No me dejes caer: Capítulo 29



 Mi Turno


—Que es lo que sucede contigo?

—Es que no te cansas de dejarme en ridículo y ahora hasta tu padre

—No se dé que hablas y no me importa, quiero que te vayas


—Te comportas como una cualquiera, te ven muy a menudo con esa chica extraña, abandonas a tus verdaderas amistades, das un espectáculo en el aeropuerto, como puedes seguir saliendo con esa basura

—Esas son tonterías y no tienes derecho a venir y golpearme por eso, pero no perderé mi tiempo en hacer que las entiendas que esas son solo cosas superficiales, se que tu cerebro no da para más— tome su mano antes de que me golpeara de nuevo— no te atrevas a volver a tocarme

—Eres una estúpida insolente

—Lo aprendí de la mejor Renée

—No me hables así

—Si tu puedes hablarme como quieras, porque yo no

—Soy tu madre

—Nunca lo has sido, así que ahora no vengas y te pongas el titulo de madre, hay alguien que se ha comportado como una

—Espero que no te estés refiriendo a Esme, no te atrevas a compararme con ella

—Pues sí, ella se ha comportado mas como una madre que tu y no te comparo jamás podría hacerle algo así de bajo a Esme, ella si es una mujer ejemplar, no tengo humor para estar soportándote, así que quiero que te vayas

—No me vas a echar de aquí, mis amistades hablan de ti y tu relación con ese chico, se exhiben en cualquier lugar, son tan vulgares

—De que hablas

—Te comportas como una prostituta, no creas que no he visto las fotografías que han salido en los diarios o en las revistas de tus salidas nocturnas, date cuenta que lo único que él quiere es tener quien caliente su cama, y nuestro dinero

—Sabes me tiene sin cuidado lo que digan los diarios, revistas o tus amistades no son otra cosa que un grupo de chismosas encabezadas por ti

—Es que es esa la educación que te dimos, para eso gastamos en los mejores internados y colegios

—Por favor Renée, tú no eres nadie para tocar ese tema, Charlie por lo menos puede echármelo en cara porque él fue quien lo pago, con su trabajo obtuvo el dinero que pago mi educación, pero tú no hiciste nada, tú no has hecho otra cosa que darte una vida que no mereces.

—Piensa lo que quieras, pero escúchame bien Isabella es la última vez que das un espectáculo en público con ese

—A ti eso es lo que menos te debe de importar, es que siempre vas a interferir en mi vida, no te basto con arruinarme la mejor etapa, me encerraste los mejores años en un maldito internado

—Es el mejor

—Y a mí que si es el mejor, por mi puede ser dirigido por la Reina o el papa y va a seguir siendo un maldito internado una cárcel disfrazada

—Quiero que te alejes de ese tipo

—Tu no eres nadie para decirme con quien puedo o no estar, ya no soy la niña que puedes manejar a tu antojo, voy a hacer lo que me venga en gana, puedes seguir manejando a Charlie como tu maldito títere pero no a mí, yo voy a vivir mi vida, quiero disfrutar lo que se me presente y no llegar a vieja siendo una egoísta, materialista, frívola y amargada como tu

—Que dijiste?

—Lo que escuchaste

—Te prohíbo que sigas viendo a ese y toda su familia

—Que tu qué?— reí divertida, su cara se torno roja de rabia

—Ese y toda su familia son una vergüenza y los quiero lejos de mi familia, maldito el momento en que decidieron llegar a esta ciudad

—Ellos son mejores personas que cualquiera de tus amistades y tú no tienes derecho a hablar mal de ellos y mucho menos a prohibirme nada

—Esa mujer y toda su familia no han hecho otra cosa que quitarme lo que es mío, se infiltra en mi circulo y todos parecen encantados, es que acaso soy la única que se da cuenta de la clase de personas que son

—Eres la única tan ciega para no darse cuenta de quienes realmente son

—Son unos oportunistas, y tú una estúpida les has abierto las puertas a nuestro círculo y en trabajos que jamás debían de tocar

—Ellos han conseguido los trabajos porque son personas capaces, pero tu qué vas a saber de eso si siempre te has mantenido dentro de tu burbuja, pero va a llegar el día en que esa burbuja va a reventar y la caída será realmente dolorosa

—Que yo qué?

—Vas a conocer la otra cara de la moneda y espero estar ahí cuando eso suceda, quiero ver cómo te desenvuelves en este mundo, tú no sabes nada

—Ahora tú eres la que planea darme lecciones a mí

—Seria una pérdida de tiempo y el mío vale lo suficiente para perderlo contigo

—Estúpida, te vas a arrepentir cuando los conozcas en realidad

—Ya me cansaste con tus "amenazas", así que por favor solo vete, en verdad tengo cosas más importantes que hacer que estarte soportando

—Esto no se quedara así

—Enserio Renée y se supone que la patética soy yo

—Malagradecida— apretó su bolso y salió de mi oficina dando un portazo, me lleve la mano al puente de la nariz estaba furiosa pero feliz porque le había dicho sus verdades, escuche la puerta abrirse pero no fui capaz de levantar la cara, sabía que era Megan siempre entraba después de una discusión con mi madre, me sorprendí al sentir un par de brazos rodeándome, el aroma podía ser de una sola persona

—Estas bien?

—Que haces aquí Rose

—Venimos a ver mi hermano— señalo a Alice que se mantenía unos pasos retirada solo observándome, sus ojos estaban cristalinos

—Alice estas bien?— me deshice del abrazo de Rose y abrace a mi amiga

—Bella

—Que tienes Ali?

—Escuchamos todo

—Cuanto lo siento, te pido que ignores todas las palabras de mi madre no dejes que te afecten

—No entiendes, nos defendiste nunca pensé que tuvieras ese concepto de nosotros, se que amas a Edward pero sobrepasas los limites, tu manera de hablar de mama, como la defendiste

—Basta Ali, ustedes son especiales son como mi fa…—suspire

—Somos tu familia Bella

—Si, aunque creo que soy la oveja negra de esa familia— me encogí de hombros

—No creo que ese puesto ya te lo ganaron, sin duda es de Emmett— señalo Rose con una sonrisa

—Ya esta más tranquila—asentí

—Como lo haces?

—A que te refieres

—Solo mírate, esta tan tranquila como si hubieras tenido una charla con alguna amiga y no discusión con tu madre

—Te acostumbras a estas situaciones, en un principio me afectaba pero llega un punto que deja de importarte y ves que no tiene ningún caso el molestarte por algo como esto

—Que te parece ir a comer hoy a casa, mama estará encantada de que vayas

—Hay que dejarla descansar, además quede de pasar por Edward al hospital

—Y porque no viene el flojo

—El siempre viene, es mi turno

—No te cansas de mi hermano

—No, para nada, estos días que no lo vi lo extrañe demasiado

—Si el también, me llamaba todos los días para asegurarse de que estabas bien, ya te habías dado cuenta de que es muy sobre protector

—Si ya me había percatado de ello, pero es perfecto, en verdad lo amo – sentí mis mejillas enrojecer

—Eso nos quedo claro, después de escuchar la manera en que defiendes su relación y también…

—También

—Isabella, por dios jamás contestes el celular cuando estés ocupada en ciertos asuntos con mi hermano—chillo Alice con una mano en la cintura, la otra me apuntaba y el ceño fruncido, Rose intentaba soportar las ganas de reír

—Tú que no dejabas de marcar

—Yo?

—Si tú, marcaste 6 veces, fue bastante molesto

—Tenia que avisarle

—Existen los mensajes de texto, siempre los revisa

—La hubieras visto, se quedo como quieta, escuchaste bien Alice Cullen quieta y con los ojos bien abiertos, no quiero saber que escucho

—Rose!

—Es en serio Bella, no quiero saberlo, pero solo te advierto que llego a oídos de alguien que se aprovechara de esa información

—Más vale que no lo haga

—Le envié un mensaje a mama y dijo que los esperaba a comer, así que nada de escaparse con Edward

—Porque hiciste eso?

—Veras que la pasaremos muy bien, además mama querrá saber cómo le fue a Edward en Chicago

—No ha hablado con ella

—Si solo hablo para decirle que había llegado bien, pero quedo de contarle después ya que tenía que llegar a ver su novia

—Si será mejor que Edward vaya a ver a Esme

—Los veremos ahí, tenemos que ir con Jazzy

—Te vemos más tarde Bella

—Gracias chicas

—Adiós cuñadita

El resto de la mañana la dedique a adelantar trabajo, apenas sonaba el teléfono y juro me imaginaba a mi padre gritándome por lo que le había dicho a mi madre, la conocía a la perfección y sabia que le daría el chisme para que el tomara medidas en el asunto y como siempre era ella la que quedaba bien, apenas dieron las 2 salí de la oficina mi turno había terminado, conduje hasta mi departamento para dejar el auto, no planeaba ir en autos separados.

El olor a hospital no me gustaba no me traía muy buenos recuerdos, camine hasta el área de consultorio me detuve frente a Anne quien me sonrió al verme

—Hola Srta. Swan, busca al Dr. Cullen

—Si, está ocupado?

—Esta en una cirugía de emergencia, pero me dejo ordenes de que le dijera que lo esperara en su consultorio

—Crees que tarde mucho?

—Yo creo que una se llevara una hora o un poco más, era un poco complicada

—Creo que iré por algunas cosas y luego regreso

—Yo le aviso— me vio extrañada ya que había entrado y salido del consultorio

—Dile que me lleve su volvo

—Si

Detestaba que me miraran como si fuera algo raro, parecía que nunca habían visto a una chica, un par de médicos que a juzgar por su edad eran solo residentes, me habían coqueteado y se habían ofrecido a acompañarme a mi destino creían que estaba perdida.

Conduje hasta la pastelería que me encantaba aunque estaba un poco alejada pero la vez pasada a Esme le había fascinado ese pastel así que me pareció buena idea, el trafico de regreso al hospital fue un poco pesado pero logre llegar, me estacione en el mismo sitio y me encamine hacia el consultorio, fui más lento al verlo dando órdenes a 5 chicos, me reí para mis adentros al notar que ahí estaban los dos que me habían intentado ayudar, ellos notaron mi presencia ya que me sonrieron de manera discreta

—Necesito que lo revisen cada 4 horas, entienden cada 4 horas, si hay alguna complicación le avisaran a Reynolds, solo que él lo requiera me llamaran a mí, entendieron?

—Si— uno de los chicos se acomodo el cuello de su camisa, sonrió descaradamente, me acerque más a donde estaban y su sonrisa creció, oh la decepción seria muy grande

—Ocupado?— el chico iba a responder, pero Edward se giro y me sonrió

—Un minuto

—Claro Dr. Cullen— me pare de puntillas y roce sus labios, me rodeo con uno de sus brazos y se giro de nuevo a sus "alumnos"

—Si alguno me llama como la vez pasada y solo es una falsa alarma se quedara de guardia de castigo, regresen a sus tareas menos usted Dr. Brandon

—Si Dr. Cullen

—Me permites hablar con él, te alcanzo en el consultorio— asentí y me dirigí a su consultorio, me acomode en una de las sillas destinas para sus pacientes, no tardo más de 5 minutos

—Todo bien doctor.?

—Mejor que nunca, ya pensaste que quieres comer

—Hubo un cambio de planes

—Cambio de planes?—se acomodo en su sitio y comenzó a revisar unos papeles

—Me encontré con Ali en la oficina, ella le dijo a Esme y ella nos invito a comer por lo que comeremos con tu familia

—Me parece bien, pero deja de decir mi familia porque si no lo recuerdas ya eres pate de ella así que lo correcto es decir nuestra

—Te falta mucho?—

—No amor, solo debo de revisar que las indicaciones estén bien— me quede solo observándolo, en repetidas ocasiones hizo anotaciones y después firmo, cerro el ultimo expediente y solo levanto la vista para verme— Está todo bien

—Si, listo?

—Vamos— lo vi abrir el cajón donde acostumbraba guardar las llaves de su volvo, su piel tomo un color mas pálido

—Yo tengo las llaves de tu adorado auto

—No hagas eso

—Lo tome prestado en lo que salías de la cirugía la cual por cierto no me has contado como estuvo— tomo sus cosas y mi mano, salimos de la oficina donde me encontré con Anne terminando de guardar sus cosas—Nos vemos el lunes Anne descansa

—Igualmente Dr. Cullen, Srta. Swan

—Cuídate Anne— le sonreí, era una chica de no más de 25 que trabajaba para ayudar a sus padres, trabajaba medio tiempo para poder estudiar, era de las personas que yo podía admirar

—A donde llevaste mi auto— me pregunto cuando estuvimos dentro

—Fui por un postre para llevarle a Esme— señale la caja que estaba acomodada en la parte trasera

—Todos quedaron fascinados con ese pastel

—Si es muy bueno, mi amor sucede algo te noto algo serio

—No es nada

—Cuando quieras hablar me lo dirás— me incline para besarlo aprovechando que el trafico estaba detenido

Nos envolvimos en una plática algo superficial, lo que me deje en claro que había algo que no me quería decir, pero tarde o temprano me lo terminaría diciendo, cerca de una hora después al fin llegamos a su casa el trafico había estado algo pesado, tome la caja con el pastel y en ese instante se abrió la puerta para mostrar el niño de los Cullen

—Pastel!— chillo Emmett arrebatándomelo y corriendo dentro de la casa

—Abra algún día que se comporte de acuerdo a su edad?— me susurro Edward

—Es Emmett—ambos reímos

—Porque tardaron tanto— los brazos de Esme me envolvieron y después a Edward

—Había demasiado tráfico

—Bella muchas gracias por el pastel y disculpa a Emmett

—Es Emmett, es común en el

—Vamos al comedor— me paso una mano por los hombros separándome de mi novio, saludamos a todos antes de acomodamos en nuestro sitio habitual, la comida se veía deliciosa en realidad también lo estaba, fue una comida normal con los Cullen las platicas divertidas los comentarios con doble sentido y que fueron más abundantes, a la hora del postre Emmett chillo porque le dieran una rebanada más grande que la de los demás, Carlisle rodo los ojos, Rose bufo, Esme solo negó y todos los demás reímos

—Bella— levante mi rostro para ver a Esme—Gracias

—Porque me agradeces?

—Alice me conto lo de esta mañana— me tense en mi sitio, había olvidado decirle a Alice que no comentara nada lo que menos quería era que Edward se preocupara por eso

—Que sucedió— la mano de Edward se acomodo sobre mi rodilla

—Renée estuvo en mi oficina y digamos que tuvimos una de nuestras charlas habituales

—Bella la puso en su lugar y defendió a Esme y a todos de sus palabras

—Solo fue eso?— asentí, sabía que había notado mi indecisión pero agradecí que no insistiera

Carlisle y Esme me felicitaron por lo de Forbes y las chicas comenzaron a llenarme de bocetos con sus diseños, esos eran los más sencillos aunque había otros que aun no estaban terminados, después de eso jugamos un poco chicos contra chicas y por supuesto nosotras salimos ganando, la tarde había pasado volando, el tiempo no se sentía pasar

Esa noche la pasaríamos ahí después de la insistencia de Esme porque nos quedáramos, Esme era aun peor que Edward jamás le podría decir que no, después de la cena Edward y Carlisle desaparecieron al despacho ya que tenían algo importante que tratar, Alice y Rose tuvieron una repentina inspiración, Jasper se disculpo y salió , yo me quede con Esme en la cocina platicamos de muchas cosas, cada vez me convencía de que era una madre ejemplar se disculpo al tener que atender una llamada.

Salí al jardín y me senté en el último escalón solo observando las pocas estrellas que había en el cielo, el viento comenzaba a sentirse lo que avecinaba una posible tormenta

—Hola hermanita

—Que no estabas jugando con tu X—box

—Vi una damita sentada aquí afuera y decidí que era mejor hacerle compañía, sucede algo

—No Em, todo bien

—Gracias Bells

—Porque?

—Simple por el pequeño Eddie

—No lo llames Eddie

—Ok por Edward, nunca lo había visto tan feliz, siempre ha sido el más callado y introvertido, su vida giraba en torno al estudio y después al trabajo, salía muy poco, pero desde que está contigo es otra persona

—Es un gran hombre Em, es en estos momentos cuando me pregunto qué es lo que hice de bueno para merecer a un hombre como él, unos amigos como ustedes y a Esme y Carlisle

—Se dice suegros, a ver repite después de mi Suegros

—Tonto— lo golpee en la cabeza el solo me abrazo impidiendo cualquier movimiento—suéltame

—No hay quien te defienda ahora— me despeino un poco mientras reímos

—Y yo que pensé que te estaba torturando

—Solo nos divertíamos un poco— siguió revolviendo mi cabello

—Te importaría ayudarme— intente librarme pero como siempre era más fuerte

—Ya basta Emmett, porque no vas con tu novia y dejas a la mía

—Solo le hacía compañía, los dejo solo compórtense— recibió un golpe por parte de Edward pero no le importo aun así siguió riendo

—No tienes frio

—En realidad no

—Quieres que nos vayamos a casa, Esme lo entenderá

—No, quiero quedarme— lo abrace dejando que me envolviera en sus brazos

—Porque no me dijiste lo de Renée

—Porque sabía que te preocuparías

—Segura que está todo bien

—Si perfectamente

—Vamos a dentro, antes de que haga más frio— Nos despedimos de todos, me dirigió por las escaleras hasta el segundo piso, en el fondo del lado derecho se encontraba su habitación, había estado un par de veces ahí pero nunca me había quedado a dormir, era muy amplia su colección de discos era enorme y me encantaba, una dulce melodía comenzó a sonar, sus manos tomaron mi cintura, deje mis manos sobre su pecho y me moví junto con él

—Bella

—Alice que no sabes que debes de tocar, es que tu no aprendes— gruño Edward

—Yo solo le traía una pijama y un cambio de ropa, sabía que lo necesitarías por eso hoy que fui a compara unas cosas las compre

—Gracias Ali

—Buenas noches Bella y tú deja de estar de gruñón

—Descansa Alice

—Me daré una ducha rápida— el solo asintió, me di una ducha rápida me estaba inquietando de notar la seriedad de Edward algo le pasaba y no dormiría hasta que lo averiguara, me coloque la pijama, era un short y una playera de manga corta que se ajustaba a mi cuerpo, sonreía al notar una pequeña canastita con todo un kit de cosas para mi, esto solo podía ser obra de mi pequeña cuñada, me cepille el cabello abrí la puerta haciendo el menos ruido y ahí estaba Edward con su pijama puesta, sentado en la orilla de la cama sus codos apoyados en sus rodillas y el rostro oculto en sus manos, me acomode en cuclillas acaricie su rostro me mostro una sonrisa algo triste, algo andaba mal— que sucede mi amor?

—Nada, quieres ver una película o ya quieres dormir

—No evadas Edward, se que algo te sucede y quiero saber que es

—No es nada amor

—No me convencerás de lo contrario, desde el hospital estas muy serio, sucedió algo?—Asintió dejando escapar el aire de sus pulmones—cuéntame amor, no me gusta verte así

—Mi paciente de la cirugía era un amigo, intente todo pero su corazón ya no resistió

—Lo intentaste amor

—Se casaría en un par de meses, su prometida estaba destrozada y no pude evitar pensar que yo no sabría que hacer en su lugar, si algo te pasara

—Edward, lo que importa es que hiciste todo lo posible, todos tenemos nuestro plazo, no somos eternos lamentablemente— acune su rostro— mírame estoy aquí contigo amor

—Te amo pequeña— tomo mi rostro en sus manos se deshizo de la distancia que nos separaba, era un beso dulce sus manos descendieron a mi cuello, acariciaron mis hombros bajo hasta mis senos los masajeo un poco provocando un jadeo, siguió su camino por mis costados hasta mi trasero me hizo levantarme de la posición que estaba, siguió bajando por mis piernas, jalo mi pierna derecha a uno de sus costado seguida por la otra hasta que quede sentada sobre él.

—Esme, Carlisle— fueron las únicas palabras que logre pronunciar

—Su habitación está del otro lado de la casa— regrese a sus labios dejando que sus manos se metieron debajo de mi blusa acariciando mis costados, mi espalda y mi vientre, un golpeteo y la puerta se abrió, escondí mi rostro en el cuello de Edward no tuve tiempo de moverme de la posición tan comprometedora

—Oh, lo siento tanto— me apreté más a su cuerpo al escuchar la voz de Esme

—Mama!

—Tu celular no dejaba de sonar, te lo dejo aquí, buena noche— la puerta se cerró y yo me quede en la misma posición

—Amor— acaricio mi espalda

—De que manera podre ver a Esme de nuevo a los ojos, esto es vergonzoso, que Alice nos haya encontrado es una cosa, pero tu mamá!

—Mi amor todo está bien

—No lo está Edward, que va a pensar ella de mí

—No pensara nada malo amor, es normal, ella no estaba molesta podría decir que apenada y divertida al ver tu actitud— se burlo

—No te burles de mi Cullen— me levante sintiendo mi cara arder, el me imito pero camino hasta el mueble que estaba junto a su puerta tomo el celular y coloco el seguro a la puerta

—Quien era?

—Del hospital— marco un numero y espero, me acomode en la cama, sabía que sin duda me tendría que quedar un rato sola lo podía apostar—Luke, que sucede?..., seguro?..., en menos de 15 minutos estoy ahí

—Corre es tu trabajo— su mirada era de disculpa, me beso antes de cambiarse y salir de la habitación, encendí la televisión pero no había nada interesante termine viendo las finanzas, nada más divertido que ver las finanzas un sábado por la noche, termino el reporte y la búsqueda comenzó de nuevo, me detuve en programa de espectáculos no era amante de estar viendo esto pero no había nada

Este año parece ser la entrada de muchos nuevos rostros, hijos de grandes empresarios, estrellas de cine, músicos entre otros algunos entran siendo parte de algunos escándalos y otros debido a su gran trabajo— me senté al borde de la cama

Una que entra con gran fuerza al medio es Isabella Swan, quien es hija del gran empresario Charlie Swan, esta chica entra con el pie derecho a los medio, esta bella jovencita entra a las listas de Forbes y entre los primero 10 puestos gracias a su desempeño en los negocios, fuentes no oficiales revelan que también podría aparecer en la portada de dicha revista, con ella en la portada asegurarían que los ejemplares se agotaran, con una belleza como ella quien no se interesa en los negocios, pero lamentablemente para muchos de nosotros la chica mantiene una relación con Edward Cullen uno de los médicos cardiólogos más reconocidos a pesar de su corta edad, en otras noticias…

Oculte mi rostro con la almohada, como lograban enterarse de tantas cosas apenas ayer había recibido la carta donde se me notificaba que estaba dentro de la lista, yo no sabía en qué sitio estaba pero ellos parecía que si, acababa de confirmar la portada y ya estaban haciendo especulaciones, odiaba estar en la mira de todos, aparte la almohada de mi rostro al escuchar un poco de ruidos, pero no era nada, tome el control de nuevo para seguir buscando algo que ver, y un Oh! Seguido de un ruido sordo me hizo levantarme de la cama, subí un poco más el volumen pero no funciono esos ruidos solo significaban algo que estaba ocurriendo en la habitación de al lado y yo no planeaba quedarme ahí escuchando.

Tome una sudadera de Edward, una manta y una almohada, el sillón del estudio no sonaba como una mala opción, apague el televisor y apenas Salí al pasillo un par de jadeos me confirmo mis sospechas, camine hacia las escaleras donde los ruidos habían cesado la casa se encontraba apenas iluminada, llegue al estudio sin caer, encendí una lámpara acomode mi almohada y la manta, fui a la estantería donde había un par de libros de medicina y entre ellos un álbum de fotografías, opte por el ultimo ya que los libros ni los entendería.

Las primeras imágenes eran Carlisle y Esme, desde edad muy temprana eran una pareja muy hermosa ambos con sus características sonrisas, las graduaciones, algunas fotos de su boda lo que me llamo un poco la atención fue ver que aunque los des estaba felices había algo que no dejaba que esa felicidad se reflejara en sus ojos.

Había una hoja con la leyenda "Nuestra vida juntos", desde ahí comenzaban la fotografías de cada uno de los miembros de la familia la primera era de Esme sosteniendo un pequeño en brazos ese debía ser Emmett, un par de fotos después estaba sentada en una mecedora con otro bebe en brazos y el pequeño Emmett sentado en el suelo jugando con algunos cubos, ese debía ser Edward, a la vuelta se mostraba a dos pequeños jugando en el lodo Emmett manchando el rostro de Edward la siguiente Edward con su mano en la boca de Emmett y a juzgar por la expresión debió de tener lodo, mas adelante estaba la imagen de una bebe el terror de los Cullen, ellos con sus uniformes del colegio, todas tenían algo en común siempre tenían una sonrisa en sus rostros eran felices

—Que haces aquí mi amor— beso mi cabeza

—Hola, como te fue?

—Bien, una pequeña complicación pero nada de lo cual deba de preocuparme— se acomodo junto a mi paso un brazo por mis hombros

—Eso es bueno

—Te diviertes viendo mis fotos más vergonzosas

—No son vergonzosas son adorables

—Algún día veré un álbum tuyo

—Si encuentras alguno

—Mi amor que significa todo esto, es una clase de huelga porque fui al hospital— señalo la almohada y la manta

—No

—Entonces será mejor que nos vayamos a la cama

—Creo que aquí estaremos mejor—enarco una ceja—quien está en la habitación de al lado

—Emmett, no me dirás que…

—Si, y créeme cuando te digo que lo que menos quiero es tener esa clase de sonidos grabados en mi cabeza

—Yo tampoco lo deseo, prefiero los que son emitidos de tus labios

—Cullen!

—Es cierto amor

—Después de lo que paso con Esme no creas que esta noche va a suceder algo

—Solo vamos a dormir amor

—¿A dónde vas?

—Por un pantalón de pijama

—No te recomiendo que subas

—Siempre hay algo en el cuarto de lavado— regreso al cabo de 5 minutos con un pantalón algo más grande por lo que supuse que era de Emmett—tienes sueño?

—No, quiero terminar de verlo— señale el álbum, se acomodo junto a mí y comenzó a platicarme sobre cada una de las fotografías, había unas demasiado divertidas, un par Edward estaba con un chica rubia, no pregunte en verdad no quería saberlo, me conto la historia de las fotos más divertidas, en las ultimas la que mas figuraba era Alice

—Ya se termino, ahora si es hora de dormir

—Si— me saque la sudadera quedando solo con mi pijama, me recosté sobre su pecho—Buenas noches amor

—Buenas noches mi amor

Mi pecho subía y bajaba violentamente, por más que corría no lograba alcanzarlo, Edward se alejaba de mi, gritaba su nombre pero no me escuchaba, Edward se reunido con los demás, me acerque intente tomar su hombro pero era como si fuera un ilusión no lograba tocarlo a ninguno en realidad, grita su nombre pero ninguno me hacía caso.

—Ya era hora de que te quitaras a esa chica de encima, solo era un problema

—Pero era divertida

—Si pero ya es hora de que busques a alguien que valga la pena no una aventura—grite no podían estar hablado de mí, es que acaso solo era un juego, una chica que no conocía se acerco a él y lo beso en los labios los demás habían desaparecido, un hueco se formo en mi pecho, al ver esa escena

—Edward— me desperté con la respiración agitada, me senté con mis manos en mi pecho como si eso me ayudara a quitar la opresión que sentía

—Solo fue un mal sueño amor— acaricio mi espalda, me acomode ahorcadas oculte mi rostro en su cuello dejando que un sollozo escapara de mis labios, la opresión ahí seguía, continua acariciando mi espalda— nada te va a pasar amor

—No me dejes

—Mi amor jamás haría eso

—Tan temprano y ya están con las hormonas elevadas

—Cierra la boca Emmett

—Que yo solo…

—Solo cállate— gruño Edward poniéndose de pie sin soltarme

—Está bien?

—Edward

—Si amor

—Me puede bajar, por favor— toque el suelo con mis pies, limpie mi rostro antes de ver a Emmett

—Te hizo algo hermanita

—No Em, solo fue un mal sueño

—Una pregunta, porque durmieron aquí

—Porque tu y Rose son muy escandalosos—se rio descaradamente

—Que te puedo decir

—Nada, no digas nada

—Vamos a cambiarnos— tomo mi cintura y fuimos a su habitación— quieres hablar de tu sueño

—En resumen tú me ignorabas y estabas con alguien más

—Mi amor no hay nadie más que tu, mi vida eres tu, pronto te lo voy a demostrar, no olvides que te amo

—Yo también te amo, más que a mi vida

—voy a darme una ducha— rozo mis labios antes de entrar a la ducha

La opresión de mi pecho había desaparecido, si ese dolor lo había sentido con solo un sueño no quería saber que sería si en algún momento eso llegara a pasar, quite esa idea de mi cabeza era algo que no me estaba permitido pensar, yo daría todo porque eso jamás sucediera no podría vivir lejos de él, una duda cruzo mi cabeza al recordar sus últimas palabras, "mi vida eres tu, pronto te lo voy a demostrar, no olvides que te amo".
...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist