No me dejes caer: Capítulo 35


 Remordimiento



EVOP

Ese día solo salí de mi habitación para comer algo, agradecí que nadie me hablara y tocara el tema de lo que había sucedido, tenía que seguir mi vida sin ella, como pretendía hacerlo si ella era la única mujer que había despertado esta clase de sentimientos en mí, pero encontraría la manera de hacerlo.


Apenas había sido capaz de conseguir dormir, pero tenía que continuar con mi vida y estaba seguro que envolviéndome en mi trabajo ayudaría en algo, los primeros tres días había doblado turno hasta que uno de mis colegas me había advertido que me iba a descansar o hacia que mi padre me suspendiera, enfadado me marche pero tenía razón yo debía de estar bien para poder cuidar a mis pacientes, si no que clase de atención es la que les estaría brindando, deje de divagar cuando me percate en donde estaba, golpee mi frente y continúe condiciendo había llegado a su departamento, me regañe por ser tan estúpido y no darme cuenta que ese lugar había sido una mentira, quien sabe cuántas veces ella había dormido con ese estúpido en la misma cama que lo hacíamos, golpee el volante descargando toda la ira que sentía, entre a casa y la deliciosa aroma de panques llego de inmediato, mi madre estaba cocinando, camine lentamente hasta llegar a la cocina y verla sacarlos del horno con extremo cuidado

—Hola Hijo, como estuvo tu día— acorto la distancia, me estrecho en sus brazos y me beso

—Lo mismo de siempre

—Hoy cenaras con nosotros, solo con tu padre y conmigo ya que tus hermanos tenían planes

—Si, solo voy a darme una ducha y regreso

—No tardes, que no quiero gritar— sonreí y me marche a mi habitación, tome un cambio de ropa y entre a la ducha, deje que el agua relajara cada uno de mis músculos, seque mi cuerpo y me coloque la ropa y fue apenas ahí que caí en cuenta de la pequeña cesta que aun seguía en mi baño, esa en la que había utensilios de aseo de ella no lo pensé dos veces antes de desecharla, salí antes de que Esme comenzara a gritar

—Pensé que te habías ido por la coladera—bromeo mi madre sonriéndome, yo la imite

—Nada de eso, solo necesitaba relajarme, Hola papa

—Edward— saludo antes de llevarse el sándwich a la boca

—Toma, te prepare uno

—Gracias mamá

—Y que tal van las cosas en el hospital?

—Nada importante, no he tenido cirugías, solo pacientes de seguimiento y algunos paros

—Bastante tranquilo

—Si, pensé que tendría un poco mas de acción

—Así son las cosas en esta profesión, además quiero pedirte algo

—Dime

—Vuelve a tu turno normal, se que has estado doblando y eso no te hace bien

—Lo intentare— metí a mi boca el ultimo trozo de sándwich

—No lo intentes, solo hazlo— iba a protestar, mi padre me vio duramente— no te lo estoy diciendo como tu padre sino como tu jefe, se que lo estas utilizando como una escapatoria, pero si sigues con este ritmo, tú mismo puedes llegar a perjudicar a un paciente

—Está bien

—Estuvo delicioso mi vida, pero tengo que revisar unas cosas nos vemos en un momento— vi que beso a mi madre y salió del comedor, tome un panque y un vaso de leche

—Y que tal están?

—Deliciosos, como tú solo sabes hacerlos

—Edward quiero hablar contigo, te di tu espacio un par de días, pero ya no soporto verte así

—Mamá si vas a hablar de ella no lo quiero hacer

—Tienes que hacerlo y sabes que puedes hacerlo conmigo, estoy aprovechando este momento que solo estamos tu y yo

—Que quieres que te diga— lo había dicho un poco más alto de lo que debía, me había levantado con las intensiones de irme

—¡Esward Cullen, sientate tú y yo vamos a hablar!— me sorprendió que mi madre me gritara y se notaba molestas, cosa que rara vez había visto en ella y la única vez que recordaba no había sido nada bueno

—Que quieres que te diga

—Dime qué fue lo que sucedió ese día, aun no logro entender— tome aire

—Fuimos a la fiesta todo iba bien, la vi hablar con él y cuando le pregunte me dijo que no era nada importante y le creí, fui estúpido como no me di cuenta, seguro ahí se pusieron de acuerdo donde verse— tome aire para continuar—después de estar bailando Jacob su amigo comenzó a pelear con otro chico, Emmett y yo los separamos y ella nos pidió que lo sacáramos hasta que se tranquilizara y así lo hicimos, cuando regresamos ella ya no estaba con ellas, se había marchado porque una chica la había buscado, me desespere al no verla por ningún lado y comencé a buscarla, subí al siguiente nivel, le pregunte a una de sus amigas si la había visto y me indico unas habitaciones diciendo que la había visto entrar hacia ya varios minutos, abrí varias habitaciones y vi cosas que no debería de a ver visto y en la cuarta vi su vestido en el suelo y su silueta en la cama, después Demetri se acerco terminándose de vestir, me dijo que se seguían viendo, que yo no era lo suficiente para ella y por eso ella lo seguía buscando, no soporte mas y me fui, Jacob me trajo me cambie y nos fuimos a un bar ambos necesitábamos desahogarnos—deje descansar mi rostro sobre mi cara

—Así que eso fue lo que sucedió— gruñí al escuchar la voz de Emmett, escuche un par de sillas moverse, se unían a nuestra conversación, lo que más deseaba que después de esto Emmett se llegara a burlar de mi.

—Si

—Aprovechare que están los 3, ahora díganme cual es su razón para dudar de ella

—Nosotros la vimos hablar con Demetri

—Nosotros ya nos íbamos y notamos que Demetri estaba con ella y la tomaba de la cintura— apreté los puños, ella si estaba con el

—Solo eso?

—Si, pero fue tiempo después de que Edward se marchara, que casualidad no lo crees

—Me voy a mi habitación— intente huir nuevamente, ella había corrido a sus brazos al notar que ya no estaba yo, era libre de estar con él

—¡SIENTATE! y no estoy bromeando Edward Cullen

—Hazle caso, mamá es de cuidado cuando está enojada

—Tu también cállate Emmett

—Mamá…

—Alice no estoy bromeando

—Edward, en toda tu fascinante historia omitiste el detalle de que comprobaste que era ella

—Eras más que obvio que era ella

—Así que no lo comprobaste, solo te dejaste guiar por lo que creíste ver y por lo que se chico te dijo

—Que querías que hiciera, que me pusiera a charlar con ella de cómo me había engañado—conteste de manera sarcástica, en este punto me había olvidado que era mi madre, solo sentía el odio que mantenía acumulado

—Debiste de hacerlo, quien les dice que esto no fue solo una trampa, había muchos que nos los querían juntos

—No mamá…

—Cuantas veces ella no se enfrento a sus padres por ti— se levanto importándole poco que la silla callera y su voz dejara de ser dulce para ir subiendo de volumen gradualmente— cuantas veces ella te demostró que te amaba, su mundo giraba a tu alrededor

—Es una excelente actriz, cuando la conocimos ella le importaba poco las demás personas

—Ella cambio por ti— me grito— ella tenía miedo de que en cualquier momento tú la dejaras y lo hiciste

—Ella me engaño mamá

—No puedes estar completamente seguro de ello, ni siquiera fuiste capaz de comprobarlo

—Mamá

—Ustedes cállense— les advirtió señalándolos, Alice se hundió en la silla—ustedes la juzgaron solo por algo que vieron

—Lo que vimos encajo perfectamente con lo que Edward vio

—Además ella no se veía tan mal cuando se enfrento a Edward, era como si…

—No olviden que es demasiado orgullosa para demostrar lo que realmente siente

—Pero eso no quita lo que hizo, ella no es la persona que tú crees mamá

—Las veces que platique con ella, fue absolutamente sincera en todos los aspectos, ella estaba perdidamente enamorada de ti, ella era capaz de seguirte a donde tú fueras

—Si fuera así porque me engaño, desde cuando nos estaba engañando, nos estaba manejando

—No puedes defenderla mamá— intervino mi hermana tomando mi mano

—Ella…

—No hables Emmett— vi a mi madre tomar aire y limpiar una lagrima que resbalaba por su mejilla

—No llores por…

— En verdad jamás pensé que me sentiría así, creí que los había educado mejor, pero estoy decepcionada de los 3— poso su mirada en cada uno de nosotros había decepción, dolor y enojo— de ustedes dos por creer algo de lo cual no están seguros, solo se guiaron por lo que vieron y lo que escucharon, y de ti Edward por ser tan estúpido para no comprobar, solo juzgar, por herir a esa chica a la que decías amar, la que era supuestamente "el amor de tu vida", en este momento ya no estoy tan segura de que ese amor fuera verdad.

—Mamá— llamo mi hermana que parecía iba a llorar en cualquier momento

—Descansen— tomo los platos de la mesa y entro a la cocina, los tres pensamos en lo mismo y la seguimos

—Mamá— se aventuro mi hermano

—En verdad chicos, en este momento no quiero hablar con ninguno de los tres, tal vez mañana, tengo muchas cosas que asimilar, buenas noches— nos apartamos de la entrada para dejarla pasar, no nos volteo a ver ni nos dio un beso como lo hacía cada noche, solo desapareció por las escaleras

—Creo que…

—Siento que mama este de su lado pero yo no puedo perdonarle algo así— interrumpí a mi hermana que se había recargado en la pared

—Ella deberá de entender que Isabella no es lo que aparenta— asentí a las palabras de mi hermano, en pocas ocasiones lo había visto tan serio

—Me voy a dormir, estoy cansado

—Buenas noches Eddie— me abrazo mi hermana, me dio un beso y despeino mi cabello

—Nos vemos mañana— me dio un golpe en el brazo antes de que saliera a mi habitación.

La semana siguió su curso, había regresado a mi turno, lo que menos deseaba es que mi padre también se molestara, mi madre aun se notaba dolida pero intentaba actuar como si nada, pero era algo mala en eso de fingir.

El viernes me encontré a una vieja amiga de la universidad de Londres, lo que era sorprendente, me invito a tomar un café , nos vimos cerca de donde estaba que resulto ser un café del centro de la ciudad, la reconocí al instante su inigualable cabellera negra azabache, me hablo de que se casaría pronto con su eterno novio, que resulto estar trabajando en la ciudad y ella se mudaría a NY para estar con él, sentí envidia, me pregunto por mi relación con "Bella" ya que había salido en todos los diarios, me sorprendería si al contrario no lo hubiera hecho, cuando le conté que habíamos terminado tomo mi mano y me dio ánimos, yo solo le sonreí y asentí, me gire al sentir que alguien me observaba y ahí estaba de pie en la entrada, es que el destino se empeñaba en que la viera después de lo que había sucedido, se notaba como si nada le afectara, me vio un poco mas su mirada era fría y calculadora, después siguió su camino, la vi pedir algo pagar y salir son mirarme una sola vez mas, dure un poco mas con Nora, me despedí y me fui a refugiar en mi habitación.

El lunes por la tarde estaba en la sala cambiando los canales en busca de algo que ver, pero no había nada a estas horas, me gire al escuchar que alguien se detenía detrás de mí

—Hola papá

—Edward podemos hablar un momento— asentí apagando el televisor, se sentó en el sillón junto al mío

—Que sucede?, si es por lo del hospital ya regrese a mi turno normal

—Lo sé y me alegro, pero es algo diferente, Bella tuvo un pequeño accidente el viernes— sentí mi estomago encogerse

—No me importa— intente aparentar indiferencia mi padre dejo escapar aire de sus pulmones

—Veo que sigues con las misma actitud, bueno pero no soy quien para cambiarla, creo que esto te interesara verlo— tome el sobre que me extendía y note la revista que tenía en sus manos, era Forbes en la que figuraba ella, aparte mi vista y abrí el sobre que me había entregado mi padre para notar que eran un par de exámenes, leí el nombre y eran de ella "Isabella Marie Swan", lo doble y lo deje sobre la mesa

—No me interesa, no soy su médico creo que esos se los debes de entregar a su médico no a mi

—No lo revisaras?

—No me conciernen a mí

—Está bien yo me los quedare, te dejo para que sigas viendo la televisión— salió tomando el sobre entre sus manos, me dio cierta curiosidad ver qué era lo que mi padre quería que viera en ellos, pero si quería cumplir con el estar lejos de ella debía de apartarme de cualquier cosa que se pudiera ligar nuevamente.

El viernes llego de nuevo antes de que lo notara y con él la graduación de la enana maniática, que se encontraba emocionada, pero aun así vigilo nuestra vestimenta, era sorprendente la energía que mi hermanita pequeña contenía, cuando llegamos al lugar nos sentamos junto con los Hale

—Edward es verdad que terminaste con Isabella

—Si Giselle— respondí educadamente lo que me hizo recordar que hoy también era su graduación, saque esa imagen de mi cabeza y me concentre en la ceremonia, el rostro de Alice al recibir su diploma fue muy gracioso lanzando besos y posando para las fotos, Rosalie fue más discreta un simple saludo y el posar delante de las cámaras era algo natural en ella.
2 horas más tarde nos encontrábamos en la casa de los Hale en donde habían preparado una comida en honor a los graduados, nosotros nos quedamos en la sala en lo que nuestros padres iban por los regalos, la plática fue cortada cuando Alice después de mucho observar su teléfono se deicidio a contestarlo

—Hola Isabella— se levanto intentando que no la escucháramos pero todos le prestamos atención, y era fácil escuchar su voz ya que Alice tenia el volumen al máximo

—Alice, yo…

—No crees que ya fue suficiente el daño que hiciste o es que te falto algo porque si es así dímelo para poder terminar con esto

—Bella nosotros creímos en ti, mi hermano creyó en ti y que es lo que tú hiciste— después de esa frase no la escuchamos por unos minutos hasta que su voz se alzo

—Bella escúchame Bella, que piensas hacer— nos levantamos al escuchar esa frase

—No me cual…— la vi volver a marcar una y otra vez pero el resultado era el mismo, pidió el celular a Jasper y después el de Emmett – lo apago

—Que te dijo— Pregunto Emmett antes de escuchar la respuesta salí, no deseaba verme envuelto de nuevo en una de sus mentiras. El resto de la comida vi a mi hermana utilizando su celular pero solo había una cara de frustración al final, desistió de seguir pegada al celular cuando mi padre le entrego su regalo un Porsche, mi padre tendría que soportar un par de multas por exceso de velocidad o porque mi hermana se estacionara mal, se arrepentiría de regalarle un coche, eso o que ya estaba cansado de que su auto sufriera las consecuencias.

El tiempo siguió su curso ya habían pasado dos meses, en los que me había conseguido un departamento, donde podía descansar, sin sentirme culpable por lo que estaba haciendo, aunque mi madre no me lo dijera sabia que el mismo sentimiento de decepción seguía en ella, mi departamento estaba bien ubicado a un par de manzanas del hospital, no era tan grande ni tan lujoso como en el que… bueno era perfecto para mi, y mi hermana me había ayudado a decorarlo, había comprado un piano y en mis tardes de aburrimiento me dedicaba a tocarlo y escribir nuevas melodías, había resultado como una perfecta terapia, necesitaba sacarla de mi vida y eso es lo que intentaba hacer.

Los chicos intentaban que regresara a mi vida normal pero esta no podía ser así, si ella se había buscado satisfacción en otros brazos yo también lo haría, al principio Tanya su amiga se había mantenido muy cerca de mí, aunque algunas veces habíamos estado cerca de intimar no lo habíamos hecho porque el recuerdo del cuerpo de Isabella venía a mi mente, me parecía verla, sus mejillas enrojecer debido a la excitación, sus ojos más oscuros por el deseo, su pequeño cuerpo temblar bajo el mío, sus jadeos y la manera en la que mi nombre salía de sus labios, pero aun así me forcé a hacerlo pero no sucedió nada, después vinieron otras chicas pero todo seguía igual, los fines de semana salía a los lugares de moda en busca de diversión y de encontrar con quien olvidarla, pero no lo conseguía, la odiaba más que nunca, había entrado en mi vida para quedarse, lo que agradecía es que había desaparecido.

Hoy teníamos un desayuno organizado por Giselle y mi madre en el cual nos pidieron estar presentes y aunque no me gustaba mucho la idea acepte solo por ser mi madre, quería mantener las cosas tranquilas con ella.

Cuando entramos al lugar donde sería el desayuno, me encontré con varias caras conocidas, todos los amigos de Bella, este sería un desayuno largo, Alice coloco su mano en mi hombro para reconfortarme, de no ser por mi madre me hubiera largado de ahí, pero ella nos necesitaba.

—Solo un poco mas y nos iremos

—No quiero estar aquí mucho tiempo

—Nosotros tampoco pero es por Esme y mama— respondió Rose

—Mejor hagamos esto más divertido— y ahí comenzó Emmett contando los hechos más divertidos en su oficina, nos hizo reír olvidando el lugar donde estábamos y solo recibíamos algunas miradas reprobatorias pero no nos importo

—Lindo desayuno— me levante con Emmett a mi lado

—Lárgate

—Soy invitado

—Solo aléjate antes de que te de tu merecido nuevamente

—Créeme que ya no me importas en lo mas mínimo, pensé que eras más inteligente pero eres realmente patético— Emmett y Jasper me sostuvieron para no partirle la cara en ese momento

—Lárgate antes de que sea yo el que te parta la cara imbécil— amenazo mi hermano

—Decías amar a Isabella y en la primera oportunidad desconfiaste de ella, creo que debiste de haberla escuchado

—Que dices?— los brazos de Emmett me contuvieron

—Ella te amaba y tu desconfiaste de ella, te dije que me vengaría de ustedes y lo hice, no pensé que fueras tan estúpido, solo conseguir a alguien que usara un vestido igual al suyo y fingimos que habíamos dormido juntos, alguien más nos ayudo guiándote hasta esa habitación y listo, no fuiste capaz de cerciorarte que fuera ella, solo te dejaste guiar por lo que creíste ver, tú la heriste más de lo que yo hubiera podido hacer

—Desgraciado— los brazos de Jasper me sostuvieron y mi hermano le dio un puñetazo en el rostro haciéndolo caer

—Que están haciendo?— llego mi madre molesta al ver el revuelo que habíamos provocado

—Él comenzó todo, se lo merecía

—Eso no justifica nada

—Tenias razón mama, fue una trampa este maldito lo hizo para alejarme de Bella

—Te dije que nunca me equivocaba— me miro reprobatoriamente pero acaricio mi mejilla con dulzura

—Mama tengo que irme— ella asintió, lo primero que pensé fue en correr y encontrarme con Bella, fui al único lugar donde sería posible que estuviera

—No manejaras en ese estado, dime a donde te llevamos

—Emmett

—Sube— muy a mi pesar subimos al auto de Jasper donde ya estaban las chicas

—A donde vamos?

—Ve al departamento de Bella— agradecí que manejara mas rápido de lo que lo hacía usualmente

—Edward

—Ahora no Alice

—Traes las llaves del departamento— asentí, dejo el auto con el encargado, el ascensor se abrió de inmediato, mis manos temblaban de no saber que debía de decirle pero ya con ella de frente se lo diría

—Déjame yo lo hago—Alice metió la llave y abrió entre, me detuve al ver todo completamente vacío, como si nadie viviera ahí

—¡BELLA!— abrí cada una de las habitaciones y todas estaban vacías la principal la que había sido la nuestra estaba igual— Se fue

—En serio hermano, si no lo dices no me percato de ello— mire envenenada mente a mi hermano

—Quien puede saber donde esta?

—Megan, la que fue su secretaria, era la única en la que ella confiaba

Tomamos de nuevo nuestros lugares en el auto, mi hermana llamo a la empresa para ver si estaba ahí, pero resulto ser que ese día no había asistido porque estaba de vacaciones, pero había logrado conseguir la dirección, tardamos más de una hora en dar con el lugar pero lo hicimos, era un edificio de 5 pisos, sin elevador y ella vivía en el cuarto si que hacia ejercicio, me detuve un segundo delante de su puerta para tomar aire, Rose toco y no sucedió nada, lo hizo nuevamente y no paso nada esperamos unos minutos y cuando decidíamos marcharnos la puerta se abrió dejando al descubierto a una chica delgada de pelo rubio

—Hola puedo ayudarlos

—Hola estamos buscando a Megan— se adelanto mi hermana

—Si ella está tomando una llamado, pero pasen— entramos saludando a la chica, era un departamento pequeño, no era la gran cosa pero sabía que esa chica trabajaba duro por su hermana.

—Lily quien era?

—Te buscan Meg

—Quien me…— se detuvo y su sonrisa se borro al vernos ahí a los 5

—Que hacen aquí?— pregunto dejando que su mirada se posara en cada uno de nosotros, como si estuviera analizándonos

—Donde esta Bella?— quería saber dónde está y no tenía tiempo para charlar, necesitaba buscarla no me importaba si había regresado a casa de sus padres y tenía que entra ahí, lo haría sin importar que no volviera a salir.

—Edward ella… se fue

—Vaya chica, dinos algo que no sepamos— corto mi hermano nuevamente, él y su sarcasmo

—Como que se fue, pero a donde.

—No te lo puedo decir— se encogió de hombros

—Necesito hablar con ella

—Después de la manera en que la trataste y que todos la juzgaron—señalo a cada uno, en sus rostro se leía el coraje que sentía ante nosotros—ella tomo la decisión de alejarse

—Dime donde esta— la tome del brazo pero mis hermanos me hicieron soltarla

—No te lo diré— retrocedió un par de pasos

—Necesito hablar con ella, fui un estúpido

—Ya es tarde, ella no planea regresar en mucho tiempo

—Debes de decirme donde esta, tengo que hablar con ella

—Lo siento Edward pero no puedo hacerlo, la lastimaste, intente hacerla que se quedara pero ella ya no tenía nada que la hiciera quedarse y simplemente se fue

—Cuando se fue?

—El día de su graduación, hace más de dos meses

—He intentado hablar con ella, pero no contesta su teléfono— me gire hacia mi hermana que se encogió de hombros

—No lo harás porque ella ya cambio su teléfono, modifico todo, comenzó de nuevo

—Megan tienes que darme su número, dime donde la encuentro

—Lo siento Edward, Bella dejo algo para ti— la observe entrar a una de las habitaciones y después salir con una mochila en sus manos y una cajita en la otra, esa cajita era donde yo le había regalado la pulsera—son tus cosas y esto también te pertenece

—Gracias, dime qué quieres que haga para que me digas donde esta— estaba dispuesto ir al mismo infierno

—Ella es mi amiga y no permitiré que la lastimes nuevamente, la rompiste Edward, tu mejor que nadie sabía que en apariencia es una chica dura pero en realidad es una chica frágil y delicada, si está en mi impedir que vuelvas a herirla, lo hare

—Soy un estúpido—me deje caer llevando mis manos a mi cabello—si es necesario no me moveré de aquí

—Yo no te quiero en mi departamento

—Entonces dime donde esta

—No lo hare Edward, puedes rogar todo lo que quieras pero no lo hare se lo prometí

—Has hablado con ella

—No, desde que se fue no he sabido nada de ella

—Por favor tienes que decirme donde esta necesito encontrarla

—Ella solo hizo lo que tú le pediste, desapareció de tu vida— con esas simples palabras me hicieron sentir el ser mas ruin que existe, yo le había dicho que desapareciera de mi vida y ella lo había hecho, en este momento es cuando me odiaba más que nunca, había perdido a la mujer que mas amaba por una estupidez si al menos la hubiera dejado hablar, pero no mi maldita hombría me había cegado y había dudado de ella, le había gritado, la había herido y la había traicionado rompiendo nuevamente la promesa de no dejarla sola.

—Megan tienes que decirnos donde esta— mi hermana se acerco a ella

—Ustedes le dieron la espalda, ustedes que criticaban a sus "amigos" y resultaron ser hasta peor, por lo menos con los demás ella sabía a qué atenerse y ella confiaba en ustedes y fueron los primeros en traicionarla

—No tienes que decirlo ya lo sabemos, queremos enmendar ese error

—Es demasiado tarde, que es lo que hizo que vieran que ella decía la verdad

—Demetri…

—Perfecto en verdad perfecto, pudiste confiar en lo que te dijo ese estúpido pero no confiaste en tu prometida, ni siquiera la dejaste hablar solo la juzgaste— sentí su dedo encajarse en mi pecho

—Fui un estúpido

—No lo fuiste, lo eres y por eso la perdiste, es hora de que te enfrentes a esa realidad

—Solo dinos donde esta— la voz de Rosalie era filosa

—No lo hare y quiero que se vayan

—No hasta que nos digas donde están

—Váyanse antes de que llame a la policía

—Solo queremos que nos digas algo, es tan difícil

—No romperé una promesa por ustedes— tomo aire— váyanse

—No— me cruce de brazos

—Lily llama a la policía

—Pero Meg

—Solo hazlo cariño

—Vámonos, pero regresaremos— sentí que mi hermano me empujaba, camine resignado hasta el auto, en ese punto las lagrimas bajaron por mis mejillas, que estúpido había sido, la había perdido por no confiar en ella, había sido una trampa demasiado infantil y sencilla de descubrir pero yo había caído como un idiota, un par de brazos me rodearon y ahí me quede dejando que las lagrimas siguieran su curso sintiendo como las manos de Alice acariciaban mi espalda.

—Vamos a casa, esta noche no te dejare solo— asentí, el camino me pareció eterno, pero apenas llegamos me fui directo a mi habitación, me quede dormido al principio fue relajante ya que no soñé absolutamente nada, pero después comencé a revivir el peor momento, cuando todo había terminado, cuando le había gritado y la había llamado una cualquiera, la había herido

Me desperté revolviéndome el cabello, Demetri tenía razón en que yo la había herido más que cualquier otra persona, había roto la promesa de no dejarla y hasta rompí nuestro compromiso, Alice se había encargado de cancelar todo. Baje al notar que eran cerca de las 2 ya sería casi hora de la comida y tenía que ver a mi madre para disculparme por lo ocurrido, los encontré en la sala viendo las noticias

—Como estas?— mi madre me rodeo dejando que mi cabeza se apoyara en su hombro

—Siento lo que sucedió en su desayuno, aunque me hubiera gustado ser yo quien lo golpeara

—Al menos este desayuno sirvió para que abrieras los ojos, que buena falta que te hacia

—Bella se fue

—Ya lo sabía

—Tú lo sabías?

—Estuve llamándola y al no contestar decidí ir a su departamento y el portero me dijo que ella se había mudado

—Y porque no me lo habías dicho

—Porque tu no querías saber nada de ella

—Sabes donde esta?

—No, ella se fue sin decir nada, el portero también me dijo que ella iba a vender su departamento

—Hola familia— vi a mi padre que nos observaba con seriedad

—Hola cariño— mi madre camino hasta él y lo beso

—Papa— saludamos los tres y Rose y Jasper lo hicieron pero más bajito

—A que debo la reunión

—Al fin tu hijo abrió los ojos

—Ya era hora, vuelvo en un segundo— lo vi salir y regreso mas rápido de lo que creí— toma creo que debes de ver esto

—Otra vez con esto?, papa no crees que estos estudios ya no son los mismo ya pasaron más de 2 meses

—Bueno— extendió la hoja y comenzó a leer— hemoglobina baja pero en niveles normales, hematocrito normal, triglicéridos normales, GCH 4 000, Leucocitos…

—Espera déjame ver eso, GCH elevada—tome los estudios detuve mi mirada en ese punto y tenía razón estaba elevada

—Que sucede?— pregunto mi madre

—La GCH esta elevada

—Carlisle eso ya lo escuche, pero les recordamos que no sabemos de qué hablan, pueden hablar en nuestro idioma

—Edward, quieres explicarles

—Esa hormona solo se eleva cuando… ¿Bella está embarazada?— los gritos de mi hermana y mi madre estuvieron a punto de dejarme sordo

—Seremos tías Rose, seremos tías—saltaba mi hermana junto con la rubia, mi madre se había abrazado a mi padre

—Porque me lo dices ahora, no crees que hoy tuve suficiente con saber que me porte como un imbécil— estaba… no tenía una palabra para definir los sentimientos que me invadían eran tatas cosas

—No creo que tuvieras suficiente, te lo merecías por lastimarla de esa manera

—Porque no me lo dijiste antes?— le reproche

—Tú no querías escuchar nada que tuviera que ver con ella, yo te dije que había tenido un pequeño accidente y no te importo, es por eso que le hicieron los exámenes, cuando la vi salir del hospital ella iba demasiado triste, había llorado me preocupe y le pregunte a su médico, me dijo que estaba embarazada y que parecía que no estaba muy feliz con eso, que no había parado de llorar, es por eso que salte algunas reglas para que tu logras ver estos estudios y fueras a buscarla, pero tú ni siquiera los leíste, si lo hubieras hecho aun la abrías encontrado. Fue antes de su graduación— me deje caer en el sillón con las manos en mi rostro

—Papá no seas tan duro— chillo mi hermana que me abrazo

—No hay lugar para ser blando, Edward ya es un hombre que se comporte como uno, para mí sería más fácil no haberle dicho nada ahora que Bella desapareció, pero debe de saberlo tiene que cargar con eso, tiene que aprender de sus errores

—Crees que ella…— levante la mirada hacia mi padre sentía las lagrimas bajar por mis mejillas, ella había llorado con la noticia de que sería madre, la había lastimado, sería capaz de…

—No lo sé, pero no la culparía por hacerlo

—Que están insinuando— pregunto mi madre asustada

—Si ella continúo con el embarazo o… termino con él

—Ella…

—He intentado rastrearla en todos los hospitales del país, y en otros lados, pero no hay rastros, ella desapareció

—Si ella no quiere ser encontrada no la encontraremos— me gire hacia mi amigo al igual que los demás, el mantenía su vista fija en sus manos

—Porque dices esto?, se supone que…— no me dejo terminar, levanto su mirada

—Edward en el tiempo que la trate y la llegue a conocer, supe que es una chica, orgullosa, fuerte, decidida, consigue lo que se propone así que… lo siento pero no creo que la encuentres hasta que ella desee ser encontrada

—La voy a encontrar— me levante furioso, tome las llaves de mi volvo y Salí de la casa, escuche paso detrás de mí, pero no me detuve, maneje de nuevo a casa de Megan, detrás de mi llegaron mis hermanos subí las escaleras de 2 en 2 tome aire antes de tocar

—Que hacen nuevamente aquí— entre sin importar no ser bienvenido— claro pasen

—Megan te lo ruego dime donde esta Bella

—Que parte de la que no te lo diré, es la que no comprendes

—Necesito encontrarla, tú lo sabes cierto— tome sus brazos con cuidado de no lastimarla

—No entiendo de que me hablas— tembló en mis brazos

—Megan lo sé, se que ella…

—Edward…

—Tu sabias que Bella está embarazada

—Es cierto y tu lo sabías— ella mantuvo la mirada puesta en el piso

—Como lo descubriste?

—Mi padre se entero por unos estudios que le realizaron a Bella, pero eso no importa, necesito encontrarlos y tú me dirás donde están

—Edward, ella se fue para sanar el daño que le provocaste, no volverás a lastimarla y menos ahora— tomo una bocanada de aire—no te lo diré, yo no rompo una promesa, para mí las promesas si tienen un significado importante

—Yo…

—Tú la rompiste, le prometiste no dejarla y lo hiciste, yo no la romperé, pero tú hiciste todo este daño, tú debes de repararlo por tus propios medios, solo puedo desearte suerte en tu búsqueda, la necesitaras— quito mis manos de sus brazos y abrió la puerta

—Megan por favor

—Está bien solo te diré…— sonreí lo había logrado estaba un paso más cerca— que no la encontraras tan fácil, es más puedo apostar a que no lo harás

—Qué?, no me darás una pista o algo

—Ya te lo dije yo no rompo mis promesas, y por favor dejen de venir no voy a cambiar de opinión, además no son bienvenidos— cerró la puerta en mi rostro

—Te lo dije— Jasper me dio una palmadita en el hombro antes de comenzar a bajar, me resiste de las ganas de lanzarlo por las escaleras por lo que me decía, pocas veces se equivocaba cuando había analizado a una persona, y con Bella lo había hecho.

El tiempo había pasado cerca de 3 años, había contratad aun investigador pero ni él había logrado dar con su paradero, ella había desaparecido y sabia que solo había una manera de que eso fuera posible y me negaba a darlo por hecho, solo estando muerta es que no abría un solo rastro de ella, pero no podía estarlo. Había continuado creciendo en mi profesión pero me había envuelto en mi trabajo, me había vuelto una clase de ermitaño, lo único que ocupaba mi cabeza era ella y nuestro bebe o tal vez era niña tan hermosa como su madre una mini—Bella

BVOP

Habían pasado ya un poco mas de 3 años, me había mudado a Londres, en un principio fue difícil, la parte más dolorosa fue el darme cuenta de que estaría sola, las primeras semanas me engañaba pensando que era un mal sueño y que en cuanto despertara él estaría ahí o mejor aun que vendría por mí y me diría que me amaba, pero eso era imposible él no sabía dónde me encontraba, había borrado todo rastro, al principio las revistas dieron a conocer nuestra ruptura unas semanas después no pude contenerme de comprar una revista donde había salid su nombre ahora el estaba saliendo con Tanya, un par de lagrimas bajaron por mi mejilla después de todo ella se había quedado con él.

Después de eso evite todo lo que pudiera recordármelo y me aislé en mi trabajo, pero debo de agradecer a Ángela que me había hecho salir de nuevo al mundo a continuar con mi vida, agradecía a quien me la había puesto en el camino, un día solo llego a mi puerta pidiendo por trabajo, ella era al igual que yo había huido, no tenía nada y necesitaba un trabajo para poder sobrevivir, ella me ayudaba con la casa y laboraba como mi asistente, aunque eso había cambiado ella tenía un excelente carácter y habilidad para tratar con niño por lo que era la niñera de mi pequeño Evan

Había sido un embarazo difícil, pero Ángela y Damián un buena amigo habían estad ahí para ayudarme con él, cerca del quinto mes había sufrido una pequeña caída debido a un desmayo poniendo en riesgo a mi pequeño, por lo que dure en cama cerca de un mes, pero por el haría cualquier cosa y la muestra es que había sido el bebe más hermoso, la primera vez que lo vi y lo tuve en mis brazos me sentí completa como no lo hacía en mucho tiempo, su llanto lograba que mi corazón se contrajera y sus pequeñas risitas eran música para mis oídos, era una réplica de su padre a excepción del color de cabello que era como el mío.

Mi vida había vuelto a la "normalidad", había regresado a ser la Bella fría, impenetrable y letal en los negocios, mi empresa había comenzado siendo algo pequeño en un par de meses conseguí poder hacerme de mis propio piso, teniendo un grupo pequeño de empleados, en este momento ya no solo era un piso donde estaba mis oficinas, ya tenía mi propia corporación, tenía cerca de 10 empresas funcionando y siendo de las mejores en el ámbito económico, 5 en Europa, 1 más en Canadá, otra en Asia y por ultimo 3 en América, había logrado posicionarme entre una de las empresas más importantes y esto solo en un par de años, logrando opacar a grandes empresas y desaparecer unas cuantas más para lograr nuestra expansión y digo nuestra, porque mi socio y yo lo hacíamos a la par, aunque afortunadamente me mantenía a la delantera, en un punto pensé que el llegaría a sentirse opacado por el gran mercado que había abarcado, pero fue todo lo contrario me dijo sentirse orgulloso de mi, de saber que era una excelente empresaria, este hombre se había ganado mi respeto y admiración, tenía la oportunidad de crecer más si lo deseaba, pero para él era más importante su familia que el dinero. Tenía razón y yo seguía su ejemplo, aunque seguía siendo la mujer más fría en el trabajo, no descuidaba para nada a mi hijo pasaba la mayor tiempo posible con él, intentaba ser la mejor madre para mi pequeño mostrito.

Como lo había predicho mi padre comenzó a ir en picada, sus negocios iban disminuyendo debido a no tener un buen manejo, me entere de que había despedido a un grupo de ejecutivos de los mejores que tenia, solo por no acatar sus tácticas desesperadas, fue ahí cuando tome la decisión de que era momento de abrir un par de oficinas en New York, emplee a todos los ejecutivos que mi padre había despedido lo que mas sorprendió es que entre ellos estuviera Maxwell, este hombre se había entregado a las empresas Swan desde que tenía memoria, pero había sido una ganancia para mi, con su salida mi padre perdió cerca de 30 inversiones fuertes, inversiones que Maxwell logro que lo siguieran, por lo que estaban en mi poder y él se había quedado con el puesto directivo en esas oficinas, lo mejor de todo es que también estaba Megan mi fiel amiga y que tenía el puesto de mi asistente personal, su sueldo se había triplicado y podía llevar una mejor vida, la que merecía.

Debido a los malos manejos de mi padre, ni se había percatado de que una empresa había comenzado a comprar acciones primero un par, después un poco mas hasta tener 45% y fue ahí cuando se dio cuenta de que estaba perdido, estaba por perder el control de su empresa para pasar a ser un socio, y si esa había sido yo, el momento porque el que había esperado estaba por llegar, el cual había trabajado duramente, un solo objetivo destruir a todos los que me habían lastimado.

—Mami!— me levante de mi silla, debia de ir saliendo del ascensor siempre hacia lo mismo, gritaba para ser anunciado, abri la puerta de cristal de mi oficina, me incline para recibir a mi bebe en mis brazos, era el pequeño más hermoso, su tez pálida, ojos verdes y cabello castaño.

—Te extrañaba mi amor— lo tome en mis brazos presionándolo contra mi pecho y sintiendo sus bracitos rodear mi cuello y un par de besos en mi mejilla.

—Hola Bella

—Pasa Angie, porque tardaron?

—Alguien se resistía a dejar a su maestra

—Así que me cambias por tu maestra— hice un mohín, ganándome un beso de su parte

—No mami

—Es porque ya no la vas a ver?— asintió jugando con mi cabello— mi amor te prometo que tendrás nuevos amiguitos

—No quiedo ime

—Solo será por un tiempo veras que regresaremos

—A qué hora nos iremos?

—En 5 horas

—Así que es hora de volver— Ángela enarco una de sus cejas

—Sí, es tiempo de cumplir con mi objetivo, quiero estar delante de cada uno, cuando lo pierdan todo— bese la mejilla de mi pequeño, hundiendo mi rostro en su cabello.

...

3 comentarios:

  1. Hola, la verdad no se que decir todos tus fics aon de una calidad impresionante, de verdad eres una excelente escritora con ideas originales y excelente forma de narrar. Pensaras que soy una persona cruel pero tengo que decirte que me encanta lo que esta haciendo Bella y la actitud que tomo y aunque se que esta terminado espero que Edward sufra mas porque de verdad se lo merece por la forma en que la trato. Felicidades por tu fic!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bennet17, no eres demasiado cruel... él en realidad se lo merece. Para satisfacer tu vena vengativa lo veras sufrir un poco mas ;)

      Buen miércoles!

      Eliminar
  2. no puedo dejar de releer este cap♥ y los siguientes los amoooo!!!
    Por cierto el nuevo diseño me esta volviendo loca!!! :_

    ResponderEliminar

Playlist