No me dejes caer: Capítulo 28



 Inesperado


—Bella

—Si— talle mis ojos perezosamente

—En verdad te sientes bien, nunca te habías quedado dormida en la oficina


—Si estoy bien— acomode los papeles en los que me había quedado dormida

—Tu aspecto me dice lo contrario, las líneas debajo de tus ojos vuelven a ser muy notorias y comes muy poco

—No he podido dormir bien

—Lo extrañas

—Como no te imaginas, nunca pensé que pudiera depender tanto de alguien, pero aquí estoy

—Te llegaron los resultados de los exámenes que se realizaron ayer, tus calificaciones y este sobre

—De que es?

—Porque no lo averiguas, hay alguien debe de contestar ese teléfono— salió dejándome sola de nuevo, el primero en abrir eran mis calificaciones, solo para revisar que no hubiera ningún error ahí estaban eran perfectas, me seguí manteniendo como una de las mejores, abrí el ultimo y de mayor tamaño, no podía creer lo que está leyendo tuve que pellizcarme para saber que era verdad y que no era solo una alucinación no podía esperar para contárselo a Edward lo que me recordaba que su vuelo llegaría a las 10 justo en 4 horas, por ultimo abrí los resultados de los estudios que nos habían practicado en la empresa, cada año mi padre hacia que todos nos sometiéramos a un examen de sangre para verificar que estuviéramos en perfectas condiciones, comencé a leerlo y me detuve en una línea.

—Bella

—Pasa Megan— guarde los estudios en mi bolso

—De que es ese sobre— señalo el de mayor tamaño

—Eso te lo diré mañana

—Pero porque?

—Es una noticia que prefiero decirle primero a Edward

—Ok y que hay de los resultados de tus exámenes y de las calificaciones

—Ambos excelentes— sonreí

—Que bien, Sonríe Edward llegara en unas horas

—Si ya no puedo esperar para verlo

—Con solo mencionarlo tu mirada se ilumina, estas perdida Isabella Swan

—Completamente

—Porque no te vas a casa, ya no hay nada que hacer, descansa y arréglate para recibir a tu adorado novio

—Gracias

—No olvidas esto— tome el sobre que había dejado y me encamine hasta mi auto, abrí mi bolso para sacar las llaves y me encontré de nuevo con ese sobre, con que todo perfecto bufe ignorándolo, el trayecto a casa fue un caos tarde más de una hora debido a un choque en los carriles centrales que mantenía el trafico fluyendo de manera lenta, eran más de las 7, me daría una ducha me arreglaría para ir por Edward al aeropuerto.

La ducha me relajo, el agua caliente caer sobre mi espalda, me coloque un conjunto azul oscuro de encaje, cepille mi cabello un ruido sordo me saco de mis cavilaciones, tome la primera bata que encontré la amarre y Salí de mi habitación, pensé que debía de ser una mala jugada de mi subconsciente, pero el ver rastros de uno de floreros me hizo sentir un poco de terror, alguien había entrado a mi casa ¿que debía de hacer?, camine lentamente las puertas estaban cerradas solo quedaban la sala o la cocina se que era estúpido el revisar y que lo que debía de hacer era llamar a la policía pero no quería ser paranoica y que todo se tratara de una invención mía, asome la cabeza por el umbral de la sala y…

—Hola mi amor

—Edward!— me lance a sus brazos, el corazón me latía como si se fuera a salir, volvía a latir estaba en sus brazos, mis piernas automáticamente lo rodearon, me adueñe de sus labios dejando que el tomara el control de la intensidad del beso, se movió un poco y al instante estábamos sobre el sillón, rompí el beso y le pegue en el pecho

—Y eso porque fue?

—Eres un estúpido Edward Cullen, me diste un susto de muerte

—Lo siento no quería hacerlo

—Y me debes un florero

—Lo que tú digas mi amor, era todo lo que me querías reclamar

—Si

—entonces sigamos donde nos quedamos— me beso nuevamente sus manos se encargaron de retirar el nudo de mi bata, beso mi cuello dejando que sus manos acariciaran mis costados, la piel se erizo al sentir su roce

—Te extrañe tanto

—Yo también

—Si ya entendimos que se extrañaron, pero nosotros seguimos aquí, y no queremos ser parte de esto— me cubrí de inmediato al escuchar la voz de Emmett y la risa de los demás

—Que hacen aquí?—susurre

—Lo siento los olvide, ellos fueron por mi iba a ser una sorpresa pero el sorprendido fui yo no esperaba que estuvieras en casa

—Vine a darme una ducha y arreglarme planeaba ir por ti— acomode mi bata antes de levantarme para encarar a los demás—Hola chicos

—Hola Bells

—Voy a cambiarme me sentía un poco avergonzada la bata apenas y llegaba a la mitad de mis piernas

—Te acompaño

—No tarden demasiado, prometemos que solo vamos a cenar y regresan no queremos escuchar cosas raras

—Emmett— le lance uno de los cojines

—Bebé— se llevo la mano a la cabeza donde Rose lo había golpeado

—Ya regresamos— cerró la puerta tras de el— Bella estas bien amor

—Claro que lo estoy— me coloque un jeans, una blusa, un saco sencillo que se ajustaba a mi silueta, me comencé a maquillar sintiendo la mirada de Edward puesta en mi—Que sucede, no te gusta?

—Todo en ti me gusta amor

—Entonces?— entre al baño para lavarme los dientes

—Mi amor tú guardaste mi tarjeta de crédito

—Si está en mi bolso, tómala— acomode mi cabello

—En cual amor

—El que está sobre la cama— fue ahí cuando reaccione, salí para encontrar a Edward leyendo los resultados de mis exámenes—Cuando te los realizaste?

—Ayer, políticas de la empresa

—No me lo dirías cierto

—Edward…

—Las chicas me dijeron que te veían cansada, que estabas durmiendo más de lo normal y que comías poco

—Te lo dijeron?

—Si, yo se los pregunte

—Todo está bien

—No lo está, lo supe desde que te vi, sabes que aunque ya paso tiempo aun debes tener mucho cuidado con tu alimentación, estas al borde de una anemia

—No es tan grave

—Pero tampoco es bueno, y tú me preocupas te administrare vitaminas

—Ya los tomo y son una capsulas enormes

—Creo que no funcionan como esperaba, así que el siguiente mes será una inyección cada semana

—No me gustan las inyecciones

—Lo siento no hay otra opción, de lo demás estas bien así que solo será eso

—Lo detesto Dr. Cullen

—En serio?— pregunto contra mis labios

—Si

—Cuanto?

—Mucho

—No lo parece

—Dije que detestaba al doctor no a mi provocativo novio— me separe antes de que nuestros labios se unieran—Tengo que mostrarte algo

—Otra sorpresa— enarco una de las cejas

—Esta sí lo es, serás el primero en saberlo— le extendí el sobre, me acomode junto a él, en lo que lo leía

—Es en serio?

—Tuve que pellizcarme para creerlo

—Felicidades mi amor— me tomo en brazos y comenzó a girar

—Es grandioso

—Al fin recibirás un poco del reconocimiento que mereces

—Edward es Forbes—chille— estoy en Forbes y quieren que aparezca en la portada

—Te lo mereces mi amor, aunque lo que estés en la portada no me agrada demasiado

—Porque

—Se que es egoísta, pero no quiero que todos vean lo hermosa que es mi novia

—Eso aun no es un hecho, suena bastante tentadora la propuesta pero sabes lo que opino de estar bajo el ojo de la prensa

—Es una excelente oportunidad— rozo mis labios

—Cuando regresemos continúan en lo que estaba— grito Emmett

—Ya vamos— coloque un poco de brillo labial y Salí a donde estaban los demás

—Que hacían

—Bella me dio una sorpresa que les dirá cuando lleguemos al restaurant— aguante las ganas de reír al notar que las miradas de las chicas iban directamente a mi vientre

—Vamos, antes de que Emmett piense de que manera puede cocinarnos

No tardamos en llegar al restaurant que Emmett había elegido, siempre terminábamos en uno de comida internacional ya que según sus explicaciones era la manera de que todos podíamos comer lo que quisiéramos, apenas y habíamos tomado nuestros lugares acomode mi cabeza sobre su hombro y deje mi mano descansando sobre su pierna, su brazo me rodeaba

—Cual es la noticia— Alice estaba prácticamente brincando sobre su silla, Jasper mantenía su brazo sobre los hombros de su novia

—Es lógico enana, seremos tíos— solté una carcajada al igual que Edward—que les parece tan gracioso?

—No estoy embarazada— la sola palabra hizo que la piel se me erizara, no es que me desagradara la idea de hecho me gustaría pero aun era demasiado pronto para pensar abiertamente en ello como una posibilidad

—Es difícil de creer eso

—Emmett— gruño Edward visiblemente molesto

—Hay y yo que planeaba diseñar los vestidos de maternidad— comencé a toser, todos rieron

—No es gracioso

—Bueno ya que no es nada de eso, cual es la gran noticia

—sigo manteniendo las mejores calificaciones

—Ya en serio amor

—Bueno esta tarde me llego una carta en la que me anunciaban que este año figurare en Forbes

—Forbes!—gritaron provocando que todas las miradas se dirigieran a nosotros

—No tienen que hacer ese escándalo

—Estas loca, muchos matarían por aparecer en esa revista

—Lo sé Rose, pero no es necesario tanto escándalo me abruma

—Y eso no es todo

—Edward!

—Que mas hay?

—Ahora nos dirá que la quieren en la portada— se burlo Emmett

—Aunque no lo creas así es

—Hablas en serio?

—Si, pidieron que confirmara en la siguiente semana, pero es algo que no creo aceptar saben que detesto estar bajo el ojo publico

—Bella es una gran oportunidad

—Debes de aceptar

—No lo se

—Hazlo

—Creo que solo conseguiría hacer el ridículo— lo dije en un susurro

—Isabella Swan, creí que ya habíamos terminado con tu maldita inseguridad

—Rose

—No Edward, Ella debe de verse con claridad es hermosa pero con sus inseguridades no saca provecho a lo que tiene, en un principio te envidie porque lograste hacer algo que yo no pude

—De que hablas?

—Edward— apreté la mano de Edward que me estaba tratando de decir

—Que quieres decir con ello Rosalie

—Aclaro Edward jamás me ha interesado, lo que quiero decir es que yo estaba acostumbrada a que todos los hombres se quedaran con la boca abierta con solo verme, que me dijeran que era hermosa alimentaba mi ego, y tu novio me vía como si fuera una chica normal pensé que algo andaba mal en él, no negare que me uní al pensamiento de Emmett, pero todo cambio cuando te conoció te envidie porque tu conseguías que todos se giraran para verte sin que tú te lo propusieras hasta lograste que Edward babeara

—Yo…

—Abre los ojos Bella, tú eres realmente hermosa, y debes de aceptar estar en esa portada

—Además de que nosotras te diseñaremos el vestuario

—Por favor chicas

—Por favor nada, esto será tan emocionante— chillo Alice

La cena fue divertida, nos pusieron al tanto de lo que habían hecho esa semana, como siempre Emmett era el que tenia algo divertido que contar, Edward nos conto de la manera tan sutil en que una azafata lo había intentado convencer de cenar, me separe de él con fingido enojo el solo sonrió y me abrazo más fuerte, comenzó a hablar de las cirugías y de que la conferencia había sido un éxito, las chicas quedaron de mostrarme sus nuevos diseños y más ahora que tendría que utilizar uno, Jasper hablaba un poco de todo, nos confeso que estaba un poco desconcertado ya que amaba la profesión pero que ahora que estaba en la empresa algo de él también quería involucrarse más, le di todo mi apoyo y quede en ayudarlo en lo que la empresa se trataba, el tenia todos los derechos de involucrarse ya que su padre era socio.

Tres horas después nos despedimos y cada quien tomo su rumbo, me sentía feliz de estar con Edward de nuevo, recargue mi cabeza sobre su hombro y mi mano sobre la suya que iba en la palanca beso mi cabeza un par de veces pero en ningún momento cruzamos palabra en este momento solo bastaba con el roce de nuestra piel, me ayudo a bajar del auto.

—Estas cansada?—me susurro logrando que las llaves se me resbalaran de las manos

—No hagas eso— se agacho y tomo las llaves para poder entrar a la casa, me quite el saco y las zapatillas

—Que haces?

—Humm— su cabeza estaba recargada en la pared y su sonrisa adornaba su rostro

—Si que se supone que estás haciendo

—Solo voy a la recamara por mi pijama

—Yo buscare donde dejaron mis cosas

—Tus cosas?

—Si Emmett me ayudo a subirlas y cuando vimos que estabas en casa ellos las quitaron de la vista para que tú no te dieras cuenta de que era yo

—Mañana las buscas

—Necesito sacar algunas cosas de ahí

—Suerte en tu búsqueda— cerré la puerta detrás de mí, me desvestí y coloco un camisón de dos piezas un short y una blusita de tirantes sin sostén una bata y salí para encontrarme con Edward sentado en la sala

—Que haces aquí?

—Esperándote

—Porque te quedaste aquí?

—Ven— me iba a sentar a un lado pero el halo de mi para que me sentara a horcadas sobre el

—Que sucede?

—Te amo, no sabes la falta que me hiciste

—Tú también me hiciste mucha falta, promete que no me volverás a dejar

—No lo volveré hacer, me quede pensando en lo que dijo Rose

—Y?— comencé a jugar con los botones de su camisa besando su cuello

—Tiene razón, nunca me había importando tanto una mujer como lo haces tú, eres como una especie de adicción

—Yo jamás creí que llegaría amar a alguien y que estar cerca de él fuera una necesidad tan grande, dirás que soy una maniática obsesiva pero no puedo estar tanto tiempo lejos de ti

—No eres la única, ese botón se resiste

—Si—abandone su cuello para poder ver que me impedía terminar con mi trabajo

—Te traje algo

—Que es?

—Primero debes de encontrarlo— hice un mohín

—Donde debo de buscar?

—Estas cerca de él— coloque mis manos en sus bolsillos delanteros de su pantalón, si él quería jugar yo podría hacerlo

—Estoy cerca— susurre

—Pero de otra cosa amor—mordí su cuello y lleve mis manos a las bolsas traseras de su pantalón

—Espero que no estés aplastando mi regalo— si risa inundo la habitación el solo negó—Donde lo escondiste

—Cierra los ojos— le obedecí tomo mi mano para depositar una cajita—Puedes abrirlos

—Edward odio las cosas caras— negué al ver la cajita de Tiffany

—En cuento lo vi sabía que era para ti— lo abrí con cuidado para encontrarme con una hermosa pulsera de oro blanco(la imagen está en mi perfil)—Te gusto?

—Edward es hermosa, pero odio las co…— sus labios silenciaron los míos, su lengua se abrió rápidamente paso entre ellos, deje que entrara en mi boca y la mía rozo la suya, comencé jadear por la intensidad

—Me permites— me ayudo a ponérmela—sabia que se te vería muy bien

—No me la quitare, Edward

—Si amor

—Tienes que trabajar mañana?

—Un par de pacientes después de las 10, porque?

—Te necesito—mordí mi labio inferior— Hazme el amor

—Yo también te necesito hermosa— el deseo se sentía a flor de piel, las caricias sutiles pasaron a segundo plano, mis labios besaban su cuello en lo que me encargaba de desabrochar su pantalón, se puso de pie para quitarse la ropa y aprovecho para deshacerse de la mía, su celular comenzó a sonar lo ignoramos pero a sexta vez ambos bufamos y mas al ver que se trataba de Alice, fui yo quien contesto esta vez esa enana me las pagaría, la sonrisa de Edward se hizo más grande y siguió besando mi cuello

—Si— por obra divina mi voz sonaba bastante normal cosa que no paso desapercibida por Edward quien intensifico sus caricias

—Y Edward?

—Está ocupado—mordí mi labio para evitar que un jadeo saliera de mis labios toda su atención estaba en mis senos que estaban de lo mas sensibles

—Solo llamaba para avisarle que mañana mi papa lo espera en su consultorio a las 8, es que me lo había encargado pero me olvide de decírselo en la cena, se lo puede decir

—Si yo se lo diré

—Mañana iremos por la tarde a tu departamento está bien?

—Si

—Ya comencé con los diseños, tienes que verlos, mañana te mostrare algunos

—Aja

—Bella, me escuchaste?

—Aja— como demonios podía ser tan inoportuna, me estaba frustrando y Edward parecía disfrutarlo solo dejaba escapar un par de risitas al escuchar la vocecita de su adorada hermana

—Isabella Swan – solo escuche la voces de fondo que pasa con Bella?, están bien?, la mano de Edward masajeaba mis muslos

—Bella me estas escuchando— un jadeo salió de mis labios y un gruñido de los suyos

—Hablamos mi…mañana— colgué y lance su celular a otro sillón—Podrías comportarte Cullen

—Me es muy difícil, teniéndote así— me incline para alanzar sus labios lo mordí un poco mas brusco

—Lo siento

—Te vas a arrepentir— me mostro su sonrisa torcida, beso mi cuello, mi clavícula su legua rozo mis pezones logrando activar cada una de las terminaciones nerviosas, separe mas mis piernas permitiéndole mejor acceso y el comenzó a acariciarme de la manera más lenta era una tortura, moví mi cadera y el alejo sus dedos, gruñí y el solo rio

—Edward— chille

—Si

—Por favor

—Segura?

—Si— gemí, se separo de mi, iba a discutir cuando note abrir y colocarse un condón, se acamo entre mis piernas y comenzó a entrar lentamente, empuje mi cadera y él se separo evitando que entrara completamente, era una tortura lo estaba haciendo—Por favor

Te amo— entro y yo gemí, moví mi cadera a la misma velocidad que él, era un ritmo fuerte sus manos tomaron mis senos los acariciaban sin ser rudo, nuestros gemidos inundaron la habitación, su nombre salió de mis labios un par de veces y escuchar el mío de sus labios me hacia desearlo más, lo amaba en verdad lo amaba, sus embestidas se hicieron más rápidas y comencé a gemir más alto me silencio con sus labios, enterré mis dedos en su cabello evitando que se separara de mi levante mi cadera un poco más justo antes de que ambos llegáramos al orgasmo

—Te amo— acaricie su cabello levanto su rostro

—Que me hiciste Swan

—Es lo mismo que me pregunto Cullen

—No veo una vida en la que no estés tú

—Me sería imposible vivir sin ti

—Jamás estarás sola, siempre estaré ahí— beso la piel de entre mis senos bajo lentamente hasta depositar un par de besos en mi vientre reí

—Me haces cosquillas

—Vamos a dormir

—Mañana tienes que estar a las 8 en el consultorio de Carlisle

—A las 8

—Eso fue lo que me dijo Ali, olvido decírtelo en la cena y por eso llamo

Me llevo a la cama, me acurruque contra su pecho como había extrañado esta sensación e inmediatamente caí profundamente dormida sintiéndome segura, me removí al sentir que algo rozaba mi rostro, estaba bastante cómoda como para abrir mis ojos, solo escuche su risa pero no me importo me resistía a abrir los ojos

—Se que ya estas despierta— susurro ,su lengua rozo mis labios y un pequeño beso, abrí mis ojos y arte la distancia me adueñe de sus labios que me respondieron en seguida, nos separamos al sentir la falta de aire

—Ese… si es un beso de buenos días

—Solo quería despertarte

—Tenemos que levantarnos

´—Nos vemos para comer

—Si, nos vemos en el hospital

—No prefieres que pase a la oficina

—No es mi turno de ir por ti

—Si así lo quieres

Nos dimos una ducha rápida, aunque me vi tentada a que se transformara en algo mas no había tiempo y no quería que por mi culpa Carlisle se molestara con él, era un padre ejemplar le daba su lugar pero a la vez cuidaba de que se hiciera responsable de sus compromisos, y en el trabajo le exigía un poco más que a los demás pero no demasiado, jamás lo hacía sentir inferior al contrario lo ayudaba, desayune bajo la vigilancia de mi novio, lo sentía algo absurdo pero no podía discutir con él, así que solo acate sus indicaciones

Abrió la puerta de mi auto y se inclino para besarme, hale de el haciéndolo quedar prácticamente sobre mí, deje que mi lengua jugara con la suya incitándolo a profundizarlo

—Si no te detienes no podre llegar al hospital

—Que tengas buen día— roce sus labios

—Tu igual amor

La sonrisa tonta de mi rostro no la podía disimular, era la muestra de que mi estado de ánimo era a la ausencia de Edward, el personal de la empresa aun estaba agitado las entregas de los últimos informes y revisar que todo el papeleo estuviera en las cajas correctas no era tarea fácil, debía de estar todo en estricto orden.

—Como se nota que Edward regreso

—Hola Megan

—Si ya está de vuelta— sonreí— mira lo que me regalo

—Es hermosa, que hay de las cosas caras?

—Sabes que no me gusta pero con el no me puedo negar

—Te tiene muy consentida

—Si creo que eso no será nada bueno

—Te lo mereces, ya me dirás lo que me ocultaste ayer?

—No lo vas a creer

—Si no me lo dices ni siquiera lo voy a saber

—Entrare en la lista anual de Forbes— sonreí y cubrió mis oídos al escuchar su grito

—Bella esto es… dios es asombroso, Felicidades— me abrazo sin dejar de gritar

—Gracias, pero ahí no termina

—Que mas?

—Me pidieron aparecer en la portada, como si fuera una celebridad

—Bella lo eres desde hace mucho, tu nombre es conocido en todo el ámbito empresarial y es hora de que sea público

—No quiero demasiada atención

—Y aceptaras

—Después de pensarlo, si aceptare, podrías comunicarme a las oficinas centrales de Forbes

—En seguida, con quien te comunico

—Con Elisa Carter

—Ahora mismo, deseas algo más

—No por ahora así estoy bien

Apenas me había sentado detrás del escritorio cuando la llamada ya estaba lista, hable con Elisa que era la encargada de la publicación y me felicito por mi aparición y por aceptar ser la imagen de ese año, ni yo misma podía creer que lo había hecho, quedo en avisarme cuando debería de hacer algunas pruebas y también como se llevaría a cabo la sesión de fotos y cuál sería el lugar apropiado, con solo pensar en que mi rostro estaría en la portada me dio un poco de temor pero pensé en las palabras de Rose, debía de confiar en mi dejar las inseguridades a un lado y mostrarme al mundo no solo como una cara bonita, si no como una de las próximas economistas con mayor futuro, se que aun circulaba el rumor de que era una chica insensible y sobre todo letal, eso era bueno porque con solo escuchar mi nombre sentían temor.

—Yo no necesito ser anunciada— me levante al ver a mi madre entrar

—Que haces aquí Ren…— su mano se estampo contra mi mejilla


...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist