No me dejes caer: Capítulo 33



¡Fiesta!


A las 3 en punto los chicos regresaron con pizzas, las comimos en la cocina teníamos demasiada hambre como para llegar a otro sitio, Emmett estiro la mano para tomar la ultima rebanada de pizza de peperoni, golpe su mano con mi plato haciendo que la retirar y me viera de manera sorprendida al igual que los demás, pero se la había ganado

—Yo la vi primero

—Pero yo la quería— le di una mordida

—Tu peleando conmigo por la comida

—Creo que ya hemos pasado demasiado tiempo juntos Em

—Que haremos para pasar el resto de la tarde

—Algo que no tenga que ver con la boda— advertí mirando ceñuda a las chicas

—Ok, nada con respecto a la boda, pero si al baile del fin de semana

—No podemos hablar de algo que no tenga que ver con arreglos

—Démosle un descanso a la pequeña, propongo algo mejor

—Cuál es la idea Em?— pregunte preparada para escuchar lo peor

—Juguemos Wii— salto de su silla

—Emmett yo no tengo una consola de Wii

—Pero yo si venia preparado, solo tengo que conectarlo y listo

—Yo no quiero

—Vamos Ali no hace daño intentar algo nuevo— añadí siguiendo a Emmett

—Oye pequeña que ha sido de Jake?— pregunto mientras colocaba todos los cables en su sitio

—Desde que sale con Leah está demasiado ocupado para visitar a los amigos—me encogí de hombros— dijo que nos vería en las vacaciones

—Con que demasiado ocupado, haciendo que?

—Creo que es algo que a mí no me interesa, porque no se lo preguntas tú si lo quieres saber

—Tengo una ligera idea, ya le dijiste de tu compromiso?

—No, pero a estas alturas ya debe de saberlo— gruñí al recordar que en estos momentos casi un 90% de la ciudad ya lo sabía

—No se puede hacer algo en contra de…

—No Em, lamentablemente no podemos hacer nada para callar a la prensa, ellos solo buscan dar la mejor noticia y adivina cual es, el próximo matrimonio de la hija del empresario multimillonario Charlie Swan

—Pero todos merecen un poco de privacidad

—cosa que nos están quitando, pero eso no importa

—Segura?, ni aunque mañana serás de nuevo la novedad en la universidad

—Argh… ni me lo recuerden ya puedo estar escuchando las vocecitas de mis "amigos", Bella te vas a casar?... Bells querida porque no nos habías contado?... Bella espero estar entre los invitados?, Que dijeron tus padres?, será horrible

—No te quejes hermanita, cuánto puede durar eso

—Bastante

—Solo se monótona y mantén una expresión serena, eso los cansara al no poder obtener demasiada información y te dejaran tranquila

—Gracias Jazz

—Ya esta vamos a jugar

Comenzamos con lo básicos, vencí a Rose en box, en realidad termino siendo una competencia de pareja Emmett tomo las manos de Rose al ver que la estaba venciendo por extraño que pareciera, Edward me ayudo ya que era injusto ellos eran dos contra mí, mis brazos ya me dolían por no decir mi estomago después de tanto reír, deje que Edward moviera mis brazos al igual que Emmett hacia con Rose, al final Edward y yo los vencimos, el siguiente fue Emmett contra la pequeña Alice, reí con mayor fuerza al ver que Emmett era derrotado por la pequeña Cullen nadie podía con la energía que almacenaba, aun me preguntaba donde poseía el interruptor de apagado me sería útil en algunas situaciones

—Una vez más Ali, me ganaste porque se me estaban resbalando los controles

—Sabes que no es verdad

—Es que tienes miedo a que te gane

—Ya verás cuando te gane de nuevo

—Eso no pasara— dos juegos mas y la vencedora seguía siendo Alice, la ultima vez alago diciendo que se debía a que no había el espacio suficiente la verdad es que Ali tenía mayor habilidad que él

—Te lo dije, te ganaría de nuevo

—Ahora un juego de Mario kart— aviso Emmett cambiando el juego, todos nos acomodamos frente al televisor, nosotras en el sillón y ellos en el suelo

—En este juego nadie me gana— advirtió Edward

—Eso tienes que demostrarlo— revolví su cabello, giro su rostro solo le sonreí

—Parece que tu hermosa prometida duda de ti—se burlo Emmett entregándole un control a él y otro a Jasper, comenzaremos primero nosotros y después ustedes

En la primera carrera el que sorprendió fue Jazz, era el más silencioso y el que se mantenía mas quieto en su sitio, a comparación de los Cullen que gritaban y se movían , decían un par de palabras hacia sí mismos pero el vencedor de la primera carrera indudablemente fue Jasper, su recompensa un beso de de Ali, logrando que sus sobre protectores hermanos gruñeran a la par

—Creo que fue un poco engreído Dr. Cullen— me incline cerca de su oído dejando que mis manos avanzaran por su pecho hasta tomar el control de sus manos

—Te lo demostrare en la siguiente ronda

—Seguro— dije irónica

—Vamos Bells, no será fácil ganarme

—Eso lo veremos Rose

Me movía en mi lugar intentando pasar a Rosalie, era buena y se notaba que tenia practica en esto, yo también era amante de estos juegos pero tenía mucho sin jugarlos y agradecía que aun así me mantenía en segunda posición pisándole los talones a Rose, mientras que Alice por su parte luchaba por controlar el suyo que se estampaba en todo lo que se le cruzaba al frente

—Gane!— grite en la última vuelta pase a Rose ganándole por 3 decimas

—Esa es mi chica— inclino su cabeza hacia atrás apoyándola en el sillón me incline hacia él para besarlo

—Consíganse un cuarto

—Buena idea Em— me levante de un salto

—Isabella!

—Tú diste la idea

—Pero no cuando estemos presentes— me acomode entre las piernas de Edward en el suelo

—Está bien, veamos si esta vez logras reivindicarte

—Ya lo veras—era bueno iba en primer lugar y casi por una vuelta, mantenía su barbilla apoyada en mi hombro, así que escuchaba cada palabra que salía de sus labios, reí un par de veces cuando Emmett lo ataco, sus gruñidos y palabras poco entendibles me indicaban lo metido que estaba en la competencia, aunque con cada jugada sucia de su hermano lo hacía perder valiosas decimas, no fueron suficientes para hacerlo perder, Jasper imito la jugada con Emmett y lo hizo llegar en último lugar

—Eso es trampa

—Tú comenzaste

—Que dices? mentía cuando decía que era bueno en esto

—No mentías, pero puedo superarte

—Eso crees?— enarco una de sus cejas yo asentí

—Te esta retando Edward

—Ya lo escuche Em, así que mi pequeña mujercita me está retando

—Si

—Hagámoslo más interesante amor, si tu ganas yo cumpliré cada uno de tus caprichos pero si yo gano cumplirás los míos

—Interesante proposición, acepto— estreche su mano en forma de cerrar el trato, recibí el control de Jasper y me senté a su lado

—Dale su merecido Bella

—No porque sea tu prometida la vas a dejar ganar

—Esta es la guerra

—Prepárate para perder
Íbamos a la par después de la primera vuelta, era bueno lograba taparme el paso y hacerme estrellar contra un muro, acelere lo mas que pude y logre alcanzarlo y derribarlo, las siguientes curvas fueron cerradas iba casi junto a mí, termine hincada moviendo el control frenéticamente y cruce la meta 2 milésimas después que el

—Te lo dije amor, soy el mejor

—Como lo hiciste?

—Habilidad cielo

—Así que eso implica que seré algo así como tu esclava

—Eso suena bien— rozo mis labios antes de levantarse— cenaremos sushi

—No puedo oponerme

—No amor

—Vamos que muero de hambre— como siempre Emmett con su gran tacto se llevo a los chicos con él

Rose se sentó en el sillón y yo acomode mi cabeza sobre sus piernas mientras veíamos a la pequeña duendecilla hacer anotaciones, sabia referente a que era y lo que menos quería era que comenzara a hacerme trabajar al respecto, encendimos la televisión, para variar nada interesante que ver solo se dedico a cambiar los canales

—Bella

—Hmmm

—Estas cansada?

—Si, creo que dormiré un poco en lo que llegan con la cena

—Edward debería de contenerse un poco te agota demasiado

—Rose!

—Es que se te nota algo cansada y puedo asegurar que se debe a lo que hicieron en nuestra ausencia

—Rosalie, hablas de mi hermano

—Olvidaba que con este tema en vez de hacer rabiar a Bella te hago rabiar a ti

—No es muy agradable enterarme de ese tipo de detalles

—Y crees que para mí es divertido estar hablando de ello

—Me divierto con ambas

—Y que hay de ti con Emmett

—Pregunta lo que quieras saber Bells, yo no me avergüenzo de nada

—Pero si eres cínica Rosalie

—Vamos Ali de no serlo creo que no podría estar con Emmett

—En verdad que son el uno para el otro

Los chicos no tardaron más de media hora, Emmett llego con la mitad de su rollo ese hombre comía como si no lo hiciera en años, yo termine con el mío y uno que me robe del plato de Edward, después de que se marcharan tome una ducha y me fui a la cama mientras Edward atendía una llamada del hospital, me acomode en su pecho escuchando como daba indicaciones y poco a poco caí profundamente dormida.

Un par de labios sobre mi cuello me hicieron despertar gire mi rostro para encontrarme con los de él, una mirada traviesa es lo que leí en sus ojos

—Buenos días dormilona

—Buenos días, lo siento me quede dormida

—Si tenía planeado algo pero fue frustrado porque mi prometida se durmió, puedes creerlo?

—Si lo creo mi amor

—Que dices de recompensarme por lo de anoche

—Edward tenemos que arreglarnos para salir

—Tenemos tiempo— gire mi rostro al despertador que marcaba las 6:10

—Me despertaste antes

—Ahora que lo recuerdo eres mi esclava esta semana

—No te aproveches de eso— intente aparentar molestia pero eso era algo que no podía sentir y menos cuando sus manos deslizaban la parte baja de mi pijama

—No lo hare— sus labios rozaron los míos, alce mi cadera para facilitar su trabajo

—Creo que si lo haces, pero soy una esclava demasiado dispuesta

—Eso es lo que me gusta escuchar— sus labios chocaron con los míos en un beso apasionado su mano entro entre mis piernas comenzando a acariciar mi punto de mayor sensibilidad, lo presionaba, y lo acariciaba en círculos, mis jadeos comenzaron a salir de mis labios

—Edward, tener…— mi espalda se arqueo al sentirlo entrar, mi cuerpo ya estaba listo para recibirlos pero siempre durábamos un poco más el juego previo

—Shh… solo disfruta amor—comenzó a embestir fuerte y rápido, besaba el borde de mis senos que sobresalía de la tela

—Mas Edward, Humm— aferre mis manos en la sabana, sus jadeos eran un milésima más fuertes que los míos, mis paredes comenzaron a estrecharse a su alrededor

—Vamos amor— gemí diciendo su nombre un par de veces antes de llegar al límite junto con el

—Ya no quiero salir de la cama— le dije aun manteniendo su cuerpo sobre el mío

—Tenemos que hacerlo, vamos a darnos un baño

—Edward

—Solo un baño mi vida

Habíamos tenido que utilizar todo nuestro autocontrol para no continuar y no hacer lo que nuestros cuerpos pedían, sus manos en mi espalda lo habían hecho demasiado difícil, pero lo habíamos logrado, salimos con el tiempo suficiente para cambiarnos, desayunar y salir a nuestro destino.

Como lo había previsto apenas había entrado al aula y la lluvia de preguntas no se hicieron esperar, Tanya tomo mi mano para admirar el anillo, había sonreído al notar su cara verde de envidia, después de 10 minutos de estar escuchando solo tontería retire mi mano de la vista de todos y nuevamente gire la piedra al interior de mi mano, hasta algunos de los profesores me habían preguntado al respecto esto si había sido el limite, es que nadie tenía una vida y tenían que estar al pendiente de la de los demás y casualmente la única que parecía tener la vida más interesante de New York era yo.

Lo único que me había quitado el mal humor, era el saber que no había sido la única en sufrir este mal, el pobre de Edward había llegado al departamento frustrado hablando entre dientes lanzando palabras al aire, me miro ceñudo cuando comencé a reírme de él, se había acomodado junto y me había contado como había id su frustrante día, el pobre no estaba acostumbrado a tanta atención y no digo que yo si lo estaba pero al menos yo había estado más en el ojo público que el.

El martes había utilizado que aun seguía siendo su esclava y aunque me había negado rotundamente me había ignorado y había tenido que ceder, ahora que lo pienso era un poco absurdo seguir con este jueguito pero hacia nuestros días más interesantes.

—Flash Back—

—Esto es el límite Edward Anthony Cullen

—Solo consiento a mi prometida— su mano se deslizo de mi mejilla hasta mi cuello y halo de mi cuello para unir nuestros labios

—Esto no es consentir, me privas de mi libertad de andar libre el poco tiempo que me queda

—Solo te llevo a la facultad

—Y así pretendes que mantengamos un perfil bajo

—Deja de hacer pucheros y ve a clases, estaré por ti a las 3 en punto para ir a comer

—Y que hay del hospital?

—Salgo temprano

—Estás loco, lo sabes

—Sí y solo por ti

—Nos vemos más tarde— lo bese antes de salir del auto y caminar hacia mi edificio, note las miradas dirigidas al chico que estaba en el auto y luego a mí

Y si ese día la novedad había sido que Edward me había llevado, que si nos habíamos besado durante no se cuanto tiempo, eran unos enfermos.

—Veo que estas feliz por tu próxima boda

—Si Demetri estoy realmente feliz de que me casare con Edward

—No crees que es algo precipitado, hace cuanto que están juntos?

—Lo suficiente para saber que somos el uno para el otro

—Estás segura de ello?

—Absolutamente

—La decepción puede ser muy grande— acaricio mi mejilla antes de levantarse y tomar su lugar un par de asientos más atrás de donde yo estaba, que es lo que había querido decir con ello, solo estaba intentado que mi cabeza comenzara a dar vueltas a asuntos sin sentidos.

Me alegre al ver que eran las 3, camine hasta el estacionamiento y ahí estaba apoyado en su flamante volvo con anteojos oscuros y las manos cruzadas contra su pecho, al verme apareció su sonrisa endemoniadamente sexy, haciendo que más de una suspirara, camine más aprisa a dos escasos metros de él extendió sus brazos hacia mí, enrolle los míos en su cuello y él en mi cintura, roce sus labios no daría un espectáculo

—Creo que a partir de hoy vendré por ti todos los días

—No abuses Cullen

—Amor te has dado cuenta de la cantidad de miradas morbosas que provocas con cada uno de tus movimientos

—Y tú levantas suspiros con un solo gesto

—Vamos a comer— abrió la puerta ayudándome a subir, rodeo el auto y subió a su asiento

—Podemos comer comida china

—Si es lo que quieres

—Si hay uno buenísimo cerca de nuestro departamento

—Solo guíame

La comida había estado deliciosa, me había comido el rollo primavera y un par de camarones de su plato, ignore la mirada de desconcierto y seguí comiendo hasta que mi plato quedo prácticamente vacío bueno solo había quedado un poco de cada cosa.

Nos dirigimos a nuestro departamento, y salimos a caminar al parque teníamos tiempo que no lo hacíamos, de regreso lo convencí de que me comprara un batido de fresa, al principio se había negado diciendo que no era bueno que mezclara el batido con la comida china que lo único que provocaría seria una indigestión, pero en verdad que quería uno, puse en práctica la carita que utilizaba Alice y funciono, tuve que soportar un rato de sus burlas ya que según él había hecho sonidos muy extraños para un batido, pero lo había conseguido.

— Fin Flash Back—

Esta semana había estado demasiado extraña, ya era viernes por la tarde y yo estaba frente al televisor viendo la película de Diario de una pasión, muy romántica, una hermosa historia y mucho mejor acompañada de mi bote de helado de chocolate, me había abstenido de poner un poco en un vaso lo comía directamente del envase, comencé a llorar en una de las escenas

—Hola mi vida

—Ho…la— mi voz salió entrecortada

—¿Bella estas bien, porque lloras?

—Él… ella, es muy triste— lleve una nueva cuchara de helado a mi boca, el solo limpio mis mejillas con sus pulgares intentando no reír, lo amenace con la cuchara—No te rías de mi

—Es solo que…—soltó una carcajada, lo aleje de mi—Bella mi amor

—No me hables, no me toques, porque mejor no te vas y me dejas ver mi película tranquila

—Hablas en serio?

—Parece que estoy bromeando— lo observe fríamente, estaba enojada porque se había burlado de mí, yo solo estaba viendo mi película comiendo mi helado y el llegaba a burlarse que es lo que le sucede

—Voy a darme una ducha y regreso para ver que cenaremos

—Adiós— me había acabado el helado, me acomode en el sillón disfrutado de la película, lo escuche regresar sentí como se acercaba y después salía sin decir nada, solo se había ido, al finalizar mi película me enderece levante todos los pañuelos y el bote de helado vacio, deje la sala para escuchar una hermosa melodía que conocía perfectamente Debussy lo más extraño es que provenía de la cocina, la seguí y ahí él estaba frente a la estufa cocinando por el olor podía apostar que sería pasta.

—Que haces?

—La cena

—Y que cocinas?, quieres que te ayude en algo

—Es espagueti a la boloñesa, ya está listo solo siéntate

—Porque no me esperaste para ayudarte

—Amor no te ofendas pero tú y la cocina no son lo que se denominan amigas

—Bueno pero puedo ayudar en algo que no implique tanto trabajo

—Solo siéntate amor— me senté como me lo había pedido y solo me perdí viéndolo servir los platos lo pudo delante de mí y otro a un lado, abrió una botella de vino tinto y sirvió un par de copas

—Huele bien

—Amor…

—Humm—limpie la comisura de mi boca, estaba muy buena la pasta

—Ya se te paso tu momento de odio contra Edward

—Creo que si, pero si te vuelves a burlar de mi

—Amor es solo que es increíble ver a la impenetrable Isabella Swan llorando con una película romántica

—No te burles de nuevo

—Lo siento mi amor, no sé si es mi imaginación pero te noto algo sensible

—Definitivamente tu imaginación, debes de prometerme algo

—Dime

—Cuando nos casemos, podrías darme unas clases de cocina

—Claro, eso será muy interesante

—En verdad esta delicioso

—Que bueno que te gusto

Solo me permitió ayudarlo acomodar un poco la cocina, pero antes de que comenzara a hacer algo más me tomo de la mano y nos fuimos a ver un rato la tele, un programa sobre avances médicos, me acurruque en su pecho dejando que su mano rozara mi espalda

—Eso es…— cerré mis ojos y el solo se rio

—Olvidaba que odiabas ver esto

—Ya casi termina?

—Si unos minutos más

—Te espero en la recamara

—Voy en un minuto

Entre directo al baño a lavarme los dientes, el rostro, me quite la playera y la deje en el ceso de ropa sucia, entre a la habitación acomodándome el cabello

—Me gusta cómo te queda el color azul y el encaje— sonreí al verlo recostado en la cama, sin camisa y las manos detrás de su cabeza, su mirada puesta en mi

—En verdad te gusta?— asintió, me quite el pantalón quedando solo en ropa interior un bóxer de encaje, gatee por la cama hasta quedar sobre el bese su abdomen cerca del elástico de sus pantalón

—Bella

—Si amor— seguí besando su abdomen hasta llegar a su pecho, su respiración se detuvo al sentir que mi lengua rozaba sus pezones, bese su cuello, hasta llegar a sus labios, los entreabrió dejando que su lengua chocara con la mía

—Amor, eres tan…

—Sh… — roce sus labios, y baje de nuevo hasta el borde de su pantalón bese su abdomen mientras jugaba con su pantalón, roce su entrepierna logrando que su miembro comenzara a endurecerse movió su cadera, lo ayude a quitárselos, tome su miembro delicadamente haciendo jadear, roce la punta con mi dedo y lo deslice en todo su extensión, como es que algo como esto cavia dentro de mi

—Mi amor— su voz salió ronca, mi lengua rozo la punta de su miembro logrando un gemido fuerte, seguí lamiendo disfrutando de cada uno de sus jadeos, lo introduje en mi boca, mi mano se cerró en su contorno subiendo y bajando sin sacarlo de mi boca, estaba duro listo y yo estaba más que lista para recibirlo, aumente mis movimientos y como lo hacía siempre me separo antes de que lograra que terminara.

—Eres la mujer perfecta— me dejo sobre él, mordió mis pezones en lo que quitaba el sostén, lamio mi abdomen hasta llegar a mi ropa interior alce mi cadera para que quitara mi ropa interior

—Edward—alce mi cabeza para encontrarme con su mirada, en ellos se notaba el deseo y el grado tan grande de excitación que tenia

—Necesito probarte— asentí al instante lance mi cabeza hacia atrás con un sonoro gemido, su lengua recorrió mi intimidad, presiono sus labios sobre mi clítoris, arquee mi espalda ante la presión que ejercía era… comenzó a succionar logrando que mi mente quedara en blanco y solo de mis labios salieran gemidos acompañados de su nombre, mi cadera se movía buscando un mayor roce.

—Edward… Humm… por dios te necesito—chille

—Yo también te necesito— lo sentí incorporarse, me tomo por sorpresa cuando tomo mi pierna derecha y la dejo apoyada en su hombro, iba a replicar cuando su punta comenzó a rozar mi intimidad se detenía en la entrada y volvía a moverla, jadeaba por su roce

—Hazlo— moví mi cadera, gruño antes de entrar, ambos gritamos ante la sensación había entrado rozando puntos sensibles, cada movimientos era un nuevo roce, seguíamos moviéndonos, los gritos que salían de mis labios eran acompañados por los de él que aunque eran un poco más bajos eran lo suficientemente audibles, sus labios rozaron mi pantorrilla que estaba cerca de sus labios, grite mucho mas fuerte cuando sus dedos comenzaron a masajear mi clítoris aumentando el ritmo de las embestidas

—Así— me tense al sentir que el orgasmo estaba próximo, arquee mi espalda cuando el momento de mayor placer llego, unos minutos después fue Edward el que se tenso y lo sentí terminar dentro, bajo mi pierna de su hombro para dejarse caer sobre mi sin salir, nuestros cuerpos estaban húmedos

—Esto fue grandioso— acaricie su cabello

—Tú eres grandiosa, jamás me cansare de ti

—Eso espero porque yo no lo hare, y además pasaremos el resto de nuestra vida juntos

—Imagina la cantidad de cosas que podemos hacer?

—Mejor comencemos a averiguarlas

Lo hicimos una vez más antes de quedarnos profundamente dormidos, aun me parecía estar escuchando nuestros jadeos de la noche anterior, el cómo nos acoplábamos de la manera perfecta, aleje a Edward y jale la sabana para salir corriendo directamente al baño vomite todo lo de la noche anterior, no me sorprendía por el hecho de que había comido de mas y seguro solo era una maldita indigestión, iba a ponerme de pie pero resbale, antes de que tocara el piso Edward me había atrapado

—Tienes que recostarte

—Necesito lavarme los dientes— me sostuvo en lo que lo hacía, acaricio mi cadera y beso parte de mi piel desnuda la que no era cubierta por la sabana, cuando termine me cargo de regreso a la cama

—Creo que tenemos que hacerte un par de exámenes amor

—Solo es indigestión, ayer me comí un bote de helado y el enorme plato de espagueti , ya me siento bien

—No está de más

—Tenemos que levantarnos Alice no tardara en pasar por nosotros

—Debes de quedarte un rato mas recostada

—Ya me siento bien, te lo juro, solo voy a darme una ducha, pero si quieres puedes bañarte conmigo

El baño duro más de lo que tena previsto esta vez nuestro autocontrol se había desmoronado y había terminado recargada en el azulejo de la ducha con mis piernas envolviendo su cintura en lo que el entraba y salía de mi, termino un poco antes que yo pero continuo moviéndose hasta hacer que yo también lo hiciera había sido sumamente placentero.

Habíamos desayunado y acomodado un poco el departamento antes de que la duendecilla llamara para exigirnos que nos fuéramos de una vez a su casa, así lo hicimos parte de la mañana y la tarde la pase platicando con Esme de algunas cosas de la boda, era más relajante ver eso con Esme que no se comportaba como una maniática como las chicas, a las 4 Alice me arrastro hasta su habitación ya que debíamos de comenzar a arreglarnos, decía que era algo absurdo y exagerado pero tenía razón esta vez debíamos de hacerlo con bastante tiempo , el peinado, el maquillaje y todo lo demás debía de estar perfecto.

Un par de tirones de pelo, una gran pasta de maquillaje, fijador de cabello, perfume y que decir cuando me colocaron el Corsé azul, eso si que era una tortura, pero valía la pena acentuaba mi cintura y hacia que mis senos sobresalieran, una pequeña gargantilla y unos aretes a juego, mi cabello había sido rizado sostenido por pasadores hacia un lado, Rose lo llevaba suelto y Alice en un moño

—Nos vemos fabulosas

—Ya lo creo, seremos en centro de atención— hablo Rosalie mientras revisaba su apariencia

—Como soportaban esto— señale el corsé

—Quiero ver la cara de los chicos

—Y que esperamos— nos dirigimos a la sala donde debían de estar

—Pero que bien se ven todas— nos guiño un ojo Carlisle antes de darnos un beso y subir por las escaleras

—Wow, eso si que es sexy— señalo Emmett abrazando a su novia

—Y?— gire sonrojada

—Como pretendes que soporte toda la fiesta, cuando llevas eso puesto— rodeo mi cintura me levanto unos centímetros del suelo para poder besarme

—Es hora de marcharnos, hay un baile que nos espera— Emmett movió la cadera al ritmo de una canción que solo el escuchaba

Como siempre cada uno se fue en su auto, nuestras manos iban entrelazadas, besaba mis nudillos en cada oportunidad que tenia, cuando llegamos al lugar que se trataba de una mansión que estaba a las afueras de la ciudad, sería una gran fiesta la seguridad era inevitable, me ayudo a bajar del auto y ahí ya nos esperaban los demás y una pareja extra que no reconocí hasta que estuve a unos metros corrí a sus brazos que se hallaban extendidos

—Jake!

—Hola Bells— lo abrace, lo solté en el acto al recordar que su novia estaba ahí debía de comportarme

—Hola Leah, lo siento— le señale a Jake, ella me sonrió

—Hola Bella, son amigos yo lo entiendo— nos abrazamos

—Estoy muy molesto contigo Isabella, Hola Edward

—Hey que fue lo que hice— coloque las manos en mi cintura

—Se comprometieron y no pudieron decirlo, tuve que enterarme con el resto de la gente de esta ciudad

—Lo siento, pero es que como casi no te veo

—Pero existe un aparatito llamado Celular

—Vamos a entrar planean quedarse afuera— demando Emmett

Lo seguimos al interior de la mansión estaba arreglada de manera correcta, había mesas de bocadillos, meseros repartiendo copas con diferentes bebidas, la música retumbaba en todo el lugar y que decir el gran número de personas que asistían, las manos de Edward estaban ceñidas a mi cintura, no pude evitar reír ante su instinto sobre protector,

—Bella querida, te he estado buscando debes de venir, estamos juntado a toda la generación

—Y eso como que para qué?

—Hola Edward— saludo a mi prometido de una manera melosa, no la dejaría estar cerca de el

—Tanya— saludo sin humor

—Vamos Bella— tomo mi mano y me separo de Edward, el solo me hizo una seña de que estaba bien y se fue con los chicos, algo en mi interior se removió una opresión extraña

—Wow! Simplemente bellísima

—Gracias— evite ver a Demetri y me acerque a donde estaban las demás chicas en una conversación de un concurso de baile que sería entre las diferentes facultades

—Bella

—¿Que quieres?

—Podemos hablar un minuto

—Que no lo estamos haciendo— cruce los brazos sobre mi pecho lo cual creo no fue la mejor decisión ya que sus ojos bajaron lentamente hasta mi escote—Mírame a los ojos

—Lo siento es que te vez muy hermosa

—Solo era eso— me gire pero tomo mi brazo para evitar que me alejara

—Bella, se que fui un estúpido y lo siento ok, quiero levar la fiesta en paz contigo y tu ahora prometido

—A que viene ese cambio?

—Ya me di cuenta de que lo nuestro solo fue una noche y que no hay manera humana de que te separen de tu prometido

—Porque debo de confiar en ti

—Soy sincero con esto

—Ok, solo mantente alejado de nosotros

—Lo hare— regrese a la conversación de las chicas, cuando comenzaron a hablar de trivialidades me fui en búsqueda de mi hombre y junto a la barra estaba los tres, lo abrace y el hizo lo mismo aunque note que estaba un poco serio

—Que sucede?

—Que quería Demetri?

—Nada importante, vamos a bailar— tome su mano y lo conduje hasta el centro de la pista, comenzamos a bailar moviéndonos o más cerca que podíamos el estúpido vestido no nos permitía una cercanía que quisiéramos tenía demasiado vuelo.

El tiempo pasa cuando te diviertes y nosotros si que lo estábamos haciendo, el concurso de baile había sido divertido todos nosotros habíamos entrado pero nos habíamos salido antes de ser descalificados, yo había obligado a Edward ya que la respiración me comenzaba a fallar eso de bailar y estar riendo con un corsé no es buena combinación, pero tuvo su lado bueno ya que pudimos solo disfrutar o mejor dicho burlarnos de los movimientos extraños de algunos, entre ellos estaban Jake y Leah, después de unos minutos ellos también abandonaron la pista y note como Jake aventaba a un chico y Leah solo intentaba detenerlo, agradecí que los chicos lo vieran, Edward tomo mi mano y me ayudo a pasar entre la multitud hasta llegar donde estaba, con ayuda de Emmett lograron separarlos, yo abrace a Leah

—Que fue todo esto Jacob— le grite ya que la música era demasiado alta

—Ese estúpido toco a mi novia

—Solo me estaba saludando

—Y por eso casi debe de besarte

—No lo iba a hacer, es solo mi amigo Jacob Black

—No soy estúpido

—Pues te comportaste como uno

—Basta, chicos saquen a Jake hasta que se tranquilice yo estaré con Leah— camine con ella hasta el tocador

—Es un estúpido

— No llores ya se le pasara es algo sobre protector, lo hace porque te quiere pero debes de hablar con él

—Y que pretendes que le diga?

—Lo que te molesta, que deje de portarse como un maldito niño inseguro que madure

—Como si me fuera a escuchar

—Lo hará, eres todo para él, lo veo en su mirada

—Pero no tiene porque comportarse como un estúpido

—Es un estúpido— ambas reímos ella asintió

—Gracias Bella

—No hay de que eres a novia de mi mejor amigo y porque no, mi amiga

—Ya estas mejor— llego la pequeña Alice abrazando a Leah quien le correspondió asintiendo

—No le hagas caso todos los hombres son unos estúpidos y no me sorprende que Jacob lo sea, se lleva muy bien con Emmett

—Pero que Emmett no es tu novio

—Por eso lo digo, conozco lo que tengo por novio— todas reímos

—Bella tienes que venir

—Que sucede Susan

—Ven es importante

—Las veo en un momento— ellas asintieron y salí detrás de mi compañera de clase, hablábamos poco pero me caí bien

—Es ella— mire a ambos lados sin entender

—Tú podrás darnos una solución sobre cómo repartir los regalos a los asistentes

—Yo?, que no se suponía que debían tener todo esto previsto

—Los encargados no nos dieron las especificaciones

—Y porque tengo que hacerlo yo

—Tienes experiencia en este tipo de cosas—Bufe resignada

—Veré las listas

EVOP

Sacamos a Jake a los jardines, aun estaba un poco alterado vi a Bella perderse entre la multitud con Leah, las chicas la siguieron unos minutos después.

—Que crees que hacías?

—Ese estúpido intento besarla

—Ella dijo que es su amigo, que no se supone que confías en ella?

—Lo hago

—No lo parece

—Como estarían en esta situación?

—Solo tranquilízate y habla con ella— le dije calmado

—Podemos regresar

—No lo harás hasta que este calmado, así que podremos hablar de otras cosas

—Ok, dime porque se casaran tan pronto

—La amo Jacob

—Seguro que es por eso, o es porque viene alguien en camino

—No seas estúpido— rodé los ojos aunque la idea me agradaba, pero había decidido esperar— la amo y es por eso que le pedí ser mi esposa

—Y cuando se casaran

—No es el lugar para hablar de ello

—Bueno pero me invitaran

—Claro— la conversación cambio a otro rumbo pero sin tocar el tema de lo que había pasado cerca de una hora después decidimos que ya podíamos volver, buscamos a las chicas, las encontramos solo que mi ángel no estaba ahí

—Y donde esta Bella

—Una chica le pidió que la acompañara, dijo que era algo importante— espere unos minutos pero al no verla por ningún lado decidí ir a buscarla subí a la planta superior donde parecía que habían muchas parejas besándose y otras más que eso por el pasillo me encontré a una de las "amigas" o con las que llego a salir de fiesta

—Disculpa has visto a Bella

—La vi hace más de media hora entro a esa habitación

—Gracias— eso no me daba una buena espina, que se suponía que hacia mi prometida en una habitación abrí un par para encontrarme con imágenes que debía de borrar de ella, abrí la siguiente y me quede estático, la poca luz que entraba de la ventana me permitió ver una figura descansar en la cama y por la luz del pasillo note el vestido azul en el piso a los pies de la cama

—Creo que gano el mejor— vi a Demetri acercarse mientras se abotonaba la camisa con una sonrisa burlona

—Tu… Ella—apreté los puños, no podía creer que mi hubiera traicionado

—Es tuya se que se van a casar pero ella quiso pasar una última noche conmigo, creo que al fin de cuentas no la complaces totalmente

—Así que ustedes— mi pecho me dolía ella no había sido solo mía

—Creíste que porque estaba contigo me había dejado, lamento ser yo el que te diga la verdad, pero ella no se atrevió, ella siempre ha sido mía

—Disfruten su noche— quería partirle la cara, pero que caso tenia si ella estaba donde quería estar, baje los escalones de 2 en 2 escuche una voz familiar llamarme pero solo debía de ser mi inconsciente, llegue hasta mi auto pero mis llaves me fueron arrebatadas

—Devuélvemelas Black

—Que es lo que sucede Cullen?

—Tengo que irme

—Creo que te lo debo, vamos yo te llevo a casa

—Y Leah?

—Sigue sin dirigirme la palabra

—Y tu auto— lo único que quería era que me dejara solo, pero parecía que no lo haría

—Vinimos en el de ella, el mío esta en el taller, anda sube no dejare que te mates— me resigne y subí en el asiento del copiloto, le advertí que no quería hablar al respecto y respeto mi petición, no hablo en todo el trayecto, golpee el tablero odiaba lo que había pasado, como había sido tan estúpido para no verlo, desde cuando se estuvieron burlando de mi, que estúpido había sido, pero yo no era el juguete de nadie, esto se acabaría.

...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Playlist