No me dejes caer: Capítulo 32



 No estoy sola

Me sentía tan bien de estar de vuelta en casa, camine detrás de Edward hasta la habitación llevaba ambas manos ocupadas por nuestras maletas yo solo mi pequeño neceser, mi cama me llamaba me sentía cansada, aunque había dormido todo el vuelo de regreso y los asientos eran de primera clase nada se comparaba como dormir en una cama y que mejor que mi cama y rodeada de los fuertes brazos de mi prometido, una sonrisa tonta se formo en mi rostro, solo fui consiente cuando una mano rozo mi mejilla me había quedado de pie frente al umbral de la puerta con las vista fija en la cama


—¿Qué sucede? — pregunto consiguiendo mi atención por lo que ladeando mi cabeza lo mire con una leve sonrisa.

—Solo pensaba que es raro saber que eres mi prometido. Aun me parece algo irreal, siento que en cualquier momento voy a despertar y todo se escurrirá entre mis dedos.

—Esto real. — dijo acercándose y dejando sus manos en mis hombros. —Pronto dejaras de ser mi prometida para ser mi esposa, mi mujer, solo mía.

—Ya lo soy.—le di un beso en los labios— voy a darme un baño estoy algo cansada.

—Yo revisare si no hay importante para mañana— me metí al baño, era verdad que me sentía cansada, me coloque una pijama de dos piezas, me acomode en mi lado de la cama, estaba quedándome dormida cuando sentí el colchón de la cama hundirse y sus brazos envolverme

—Pensé que te habías perdido— me acomode sobre su pecho

—Tuve que mandar unos archivos pero ya estoy aquí para cuidar tu sueño

—Seguro que esto no es un sueño, es que es algo tan irreal, pensar que la primera vez que nos vimos te odie y hoy estoy segura que no puedo vivir sin ti

—Creo que no iniciamos de la manera correcta, lo primero que recibí de ti fue una mirada fría y una bofetada

—Te odie por meterte donde no debías, entraste justo cuando yo iba en picada

—Me alegro de haberlo hecho, de lo contrario no te tendría aquí

—Que dices que sea el primer fin de semana de octubre

—La boda?—asentí—cuando tú quieras amor, soy el hombre más dispuesto

—También tienes que ayudar, mira que fácil dejarme a mí

—Yo solo quiero complacerte— un bostezo involuntario llego, me acurruque mas a él

—Claro, buenas noches mi amor

—Buenas noches amor

Amaneció antes de que lo hubiera querido, la rutina de todos los días acababa de comenzar termine de arreglar mi cabello, esta vez lo había dejado suelto en sus suaves ondas, tome un vaso de jugo y una manzana, era un habito el revisar el periódico aunque ya no trabajaba con mi padre mis clientes los manejaba Maxwell quien de vez en cuando me seguía pidiendo un poco de ayuda sin que mi padre se diera cuenta, por esa parte estaba feliz porque sabía que habían quedado en buenas manos.

—Espero que no pretendas que eso sea tu desayuno— tomo la leche del refrigerador y el cereal

—Que tiene de malo?

—Creo que no ha quedado claro que debes de alimentarte bien

—Es más que suficiente— le di una nueva mordida a mi manzana

—Swan

—Cullen

—Hablo en serio

—No tengo hambre, así que agradece que hago el intento de comer algo

—Es por tu bien— me extendió un plato con cereal

—No lo voy a comer

—No vamos a discutir por esto

—Entonces respeta el hecho de que no tenga hambre, ayer comí demasiado

—Isabella— su semblante era serio

—Ok, pero si termino vomitando es tu culpa— tome el cereal y comencé a comerlo rápidamente sentía como si estuviera comiendo una especie de pasta desagradable

—¿Te sientes bien?

—Sí, perfectamente— deje mi plato en el lavavajillas y fui directamente a lavarme los dientes, tomo mi mano y en silencio llegamos hasta mi auto

—Amor, solo lo hago por tu bien—bufe exasperada pero asiento

—Que tengas un buen día

—¿Comemos juntos?

—Prefiero ver algunos detalles de la boda, eso si todavía quieres casarte conmigo. Nos vemos por la tarde— hizo un mohín pero asintió

—Segura que estas bien

—Si Edward estoy bien, nos vemos por la tarde— lo atraje hacia mí para besarlo— te amo

—Yo también te amo

La semana se me había pasado volando y había sucedido de todo, el lunes en la universidad había sido el día de pregúntenle a Bella porque falta la semana anterior, desde cuando les importaba tanto mi vida, pero no todo había sido malo había logrado dar con una buena agencia que me proporciono folletos con los mejores lugares de la ciudad, así como de diferentes partes donde se podía celebrar la boda había demasiado de donde elegir pero esto no lo haría sola, él me ayudo.

—Flash Back—

A las 6 del lunes estaba en el salón de entretenimiento, con la televisión encendida en el reporte de finanzas, mi laptop sobre la mesita central revisando posibles posibilidades de empleos y con un montón de papeles esparcidos en el sillón y el piso donde me encontraba sentada, solo una risita me hizo separar la vista de los dos folletos que tenía en mis manos

—Hubo una clase de terremoto en esta sección del departamento— camino con cuidado de no pisar nada y acomodarse junto a mí

—Como te fue?— acune su rostro para besarlo, acomodo sus manos en mi cintura metiéndolas debajo de mi blusa para tocar mi piel, acaricie sus labios con la punta de mi lengua para que me permitiera entrar y profundizar el beso, así lo hizo tomando el controlando la intensidad del beso, sentí mi cabeza girar debido a la falta de oxigeno, me separe lentamente con la respiración totalmente agitada, acomodo su cabeza en mi cuello su aliento chocaba provocando que mi piel se erizara

—Fue un día normal, nada interesante—sus labios rozaron mi cuello antes de acomodarse en su sitio dejando la espalda pegada al sillón, me hizo acomodarme entre sus piernas y gustosa lo hice recargue mi espalda en su pecho, sus dedos comenzaban a acariciar mis piernas desnudas ya que solo llevaba un diminutos short y una blusa de tirantes— ya me dirás a que debo esta zona de desastre

—Reviso las finanzas, checo mis opciones de empleo además hay solicitudes bastante interesantes pero fuera de la ciudad, y todos estos papelitos son algunos de los lugares para nuestra boda, así como todo lo necesario

—Esas son todas tus opciones— señalo todos, creo que había exagerado un poco

—Quiero que veas todos, tenemos que ver los precios y revisar que esté disponible

—Solo eligé el lugar que quieras, no importa el precio—beso mi cabeza

—No creas que tu vas a pagar todo— aclare ante su evidente idea

—Porque no?

—Porque yo no quiero que lo hagas, ambos podemos hacerlo, así que será en partes iguales

—Cuando has visto eso mi amor

—Siempre hay una primera vez

—Puedo persuadirte de lo contrario

—No…— sus labios comenzaron marcar un camino de mi cuello a mi hombro y de regreso, sus manos me presionaron mas contra su cuerpo las movió sobre mi vientre aun encima de la tela subió por los costados hasta colocarlas sobre mis senos

—Esto es…s trampa— dije mordiendo mi labio

—Solo estoy intentando persuadirte de que cambies de opinión

—Tal vez puedas ser mas persuasivo— bese su cuello, bufe al escuchar el sonido de su celular, el rio y lo contesto con el altavoz encendido, ambos sabíamos de quien se trataba, habíamos puesto una melodía especial para esa duendecilla

—Que quieres enana?

—Que carácter hermanito, es que interrumpo algo

—Honestamente Ali si lo hiciste, tu hermano estaba intentando persuadirme de porque no debemos de aportar lo mismo para la boda, aunque no estaba siendo del todo convincente— reí ante la sonrisa traviesa que había aparecido

—Eso quiere decir que ya hay fecha— grito

—Primer fin de semana de Octubre

—Octubre!, Isabella Swan eso es muy poco tiempo y aun hay tantas cosas por ver, dios el vestido, las invitaciones, las flores, el lugar, la comida, la mantelería haaa!

—Alice podrías relajarte es solo una boda no el fin del mundo

—Isabella Marie Swan, es tu boda no puede ser algo simple, así que más vale que dejes de restarle importancia

—Estoy viendo algunos folletos con nuestros posibles lugares

—Que!, lo estás haciendo sin mi

—Alice la elección del lugar es solo decisión de Bella y mía, así que en esto no te meterás ya tendremos suficiente Alice con el resto de los preparativos

—Elijan sus opciones llego en 20 minutos para comenzar, esto es demasiado, tantas cosas por hacer y ustedes se lo toman tan a la ligera—nos regaño ambos solo reímos, no quería pensar como estaría el día de su boda— llego en unos minutos

—Alice…— había colgado antes de que Edward le dijera algo yo solo pude reír

—Lo siento Dr. Cullen creo que sus intentos de persuasión deberán de esperar hasta el fin de semana

—Odio a esa enana—bufo derrotado ayudándome a poner todo en orden, se detuvo en uno de los folletos que tenía como mis principales opciones— Venecia?

—Fin Flash Back —

Para el martes Edward y yo habíamos logrado delimitar nuestras opciones a tres cosa que mantuvo frustrada a Alice ya que nos decía que teníamos que decidirnos ya, el tiempo se agotaba en ese aspecto tenía que darle la razón, pero era difícil elegir.

—Flash Back—

—Bella a ver comencemos de nuevo— Rose intentaba contener las ganas de reír al ver la desesperación reflejada en el rostro de nuestra cuñada— ¡¿Cómo es posible que aún no puedan decidir el lugar?!

—No es tan fácil como lo parece

—Cuál es el dilema

—Y aquí vamos de nuevo— se acomodo Rose en su silla para escuchar por decima vez mis argumentos

— Hawái se me hace perfecto, por ser el lugar donde nos comprometimos, además una boda con la puesta de sol de fondo seria grandioso

—Entonces que sea Hawái

—Pero Londres da un aire más clásico, sofisticados y hay lugares maravillosos— bebió de su agua

—Pero llueve demasiado— punto a su favor

—Y la última opción?

—Venecia es un lugar mágico, sería sumamente romántico como un cuento de hadas o algo parecido

—Difícil elección, me gusta Hawái y Venecia— opino Rose

—Si yo también acabo de descartar Londres

—Solo elige un sitio y listo, Edward se adaptara

—No Alice, esto lo elegiremos ambos y acordamos que el jueves tomaríamos la decisión

—Quitan tiempo a los demás preparativos, las invitaciones tardas aproximadamente un mes para que no las entreguen, así que en cuanto el lugar este confirmado debemos de mandarlas hacer

—No podemos…

—No Isabella— Rose se estaba burlando de mí

—Fin Flash Back—

Era sábado por la mañana me encontraba terminándome de arreglar para salir con las chicas en busca de los trajes para el baile de la siguiente semana, esta semana había sido bastante movida, como lo había previsto estaba involucrada en la organización de dicha fiesta, me había encargado de la decoración junto con Tanya y Jessica, podría decir que era una de las tareas más sencillas lo que me había dejado bastante tiempo libre por las tardes en las que me había enfrascado en la búsqueda de nuevas opciones de empleo y sobre todo en lo más importante en algunos detalles de la boda

—Preparada para tu gran búsqueda

—No te burles, tienes suerte de no tener que ir y que nosotras nos encarguemos de sus trajes

—Me hubiera gustado acompañarte para librarte de las garras de mi hermana y Rose

—Tienes una cirugía, eso es más importante

—También el estar contigo— susurro abrochándose la camisa

—creo que ya habíamos hablado de esto, primero sus responsabilidades Dr. no olvides que no puedes estar pegado a mi todo el día.

—Te veré para comer?

—No lo creo, pero tal vez nos podamos juntar todos para cenar

—Si creo que eso será mejor, dudo que las chicas me dejen acercarme a ti, te secuestran todo el día

—Soy una víctima muy dispuesta— le ayude a hacer el nudo de la corbata para después besarlo

—Espero que siga así de dispuesta esta noche, porque planeo secuestrarla— de solo pensarlo a piel reacciono

—Puede que lo sea

—Pensé que aun no querías llevar el anillo— tomo mi mano

—Siempre lo he llevado conmigo, solo no a la vista—deje la piedra en el interior de mi mano— deberías de irte ya es tarde

—Nos vemos mi vida— me beso nuevamente un poco mas apasionada que el anterior— es para que no te olvides de mi en todo el día

—Nunca lo hago

No paso ni media hora cuando ambas chicas fueron por mí para comenzar con nuestra maravillosa búsqueda del vestido perfecto, Alice había logrado conseguir la dirección de una tienda especializada en esta clase de trajes solo que estaba a mas de 40 minutos, los cuales fueron el momento indicado para comenzar con la tortura para Bella, me regañaban cada 10 minutos por que según ambas restaba importancia a mi boda, apenas estaciono el auto salí de él.

—Es aquí— señalo Alice un edificio que aparentemente era norma pero tenias que bajar al sótano donde estaba la tienda, había una gran variedad de vestidos, de diferentes cortes, colores unos algo estilizados y otros demasiado llamativos

—Buenos días Señoritas, ¿puedo ayudarles?— pregunto amablemente una mujer de más de 50 años

—Buscamos vestidos como esos—señalo los que se encontraban en el pequeño aparador— y trajes para nuestros novios

—Vinieron al lugar indicado, en un momento algunas de mis chicas les ayudaran en su búsqueda, pueden ver para ver si encuentran algo que les guste

Alice tomo mi mano y la de Rose y nos empezó a mostrar vestidos, debo de admitir que era hermosos, el corsé era el encanto lograría hacer resaltar la cintura, aunque eso te dejara sin respirar por un largo tiempo, como es que esas mujeres soportaban eso

—Este es perfecto— señalo Alice uno de tono verde era de falda amplia escote redondo e iba acompañado de bordados en dorado

Tres horas después al fin había encontrado el mío era de un azul oscuro con detalles en un azul más claro y diminutos adornos plateados, escote cuadrado el corsé marcaba peligrosamente mi cintura y levantaba mis senos provocativamente, definitivo era lo que necesitaba para tentar el autocontrol de mi amado prometido

Rose había encontrado el suyo era de perla con adornos en dorado al igual que el mío el escote era cuadrado marcando su hermosa figura, los trajes de los chicos no fueron complicados en realidad eran iguales no había gran variedad.

La comida fue entretenida hasta que llegamos al punto de la boda y ahí no tenía lugar para escapar, solo me resigne al bombardeo de preguntas

—Ya nos dirás cual fue el lugar que eligieron?

—Aun no es un hecho estamos esperando que nos confirmen si está disponible

—Y nos planeas dejar así hasta que se los confirmen

—Si

—Tengo mis métodos para hacer que confieses

—No funcionaran esta vez Alice, a más tardar nos llamaran el lunes

—Bella…

—No lo harás, quiero que se aun hecho antes de hablar

—Pero puedes decirnos

—Hagan sus apuestas

—Lo averiguaremos

—Inténtenlo— sonreí llevándome un trozo de carne a mi boca

—En verdad no dirás nada?

—No

—Vamos solo una pista

—Deja de hacer esa cara quiero comer— ambas se resignaron y comieron el contenido de sus platos sin hacer más preguntas, nos limitamos a hablar del baile temático , las chicas se encargarían de los aperitivos y las bebidas bueno en realidad toda la facultad de diseño, pero como era de imaginarse Alice era la que encabezaba el cuadro.

El resto de la tarde paso demasiado rápido, compramos la lencería que se acomodaba con nuestros vestidos al igual que los zapatos fueron un poco complicados de encontrar pero lo habíamos hecho no había cosas que fuera imposible para las tres. Como habíamos quedado cenamos todos juntos era nuestro lugar favorito al que habíamos tomado como nuestro restaurant de reuniones, evitamos tocar el tema de la boda ya que había demasiada gente conocida y seria un riesgo el darlo a conocer, fácilmente llegaría a oídos de mis padres, pero no había otra cosa de que hablar solo ya que ambas chicas estaban emocionadas por ese "evento" así que solo se limitaban a o decir la palabra boda o algo que lo relacionara

—Bella y cuando se los dirán a tus padres

—Después de su graduación

—¿Pero porque?

—No olviden la clausula de Charlie, ella no podrá tocar su fortuna hasta que termine la universidad, temo que haga algún movimiento para que no la toque si se…— omitió la palabra pero no era necesaria

—El dinero es lo de menos

—Amor, en verdad te mereces ese dinero, has trabajado por él, has soportado a tus padres para que ellos se queden con algo que te pertenece, no lo creo

—Quizá ni toque ese dinero

—Eso es lo de menos, tú harás con él lo que quieras pero es tuyo

—Sí, Edward tiene razón, es algo que te pertenece— además no olvides que tienes un abogado que te puede defender. Después de la cena nos dirigimos a nuestro departamento con nuestros adorados amigos, esto no nos podía estar pasando , de nuevo venían a frustrar nuestro único momento de intimidad.

—Como se las arreglan para frustrarme el estar con mi prometida

—Creo que es un don natural

—Que dices de dejarlos durmiendo en la terraza

—No suena mal, pero no puedo hacerles algo así

—Yo si puedo— se inclino su mano en mi cuello me pego aun mas a él profundizando el beso, mis labios se movían marcando un ritmo acelerado que nos estaba haciendo jadear, el sonido de un claxon nos hizo separarnos y continuar con nuestro camino, siempre estaba la siguiente luz roja, tome mi celular al escuchar un mensaje "Dile a Eddie que las manos sobre el volante"

—Tu lindo hermano dice que las manos sobre el volante— se detuvo en la siguiente luz roja a solo una manzana de nuestro departamento

—Primero me arruina mi noche y después no quiere que te toque— me incline hacia él, mi mano en su pierna y me incline para besarlo de la misma manera

—El nunca dijo que yo me quedara quieta

—Si sigues así como pretendes que me contenga— avanzo cuando la luz se volvió verde

—Si no mantienes quietas tus manos, me refiero a fuera de ciertas partes de mi cuerpo tendrás que dormir en la sala

—No hablas en serio

—Claro que lo hago, no haremos nada con tus hermanos ahí, ya lo hicimos una vez y creo que no lo hicimos de la manera más silenciosa

—Solo es cuestión de práctica

—No Cullen

—Mi amor— hizo un puchero

—No— reí ante su evidente frustración

Nos quedamos parte de la noche viendo un par de películas de acción, a mí y a Rose nos parecían buenas la única que no estaba del todo feliz era Alice ella adoraba las románticas, como siempre las discusiones de que manera dormirían nos llevo más de media hora ambos Cullen se negaban a dejar dormir a Alice con Jasper pero no sería la primera vez que ellos compartían cama, lo que si sabía es que era algo que ambos desconocían o fingían no saberlo

—Porque no lo hacen como siempre, Alice y Rose en una y ustedes en otra— termine con la discusión

—Y ustedes compórtense, tengan en cuenta nuestra salud mental— bromeo Emmett, tome el brazo de Edward amenazaba con lanzarse encima de él, su frustración en realidad nuestra frustración era demasiada para soportar sus bromas
Me coloque una pijama de dos piezas, que había comprado recientemente era holgada, nada sexy pero bastante cómoda y justo lo que necesitaba para esta noche nada que tentara a mi novio que cambiaba los canales para mantenerse entretenido en otras cosas

—¿Es nueva?

—Si— me acomode sobre su pecho para que me envolverá entre sus brazos

—Me gustan más las otras

—Pero esta noche es una buena para no ser una tentación

—Siempre lo eres— beso mi frente

—Vamos a dormir, siento que mañana será un día interesante

—Si con ellos aquí puedes apostarlo

Fui la primera en levantarme no me atreví a hacer mucho ruido apenas iban a ser las 8, fui al baño lave mis dientes y mi rostro cuando sentí un par de manos en mi cadera

—No me gusta despertar solo

—No quise interrumpir tu sueño— seque mi rostro para besarlo, me presiono contra su cuerpo sin dejar que sus labios se movieran de una manera lenta intente hacer que el beso aumentara de intensidad pero el parecía divertirse manteniéndolo lento como una tortura

—Buenos días pequeña

—Como pasaste la noche?

—Bien pero pudo a ver sido mejor

—Te recompensare

—Me gusta cómo suena— regreso a mis labios dejando de ser el beso delicado para ser demandante como lo había querido desde un principio, el sonido del timbre nos hizo separarnos era como si la persona se hubiera quedado pegada a él, tome la camisa de Edward y Salí antes de que se despertaran los demás, me quede de piedra al verlos a los dos frente a mi puerta

—¿Que hacen aquí?— mi padre tomo mi mano izquierda bruscamente, donde descansaba mi anillo de compromiso

—Muévete— entraron sin ser invitados, sentía pánico sus miradas eran de odio puro pero se mantenían completamente serios solo los labios tensos en una fina línea

—Isabella, ¿como te atreves a comprometerte con ese?—grito mi padre presionando mi brazo

—Le voy a pedir que la suelte— pidió Edward con voz sedosa se coloco a mi lado pegándome a su cuerpo

—Esto es solo entre nosotros

—Todo lo que tenga que ver con Bella me interesa, además no la planeo dejar sola con ustedes no se que pueden llegar a hacerle

—Muchacho no seas insolente no somos iguales

—Eso es más que claro, no somos iguales, yo tengo cosas de las que usted carece—mi padre gruño y Edward apretó su agarre

—Vas a permitir que le hable a tu padre de esa manera

—El se lo busco, saben que no son bienvenidos en esta casa

—Y no creas que nos hace muy felices estar aquí, no podíamos dar crédito a lo que apareció en esta revista— me lanzo un ejemplar de Ok! con el titular "Camino al altar" una imagen de Edward y mía en Hawái donde resaltaban el anillo de compromiso— eres un estúpida, como te atreves a caer tan bajo, abre los ojos y date cuenta que lo único que busca es nuestro dinero

—A mí su dinero no me interesa, la única que me importa es Bella

—Ya fue suficiente para una broma, ¿que les diré a mis amigas en el club?

—Nos vamos a casar!

—Con que autorización pretendes hacer eso—gruño mi padre mantenía una de sus manos en su cinturón y eso solo lo hacía cuando en verdad estaba molesto

—Soy mayor de edad

—Hay mejores partidos haya afuera, si lo que querías era hacernos quedar en ridículo lo lograste, deja de comportarte como una cualquiera— se acerco mi madre

—¿Creen que esto lo hago solo por molestarlo?— chille

—Porque más si no, ante el mundo te haces pasar como un mártir pero lo único que buscas es manejarlos

—El mundo no gira a su alrededor, ustedes me dejaron de importar desde hace mucho, lo único que busco es ser feliz y con Edward lo soy

—Como si el realmente le importaras, eres tan estúpida para no darte cuenta de sus intensiones

—Según usted cuales son mis intensiones con su hija Sr. Swan

—Dinero y fama, ambas cosas que el apellido Swan te dará

—Su apellido no me importa yo amo a Bella

—Crees que voy a creer eso, solo es necesario verla ella es insignificante ni una pizca de belleza, es obvio que lo único que busca un tipo mediocre como tu son los beneficios de nuestro apellido— siseo mi madre

—Se equivoca, Isabella es la mujer más hermosa, es una lástima que ambos estén tan ciegos para no darse cuenta de la belleza que posee y de la maravillosa mujer que es— gruño Edward completamente molesto

—Ya me tienen harta con sus estupideces, se la han vivido arruinándome la vida, pero esta vez no, aunque no les parezca me voy a casar con Edward, les parezca o no

—Eres estúpida abre los ojos – mi padre quiso tomar mi brazo pero Edward fue mi rápido y me coloco detrás de su cuerpo, manteniendo una de sus manos en mi cintura

—No se atreva a tocarla de nuevo, ya le han hecho suficiente daño y mientras este conmigo, ninguno de ustedes le pondrá nuevamente una mano encima a mi prometida

—¿Esta es tu decisión?— grito mi padre furioso

—Sí, nada va a cambiar

—Esto no se termina aquí Isabella, aun tenemos cosas por hablar— mi padre tomo el brazo de mi madre y la empujo a la puerta

—Escúchame bien Isabella, te vas a arrepentir de todo esto cuando veas la clase de personas que son

—Fuera de mi casa—grite pegue mi rostro a la espalda de Edward, escuche claramente la puerta cerrarse en un golpe seco, y casi al mismo instante otro par abrirse

—Bella este bien—Edward se giro y me estrecho en sus brazos

—Estoy bien— mi voz fue entrecortada, la verdad es que no estaba bien mi pecho me dolía debido a que el oxigeno no me llegaba completamente a mis pulmones

—Bella, mi amor...— fue lo último que escuche antes de que todo se borrara.

Un olor intenso llego a mi nariz moví mi rostro para separar ese olor tan penetrante que además de despertarme me revolvió el estómago, me enderece de golpe

—No lo ha…— avente a Edward, salte de la cama y corrí al baño llegando justo a tiempo para vomitar, una mano acaricio mi espalda sabia quien era y también sabía que lo menos quería era que me viera en esta situación, lo empuje para que se alejara de mi pero me ignoro, tome un trozo de papel para limpiar mi boca—Te sientes mejor

—Necesito lavarme la boca— lo hice pacientemente sin que Edward dejara de acariciar mi espalda, me tendió una toalla para que secara mi boca y me tomo en brazos para llevarme de vuelta a la recamara, me dejo sobre la cama donde me metí de vuelta entre las mantas

—Ya te sientes mejor Bells— fue ahí cuando los vi a todos en mi habitación

—Sí, no es nada

—Te desmayaste hermanita

—Demasiado estrés— abrace una de las almohadas para ser exacta la de Edward que mantenía su aroma

—Iré por tu desayuno— beso mi mejilla

—Puedo ir…

—Tú te quedaras un rato más en cama

—Edward…

—No protestes amor, solo hazlo, no tardo voy por tu desayuno

—Ya que

—Bella no dejes que ese te afecte, sabíamos que no lo tomarían bien— Alice se había recostado detrás de mi acariciando mi cabello y Rose frente a mi

—Es que es tan difícil que me dejen ser feliz

—Creo que ellos no comprenden lo que eso significa, se que son tu padres pero ellos no merecen que te pongas así

—Ellos lo arruinan todo Rose

—No vamos a permitir que lo hagan esta vez, es tu boda con el hombre que amas y que te ama de la misma forma

—Que haría sin ustedes— las abrace todas reímos

—Alice!

—Veamos qué es lo que quiere Edward, seguro ya no sabe cómo hacer algo

—Y que fue lo que sucedió?— pregunte al ver entrar a Alice con mi desayuno y no a Edward como lo hubiera esperado

—Una llamada importante, anda debes de comer

—Aun tengo el estomago revuelto

—Solo un poco— comí un poco de fruta un trozo pequeño de omelett y la mitad del jugo

—Ya no puedo más

—Creo que con eso basta por ahora

—Como que con eso basta— exclamo Emmett entrando junto con Jasper

—Eso está bien por ahora, su estomago no está del todo bien

—Y Edward?

—Tu prometido está caminando de un lado al otro sin dejar de hablar por teléfono

—Porque no duermes un poco

—Si creo que eso intentare

—Y esa cara que parece que te has ganado la lotería que significa— me gire para ver que Edward tenía una amplia sonrisa en su rostro

—Algo parecido

—De que hablas?

—Mi amor, es un hecho

—Qué?— me incorpore intentando descifrar sus palabras

—Bella te suena primera semana de octubre

—Lo tenemos?— pregunte entusiasmada el solo asintió pareció adivinar mi siguiente movimiento se acerco a la cama justo cuando salte a sus brazos envolví mis piernas en su cintura y lo bese apasionadamente deje que mis dedos se hundieran en su cabello, sus manos se movieron debajo de mi blusa mi piel se erizo ante su contacto

—Seguimos aquí y lo que menos queremos es ver cómo termina esta escena

—Solo vete Emmett— sonreí contra los labios de Edward, mi respiración aun era irregular

—Edward en verdad el lugar es nuestro?

—Te dije que lo conseguiría mi amor

—Pero…

—Es lo que querías no?

—Sí, nos vamos a casar en Venecia— volví a besarlo

—¡Venecia!—grito una Alice muy muy muy entusiasmada

—Pero como lo conseguiste, es difícil y más teniendo el tiempo encima— pregunto Rose tímidamente

—El merito no es solo mío, Carlisle me ayudo movimos un par de influencias

—Edward no …

—Querías que fuera en Venecia y te dije que me encargaría de que así fuera y lo cumplí mi amor

—Te amo— acune su rostro

—No de nuevo, dejen esos arrumacos para cuando estén solos y por favor baja a Bella es una posición bastante comprometedora

—Déjalos Emmett— mis pies tocaron el piso, envolví la cintura de Edward

—Bueno ya que ya tienen el lugar, creo que mañana terminaremos de acomodar todos los datos de las invitaciones para mandarlas hacer

—Eso es muy precipitado Alice, aun faltan 3 meses, apenas tenemos una semana de compromiso y tu ya quieres tener todo lo de la boda

—Sí que exageras Bells, esto es importante es de las cosas que más tiempo toman, lo demás lo iremos haciendo con calma, las invitaciones deben de ser cuanto antes nos las entregaran en un mes aproximadamente

—Como sabes eso?

—Ya pregunte

—Mañana terminamos…

—Bella debes de descansar un rato

—Ya me siento bien

—No te vez del todo bien, deberías de dormir un poco, los chicos ya se van y regresaran mas tarde para dejar que duermas

—Claro ya entendimos el mensaje Eddie

—Adiós Bells te vemos más tarde— Alice los empujo a todos fuera de la habitación

—No debiste de hacer eso

—Solo metete a la cama— palmeo la cama, rodé los ojos pero le hice caso me cubro con las mantas y me dio el control de la televisión— intenta descansar un poco mi amor

—Lo hare cuando estés aquí conmigo

—Solo le encargare unas cosas a Ali y regreso— asentí, encendí la televisión me detuve para ver la película de Orgullo y prejuicio, me gustaba más el libro pero ahora la película era suficiente

—Prefiero el libro

—Si yo pensaba lo mismo

—Dime algo—levante la vista— esto lo escribiste tú?

—De donde lo sacaste— mis mejillas enrojecieron al ver uno de mis viejos cuadernos donde solía escribir— que nadie te dijo que respetar la privacidad de los demas y tu acabas de invadir la mía

—Si algo me dijeron al respecto— tomo mis piernas que rozaba la suya, la subió hasta su cintura

—Y porque no hiciste caso?

—No siempre obedezco— acaricio mi pierna, beso mi nariz mi mejilla, su lengua acaricio mis labios entreabrí mis labios dejando que entrara corte la distancia para sentir sus labios sobre los míos, me acomode sobre él

—Creo que alguien no quiere que termine de ver la película

—Puedo esperar

—La película ya no me importa— moví mi cadera haciendo que nuestros sexos rozaran gemí

—Pero yo la quiero ver— bese la línea de su mandíbula, su respiración comenzaba a acelerarse, mordí el lóbulo de su oreja justo cuando repetí el movimiento de mi cadera frotándome más fuerte contra él, haciendo que un gemido mucho más alto saliera de sus labios y de los míos— seguro que quieres ver la película

—Al diablo, acabo de descubrir algo más interesante que hacer con mi seductora novia

—¡Prometida!— grite justo cuando tomaba el control de la situación

—Lista para ver lo que provocas en mí

—Para ti siempre estoy lista— sus manos comenzaron a tocar los puntos más sensibles de mi cuerpo, solo el conocía lo que su toque provocaba en mi, sabia como hacerme vibrar con solo su delicado roce, lo amaba realmente lo amaba y lo necesitaba cada minuto, sin el mi mundo se derrumbaría.


...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist