lo es todo Swan

—No entendiste—sonreí— me gusta el equilibrio en el que tienes tu trabajo con tu vida personal, de la misma manera en que entregas a tus pacientes te entregas a tu familia y a los que te rodeamos, no descuidas nada y eso es algo que no todos son capaces de hacer

—A veces creo que descuido algunos aspectos—negué

—Cuidas tu trabajo, pasas tiempo con tu familia tienes tiempo para eventos sociales y cuidas a tu voluble novia

—Puede que seas un poco voluble pero así te amo

—Yo también Te amo, te voy a extrañar esos días

—No hay manera de que podamos arreglar lo de tu presentación

—No puedo hacer nada

—Y cuando tienes que estar en Chicago

—Me iré el martes en la mañana y espero estar de vuelta el viernes por la noche

—Intentare sobrevivir a tu ausencia

—Te parece si olvidamos un poco el hecho de que vamos a estar separados, háblame como te fue en esta semana

—Los exámenes fueron sencillísimos, obtuve la mayor calificación en todos, cerré un trato más en la empresa y las discusiones con Charlie continúan

—Sabia que te iría muy bien, no por algo mi novia es la chica más inteligente

—Si, sigo a este paso, podre salir como el segundo mejor promedio de la facultad

—Lo lograras, eres la mejor

—Creo que eso se lo debo a Charlie, el hecho de estar en la empresa me ayuda a comprender lo teórico solo es cuestión de recordar lo que hago día con día en la empresa

—Algo bueno ha salido de todo eso

—Si

—Y nadie te ha molestado?

—No, se ha mantenido al margen desde que Emmett y tú lo asustaron, está bastante tranquilo

—Entonces podre estar tranquilo cuando no esté contigo

—Todo estará bien— nuestra cena llego, ya se había hecho una costumbre que ambos termináramos compartiendo nuestra comida, siempre pedíamos platillos diferentes de esa forma ambos obteníamos lo mejor de dos platillos, además de que conocíamos lo que nos gustaba y nos desagradaba por lo que nunca había problema en probar el platillo del otro

—Bella, no olvides que el miércoles por la tarde tienes terapia con Sam

—No lo he olvidado— mis terapias se habían reducido a una cada 15 días, aunque ya me sentía bien, sabía que era para evitar alguna recaída, además todos los problemas que en los que había estado involucrada no se curaban de la noche a la mañana mantenía una alimentación balanceada y evitaba saltarme las comidas, aunque a veces por el estrés me llegue a saltar alguna, cosa que no pasaba desapercibida por Edward

—Tienes mucho trabajo para la próxima semana?

—No estará mucho más relajada, esta fue un caos por cierre de semestre, siempre es una locura

—Quiero que duermas, te relajes, esta semana estuviste muy hiperactiva y ya te está pasando la factura

—Tan mal me veo— hice un mohín antes de comer el último raviol

—No te ves mal, tu eres hermosa en cualquier situación, solo tu mirada se nota cansada

—Cualquier situación, hasta justo cuando despierto por las mañanas

—En esas situaciones aparte de hermosa eres sexy— su sonrisa torcida me hizo enrojecer

—Cullen!— lo pate ligeramente

—Yo no tengo la culpa de que uses ciertos conjuntos para dormir

—Lamento contradecirlo Sr. Cullen, pero usted tiene la culpa de ello

—Porque?

—No olvides que tú eres el que me ha sugerido comprarlos

—Tengo buen gusto no lo crees

—Si

Cuando terminamos de cenar nos fuimos directo a casa, no tardamos en llegar, en el ascensor me abrace a él pegando mi rostro en su pecho que subía y bajaba lentamente, escuche el sonido de las puertas abrirse antes de que pudiera reaccionar me había tomado en brazos, me aferre a su cuello, reí al escucharlo bufar por no poder abrir la puerta, al tercer intento lo logro, camino hasta nuestra habitación para dejarme sobre la cama, me quite las zapatillas y acomode mi cabeza sobre la almohada

—No planeas dormir vestida o sí?

—Creo que si

—Cámbiate amor— me dio uno de mis camisones de dos piezas, sin levantarme comencé a desabrochar mi blusa y después mi falda, me tuve que levantar de lo contrario no lograba desvestirme, me acomode la pijama me acomode en los brazos de mi novio que ya me esperaban—te molesta si enciendo la televisión

—No—bese su cuello y metí mi mano debajo de su camisa para acariciar su pecho

—Mi amor hoy solo vamos a dormir, necesitas descansar mañana necesitaras mucha energía— ambos reímos sabía perfectamente a que se refería con eso de reponer energías

—Buenas noches mi amor— me acurruque en su pecho dejando que los latidos de su corazón me arrullaran, su mano estaba debajo de mi blusa en contacto directo con mi piel solo sentía sus dedos hacer circulo y de vez en cuando besaba mi cabeza

Fui la primera en despertar, deshice su abrazo cuidando el no despertarlo me di una ducha, esperaba que al salir ya se hubiera despertado pero no seguía profundamente dormido, me acomode sobre él, comencé a besar su cuello lentamente se empezó a mover lo que me indico que estaba despertando pero no me alejaba

—Bueno días bello durmiente—nos giro haciendo que ahora el quedara sobre mí, se adueño de mis labios, mi lengua se abrió espacio hasta que sentí la suya se movieron un rato disfrutando de la sensación, rompí el beso al sentir mis pulmones clamar por oxigeno

—Bueno días mi amor

—Se suponía que tú ibas a ser el sorprendido

—Me gusta la idea de despertar de esa manera

—Podrías soltarme, tengo que ir a trabajar

—Y si decimos que te secuestre

—No creo que sea buena idea, en menos de 5 minutos el edificio estaría rodeado, no tienes que ir al hospital?

—No tengo todo el fin libre para aprovecharlo con mi novia

—Ella tiene que trabajar, y si no te haces a un lado no podre llegar a tiempo y me retendrán ahí, así que mejor déjame arreglarme y prometo estar temprano de vuelta

—Te tengo un mejor trato

—Trato?, estas intentando negociar conmigo Cullen

—Eso es lo que intento, que dices del que te acompañe al trabajo

—No crees que te aburrirás

—Estando contigo no es una opción amor

—Estas seguro que quieres acompañarme?

—Si, que dices— beso mi cuello

—Sera mejor que te des una ducha, tenemos menos de 20 minutos para salir de aquí

—No tardo— entro directo a la ducha, en lo que yo me arreglaba, no tardo ni 5 minutos cuando ya estaba de regreso vistiéndose, yo me estaba terminando de maquillar y claramente lo vea por el espejo, la pregunta siempre era la misma como era posible que un ser tan perfecto estuviera con una chica tan imperfecta como yo—Te gusta lo que vez

—Siempre me ha gustado desde que lo vi por primera vez

—Aunque me gusta más lo que yo veo— beso mi cuello e intento acomodar su cabello, que milagrosamente había logrado mantenerse en su lugar—Sorprendente se quedo…

—Me gusta mas así— hundí mis dedos en su cabello desordenándolo

—Sabes lo difícil que es lograr que se quede en su sitio

—Pero me gusta más desordenado, es hora de irnos— cambie las cosas de bolso

—Vamos

Llegamos a nuestro destino 5 minutos antes de que el reloj marcara las 8, justo a tiempo el ascensor iba lleno todos los empleados llegaban justo a la hora y esta vez yo era una más, pero valía la pena llegar un poco más tarde lo habitual conmigo iba mi novio, bajamos en mi piso y la cara de Megan dejo claro que estaba sorprendida de verlo ahí a estas horas

—Buenos días Megan— saludamos ambos

—Hola, Bella tu padre quiere que revises unos papeles que están sobre tu escritorio la junta es en 30 minutos

—Lo tengo

—Que haces tan temprano, es que ya no puedes separarte de tu novia

—Tengo el día libre, y la verdad es que no puedo estar tanto tiempo lejos de esa hermosa mujer

—Desayunaron algo?

—No, voy por algo para que coma porque sé que es capaz de no hacerlo

Me centre en lo que tenía que revisar, sabía que mi padre siempre me hacia revisarlos a última hora para de esa manera poder lograr hacerme quedar mal, pero no lo lograba y jamás lo lograría no por algo era de las mejores aunque el siguiera insistiendo que no era así, el reloj seguía corriendo y el tiempo se agotaba

—Americano con una de azúcar y un moffin

—Que nutritivo

—De eso a nada, mejor eso, no quiero que estés con el estomago vacio

—Gracias mi amor— roce sus labios y después le di un sorbo a mi café— como me gusta

—Bella 10 minutos, tienes que subir

—Gracias Megan— le di una mordida al moffin, en una mano llevaba mi café y en la otra el moffin—vienes?

—Y que hay de tu padre?

—No entraras a la sala de juntas, si no a la alterna ahí es donde siempre esta Jasper y creo que ahí estará

—Y que hace el ahí?

—El está entrando poco a poco a este negocio por su padre, así que lo dejan ahí para que observe como se desarrolla, además se divierte analizando a todos los presentes, es buen psicoanalista— reí secundada por él, lo guie hasta la sala alterna y ahí estaba Jasper sosteniendo un vaso similar al mío— Hola Jazz hoy tendrás compañía

—Buenos días Bella, Edward?

—Te lo encargo, apenas estoy a tiempo de llegar— bese los labios de mi novio para caminar hacia la sala donde ya estaban todos los miembros de la empresa, solo faltaba mi padre, Maxwell, tome aire antes de entrar— Buenos días Señores

—Srta. Swan buenos días

—Comencemos tengo cosas que hacer— entro mi padre sin saludar como era debido, pero nadie se inmuto el siempre hacia lo mismo, detrás entro Maxwell que si saludo y solo recibió una cara de enfado de mi padre— Como se dieron cuenta es para resolver sobre la expansión de nuestra empresa en Asia

—No creo que sea el momento para pensar en una expansión, en estos momento sus economía está subiendo y bajando de manera descontrolada

—Por lo mismo podemos aprovechar una baja para conseguir un mejor precio en empresas importantes

—Y si todo se derrumba, nosotros somos los que saldríamos perdiendo, es mejor mantenernos solo con nuestra empresa sin entrar en expansión

—Esta vez expandiremos, no tomaremos en cuenta tus propuestas

—Si ya está decidido por que hacer una junta

—Todos deben de conocer lo que se hará

—Es tu dinero, aunque debes de asegurar que no se vea afectado, sé que es caro pero en estos momentos Francia, Londres e Italia son lugares donde las inversiones tienen ganancias enormes

—Ese mercado ya lo tenemos, necesitamos asegurar Asia, no seas insensata— golpeo la mesa y se puso de pie viéndome severamente, este era un hecho solo lo hacía para hacerme sentir insignificante a mi

—Solo pienso las cosas antes de actuar y no me dejo guiar por la codicia.

—Que intentas decir con eso

—Charlie desde hace tiempo lo único que te importa es el dinero que puedas ganar de manera rápida, no te das cuenta de que ese es el más peligroso ya que así como llega se va

—Tengo más tiempo en este negocio que tu, no estoy aquí para que me intentes enseñar cómo debo de manejar mi empresa porque eso es, es mía tu solo eres una empleada mas

—No niego que tienes más tiempo en este negocio, pero has olvidado las claves para seguir en ascenso y no destinarte a quedar en la ruina

—No me vas a decir cómo manejar mis negocios—golpeo de nuevo el escritorio

—Yo tampoco estoy de acuerdo en dejarte que nos lleves a la ruina, aunque sea una emplead mas he trabajado bastante para conseguir que esta empresa este entre las primeras para que por un capricho lo mandes a la ruina

—Es mi empresa así que hago lo que quiero, y nos expandiremos en este momento

—Haz lo que quieras, solo te advierto que asegurare mis inversiones yo no me arriesgare a que mis clientes se vean afectados

—Te arrepentirás de tus palabras

—Ya que estamos de acuerdo en este punto, que otra cosa hay que— bebí nuevamente de mi café

—Quiero que dejes a mi cargo a la empresa china que estas manejando

—Son mis clientes

—Esta es mi empresa y quiero que los dejes a mi cargo

—Me prometiste que si lograba que firmaran con nosotros estaría a mi cargo

—Ya no

—No la tendrás, seguirá bajo mi cargo

—Es que hablo en otro idioma, espero esta tarde todos los papeles

—Espero que lo hagas sentado porque yo me hago cargo de ella

—No te estoy preguntando, te estoy diciendo lo que harás

—No lo hare y más vale que lo entiendas

—No seas estúpida Isabella— tomo mi muñeca lastimándome de verdad

—Charlie suéltala la lastimas— intervino Charles un poco alarmado por la reacción de mi padre

—No soy estúpida, solo defiendo lo que me pertenece— ahora fui yo quien golpeo la mesa

—Nada te pertenece

—Me pertenece desde que fui yo la que logre que firmaran, tú diste la autorización para que me hiciera cargo, pero me doy cuenta de que eres un hombre que no sabe mantener su palabra, ya que no sabes mantener tus decisiones

—Me dijiste que no se mantener mi palabra— tomo nuevamente mi brazo

—Eso fue lo que dije, y suéltame me haces daño

—Quiero esa empresa

—No la tendrás— intente liberarme de su agarre, pero me apretaba mas—dije que me ¡Sueltes!

—Espero los papeles a mas tardar el lunes en mi escritorio, la junta termino regresen a sus trabajos— salió seguido de su asistente, levante mis cosas y mi vaso de café que ya estaba casi frio, como se había atrevido a comportarse de esa manera, mi padre era un ser ambicioso quería esa empresa por las ganancias que me estaba dejando, no era que me gustara presumir pero me estaba dejando una ganancia de 5 cifras cada mes

—Estas bien amor— me vi envuelta en los brazos de Edward saliendo de mis pensamientos

—Si todo bien— sonreí besándolo

—No olviden que sigo aquí

—Lo siento Jazz

—Bella que fue eso?

—Nada de qué preocuparte— tome su mejilla

—Mi amor, tu padre fue…

—Está todo bien, te lo prometo

—Y crees que así me iré tranquilo

—Edward solo serán unos días, además esto es algo que puedo manejar

—Es tu padre Bella, estamos hablando del mismo hombre que te orillo a hacer muchas cosas

—No soy la misma Cullen

—Te estás comportando como tal Swan— ambos manteníamos los brazos cruzados con los ojos puestos en los del otro

—Puedo manejarlo sola, entiende que a veces puedo hacerme cargo de mis cosas

—No quiero pensar de lo que será capaz tu padre— Salí del ascensor

—Puedo hacerme cargo de esto— le dije frustrada, seguí caminando rumbo a mi oficina donde Megan solo nos veía—Que nadie me moleste

—Claro— la escuche responder antes de cerrar la puerta que fue abierta al instante

—Isabella

—Que quieres Cu…— gire mi silla dispuesta a sentarme pero fue mas rápido me tomo de la cintura pegándome a su cuerpo y adueñándose de mis labios, intente separarlo pero me presiono más a su cuerpo, deje de oponer resistencia para rendirme a sus labios y sus caricias

—Mi amor

—Hmm…—nuestros ojos se encontraron, su sonrisa torcida apareció en su rostro

—Veo que encontré la manera de calmar a la fierecilla que a veces se adueña de mi novia

—No es gracioso

—Podemos hablar como la gente civilizada

—Lo siento, aun estaba alterada, se que te preocupas pero estaré bien, confías en mi?

—Claro que confió en ti, pero no en tu padre

—Estaré bien, lo prometo— acune su rostro antes de ser yo la que iniciara el beso, mi cadera choco con mi escritorio, me levanto hasta dejar que quedara sentada, los papeles me importaron poco en ese momento, separe mis piernas hasta donde mi falda me permitió lo cual no fue mucho

—Ahora es cuando odio esta clase de faldas— gruño, al no poder acomodarse entre mis piernas

—Pero te gustan como se ciñen a mi cuerpo, eso me habías dicho por eso me la puse hoy

—Ya no pienso igual, odio esta falda y las que se le parezcan— mordió mi cuello suavemente, sus manos acariciaron mis rodillas hasta llegar al borde de la falda y comenzar a subirla para poder colocarse más cerca de mí

—Ed…

—Te amo, pequeña

—No podemos hacerlo aquí

—Porque no?

—Alguien puede entrar

—No crees que eso lo hace mas excitante— su lengua recorrió la parte superior de mis senos, no me había percatado de cuando había desabrochado los primeros botones, mi falda ya estaba más arriba de la mitad de mis piernas dejando que ahora si se pudiera acomodar entre ellas, lo envolví con ellas para acercarlo y poder desabrochar su pantalón—Bella

—Si amor— tire de su pantalón que cayó al suelo, acaricie su miembro, un gruñido se escapo de sus labios y uno más fuerte al tocar mi entrepierna

—Estas muy mojada— hablo con suavidad, su lengua acaricio mis labios provocando que escapara un jadeo, me quito mi panty de encaje aproveche que se había separado de mi para empujarlo y hacerlo caer sobre mi silla, lo vi sacar un paquetito del bolsillo de su pantalón

—Traes un preservativo?

—Uno nunca sabe—sonrió, se lo coloco en un solo movimiento, me acomode y lo introduje poco a poco dentro de mí, tuve que morder mi labio para evitar que un jadeo se escapara, nos quedamos un segundo sin movernos, sus manos se acomodaron en mi cadera y comenzó a moverme sobre él, eran movimientos rápidos y profundos, rodee su cuello y me adueñe de sus labios, era de la única manera que nuestros jadeos se hacían menos audibles

—Mas Edward—me moví un poco en círculos logrando que me rozara mas y la descarga que se estaba apoderando de mi columna se incrementara, se arqueo un poco provocando que nuestros labios se separaran y un gemido saliera de mis labios

—Te amo mi Bella

—Te amo— alcance a decir antes de que el aire abandonara mis pulmones, me impidió separarme de sus labios ahogando el grito de placer que me invadió, tome una bocanada de aire antes de que volviera hacer lo mismo solo que esta vez el beso oculto su gemido al terminar

—Eres la mujer más hermosa—beso entre mis senos y después mis labios

—Debemos vestirnos—me levante para ponerme mi panty, bajar mi falda, acomodar mi sostén y abrochar mi blusa, en lo que el acomodaba su ropa—Esto fue magnifico

—Si que lo fue, cuando quieras podemos repetirlos aunque sugiero un cambio de escenario

—El ascensor no nos da el tiempo suficiente— sonreí pícaramente, acomode los papeles para sentarme en el escritorio y el continuo en mi silla

—Si tienes razón no da el tiempo necesario, cuando desees te puedo revisar en mi consultorio

—Una propuesta tentadora doctor…

—Chicos puedo pasar
—Adelante— acomode mi cabello

—Todo bien

—Si Jazz

—Ya arreglaron las cosas por lo que veo— revise la vestimenta de Edward y después la mía claro siendo cuidadosa de no ser descubierta

—Si, estaba un poco molesta y me desquite con Edward pero ya lo arreglamos

—Megan quería entrar hace más de 10 minutos al no escucharlos, pero algo me dijo que no era prudente así que les di un poco de tiempo

—Gracias— la mirada de Jasper era divertida y la de Edward de agradecimiento, lo único que sabía que lo mejor era no saber cuál era el significado

El resto del día paso sin novedad no supe nada mas de mi padre termine mi trabajo y nos fuimos antes de que se les ocurriera algo, Alice nos llamo para pedirnos que nos reuniéramos con ellos en un bar, pero nosotros desistimos teníamos planes más interesantes, había sido una semana larga y además se avecinaba otra bastante dura, no por el trabajo si no por el hecho de que no lo tendría conmigo, esa noche apenas tuvimos tiempo de tomar aire, me gustaba estar en sus brazos y sentir como encajábamos a la perfección.

El domingo lo pasamos con su familia, aprovecho para darles la noticia de su aceptación de su investigación, todos los abrazaron y felicitaron, fue una tarde común juegos, comentarios para hacernos sonrojar debido a que habíamos preferido quedar en casa, la pregunta de Emmett fue "que era más interesante que salir con sus amigos", a cambio recibió una patada de mi parte debajo de la mesa, un golpe en la cabeza por parte de Esme y un golpe en el brazo cortesía de Rose.

El lunes paso sin ninguna novedad, solo que desayunamos, comimos y cenamos juntos con Edward, me estaba costando demasiado hacerme a la idea de estar separada de él y por la manera en la que se comportaba sabía que estaba en la misma situación que yo, esa noche apenas y pude cerrar los ojos al recordar que en unas horas se marcharía

A las 7 su vuelo salía a esa hora, Busque su cuerpo en la cama pero no lo encontré me levante sobresaltada había sido capaz de marcharse sin despedirse de mí, intente enfocar la hora

—Un mal sueño

—Qué?

—Lo pregunto porque te despertaste sobresaltada mi amor

—Es solo que no estabas junto a mí, y pensé que te habías marchado sin despedirte

—Eso jamás tontita, vuelve a dormir apenas van a dar las 6

—Tengo el tiempo justo para una ducha

—Que no se supone que entras a las 8

—Te acompañare al aeropuerto, de ahí a la universidad a revisar algunas cosas de mi presentación y a clases hasta las 3

—Anda a bañarte, preparare el desayuno

Me arregle mas rápido de lo que lo había hecho en mucho tiempo, me acomode el cabello con una diadema un poco de maquillaje y fue a desayunar un poco de cereal un vaso con jugo, lave mis dientes y en lo que él lo hacía verifique que no olvidara nada, a las 6:40 ya estábamos en el aeropuerto en la sala de espera, me mantenía pegada a su cuerpo

—Segura que estarás bien amor

—Tranquilo ya lo hablamos, tú concéntrate en tus cirugías y la conferencia

—En cuanto esté libre el viernes regresare

—Te estaré esperando, además no olvides que te llamare todos los días, así que más vale que te portes bien

—No me portare mal, aquí se queda mi única tentación

—Mas te vale Cullen, cuidado con las chicas que se acerquen demasiado, no olvides que no estaré ahí para espantarlas

—Las mantendré al margen— junte nuestros labios olvidando de donde nos encontrábamos, era un beso más apasionado de lo que debe de ser en público Pasajeros con destino a Chicago favor de abordar por la puerta 16

—Es tu vuelo, cuídate está bien

—Tu también cuídate, te llamare cuando ya esté en el hotel— lo atraje de vuelta a mis labios

—Te voy a extrañar— un pequeño beso— anda no queremos que pierdas tu vuelo

—Te amo

—Yo también— espere hasta que desapareció por la puerta, unos minutos mas y Salí del aeropuerto me sentía vacía y eso que no tenía ni 10 minutos que se había marchado, si así estaba por tan poco tiempo no quería saber que me esperaba en los días siguientes.

Y como lo había predicho habían sido bastante duros, mi mente solo se mantenía pensando en él, las clases pasaban lentas pero no importaba que no prestara atención era cosas que yo ya sabía y que solo debía de verlas para cumplir con los créditos. El trabajo era el único lugar donde me podía olvidar un poco del vacío que sentía, me mantenía ocupada haciendo revisiones y verificando los movimientos, pero con solo quedarme un par de segundos sin hacer nada los recuerdos regresaban unos que involucraban mi oficina más específicamente la silla en la que estaba, en definitiva ya no podría volver a ver mi oficina de la misma manera.

Estos días mi apetito había disminuido y tenia mas sueño de lo habitual, este estado lo asociaba a que Edward estaba lejos, bueno no es que estuviera demasiado pero no estábamos acostumbrados a estar separados por tanto tiempo, hablábamos todos los días por las noches cerca de 2 horas, pero me hacía falta para dormir tranquila, sentir sus brazos rodeándome, su aliento chocar con el mío, sus labios sobre los míos, el olor tan característico que desprendía su cuerpo, la suavidad de su cabello, reí al darme cuenta de que había detalles tan pequeños que para mi eran de suma importancia y que estaba segura nadie reparaba en ellos pero yo lo hacía, porque era lo que amaba de él, no amaba el hecho de que fuera un medico importante y que su nombre comenzaba a escucharse en todos lados, ni mucho menos que su apellido fuera Cullen, en un momento de aburrimiento había descubierto que era descendiente de uno de los hombres más ricos en Inglaterra, pero ellos mantenían ese detalle oculto, no lo amaba por eso, lo amaba por el hombre que es, ese sencillo, lleno de detalles que me volvían loca, con esos pensamientos y sabiendo que en menos de 12 horas estaría de vuelta me volví a quedar dormida esta semana mi cama había sido mi fiel compañera.

...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist