No me dejes caer: Capítulo 36


 Rencuentro y Verdad a medias



—Bella, estás segura de esto

—Es lo que había esperado por mucho tiempo—coloque a Evan en el piso y este corrió a subirse lentamente en mi silla, un par de brinquitos y lo logro, eso me hizo sonreír

—Que hay de…

—El tiene su vida y yo tengo la mía, yo no hice nada de lo que me deba de arrepentir, así que no tengo por qué ocultarme— cruce mis brazos. — Él decidió no escucharme, ahora no tiene porque reclamarme nada.

—Y que hay de…— me señalo a Evan que felizmente dibuja en uno de los papeles sobre el escritorio, solo esperaba que no fuera algo importante

—No sabrá de él, Evan es solo mío

—Pero él sigue preguntando por él, hasta cuando le vas a decir la verdad, decir que si puede conocer a su papá

—¿Mi papi?— pregunto una vocecita detrás de mí, sus ojitos brillaban y veía a Ángela y luego a mi

—Ya te lo dije amor, el viaja mucho— le sonreí

—Quiedo tene un papi como mis amiguitos— esas palabras me rompían el corazón, no le había negado nada de lo que me pedía, pero esta era la única cosa que no estaba dispuesta a darle, no me iba a arriesgar que él lastimara a mi bebé

—Lo siento corazón pero ahora no es posible

—Cuando será posible Bella— siempre esta conversación terminaba mal

—Ángela ya hemos hablado de esto, Evan puedes ir con molly ella te tenía un regalo— lo ayude a bajar de la silla y salió corriendo hasta llegar con mi secretaria que inmediatamente lo abrazo, todos lo amaban y quien no lo podría hacer

—Bella debes de decírselo y dejar que Evan conozca a su padre

—Y que tal si él lo rechaza y lo lastima

—No puedes saber qué es lo que va a pasar, pero debes de hacerlo, Evan es muy inteligente y cada día pregunta más por él, va a llegar un punto que ya no estará conforme con esas respuestas

—Aun hay tiempo, así que cuando ese día llegue me preocupare, es hora de irnos

—Y si te lo encuentras, estarás de vuelta en New York, estarán en la misma ciudad

—El está bastante ocupado, saliendo con una chica diferente cada noche, así que no creo encontrármelo, no frecuentaremos los mismos lugares

—Estaremos ahí por un par de meses

—Lo sé— respire profundo— pero en verdad tengo que hacer esto, es por lo que he trabajado todo este tiempo

—Para una venganza

—Un ajuste de cuentas, para que se respete en este mundo laboral

—Te respetan, eres admirada, aun cuando todos desconozcan el rostro y el cerebro detrás de corporación Diamond

—Esa será la sorpresa más grande que se llevaran todos en el baile del fin de semana

—No te voy a juzgar, se que tienes motivos para hacer esto, pero no dejes que eso te cambie, Evan te necesita tal y como eres ahora

—Es que he cambiado?

—Con él no, pero temo que sin querer lo hagas

—Eso no pasara

—Mami! Mida es un libo de colodea

—Dijiste gracias

—Si

—Es hora— lo tome en brazos, me despedí de mi secretaria y espere a que el ascensor llegara

—Dam-Dam— sonreí al escuchar a Evan, había visto a Damián que frunció el seño por como lo había llamado

—Ev-Ev— reí al ver que ahora el turno de mi hijo de hacer un adorable pucherito y cruzar sus bracitos, me lo quito de mis brazos

—No me guta que me digas así

—A mi tampoco y sin embargo lo sigues haciendo enano – beso su cabecita— así que ya te vas a New York

—Sí, tengo cosas que arreglar antes de que la bomba estalle

—Así que momentáneamente la empresa principal será NY

—Sí, quiero que estés muy al pendiente de cada movimiento…, Evan no hagas eso amor— reí al ver que intentaba pintar el rostro de Damián con uno de sus crayones

—Sí que extrañare a este enano

—Como te iba diciendo, no quiero que se te escape nada, vigila a los de contabilidad se están atrasando con su trabajo y el reporte semanal lo quiero…

—Los lunes antes de las 9, lo sé Bella, no es la primera vez que quedo al frente, además sabes que puedes confiar en mí

—Lo siento es solo que a veces me dejo llevar

—Intenta no preocuparte tanto, debes de dedicarle más tiempo a mi pequeño, los cambios siempre son algo duro y más para él

—Qué clase de madre crees que soy— fruncí el ceño y reí inmediatamente ya que Evan me había imitado, además colocando sus manitas sobre su cintura, como lo hacía yo cuando fingía estar molesta con él, tome a Evan en mis brazos para besarlo y el sonrió

—Eres la mejor madre, nadie como tu— beso mi frente y Evan lo alejo de mí

—Aun sigues cuidando a tu mami?

—Mía— me abrazo no sin antes sacarle la lengua

—Te cortare la lengua enano

—Mami—tapo su boquita con amabas manos

—Y yo te cortare otra cosa amigo— el solo levanto las mano en señal de paz , Ángela solo sonreía, no era la primera vez que presenciado esta discusión.

—Bueno olvidando tus sádicas amenazas, ahí estaré el sábado para ver como la bomba estalla

—Te necesito ahí—apreté su mano

—Sabes que no te dejare

—Gracias— bese su mejilla, a partir del sábado cuando supieran que era yo la dueña de tal corporación, el nombre de Isabella Swan dejaría de estará en el olvido, para convertirse en el terror de muchos.

Le coloque la gorra a Evan e hice que descansara su rostro contra mi hombro, las puertas se abrieron y una pequeña ráfaga de viento entro, estaba haciendo demasiado viento y lo que menos deseaba es que mi pequeño se enfermara

— nos veremos el sábado

—Ahí estaré, cuídense y angie si es necesario dale un jalón de orejas a esa mujer

—Lo hare

Salimos a la calle donde ya nos esperaba una camioneta, acomode a Evan en su asiento el cual detestaba pero nada más seguro, fuimos a comer y de ahí directo al aeropuerto, agradecí que nuestro vuelo no se retrasara por el mal clima, acomode el asiento para que Evan pudiera dormir, en cambio tomo su nuevo libro de colorear y lo hizo por cerca de media hora, después se mantuvo pegado a la ventanilla viendo las nubes y en un instante se quedo dormido, lo acomode y lo arrope, me encantaba verlo dormir, ver a pequeño más hermoso y era mío, el solo pensar que había estado a punto de perderlo me hizo erizar la piel, pero eso era pasado el estaba aquí conmigo y yo siempre estaría para él.

En algún punto del vuelo me quede dormida, fue despertada un par de veces cuando cierto mostrito había sentido la necesidad de ir al baño, aparte de eso el vuelo fue bastante tranquilo, no me atreví a despertarlo cuando llegamos a nuestro destino, ya no había marcha atrás ni muchos menos rango de equivocación, cualquier paso en falso podría costarme muy caro y esta vez yo no sufriría las consecuencias, me acomode el cabello debajo de un gorro, mis lentes oscuros mi bolso y mi pequeño en brazos cubierto por una manta, apenas estuve dentro de la terminal entre vi a Megan que me hacía señas mi sonrisa fue igual de amplia que la suya

—Hola Meg

—Dios sigues estando igual o mas hermosa, ya te extrañaba— me abrazo con cuidado de aplastar al bultito que tenía en brazos—puedo verlo

—Aquí no, será mejor que vayamos por nuestro equipaje

—Descuida eso ya lo tengo cubierto, un par de chicos ya está en eso, nosotras nos vamos adelantando, ellos lo llevaran a tu casa— la seguí entre la multitud de gente que corría de un lado al otro, alcanzamos las puertas y ahí estaba un camioneta esperando, reconocí a mi chofer era Peter, me serio amablemente y cerró la puerta después de subir

—Angie, ella es Megan— comencé con las presentaciones, ambas se saludaron

—Ella es Diana, es nueva en la empresa y como necesitaba un poco de ayuda la traje

—No importa, es un placer conocerte

—El placer es mío

—Y este mostrito que se está despertando es Evan— lo descubrí, se tallaba sus ojitos mientras bostezaba

—Es idéntico

—Solo el cabello es como el mío— lo senté en mi regazo, el giro su rostro contrariado al sentirse perdido, vio a Megan y luego a mi

—Hola Evan

—Hola— se apretó contra mi pecho

—Ella es Megan, es una amiga mía— él le sonrió

—Es precioso

—Sí lo es

—Todo está como lo pediste, las cosas en su sitio y los papeles de la guardería del pequeño

—Perfecto

Nos atoramos en el trafico, así que tardamos más de media hora en llegar a nuestro nuevo hogar, era un Pent—house cerca de donde había vivido antes, había elegido la zona por estar tan cerca del parque y quedaría cerca de la guardería de Evan, además era la quinta avenida.
Entramos a nuestro edificio y subimos al ascensor, llegamos hasta el último piso ahí estaba nuestro nuevo hogar, Megan me entrego las llaves tome un poco de aire y abrí la puerta el lugar era realmente maravilloso y un pequeño corrió a conocer todo el lugar, solo lo vi salir de una habitación para entrar a otra

—Creo que le gusto

—Es enorme y hermoso, además la vista es increíble— señalo Ángela impresionada de la maravillosa vista que se extendía por los amplios ventanales

—Mami!

—Dime corazón

—Hay una tele enomeeeee!— me grito abriendo sus bracitos lo mas que podía, sabía que había encontrado el Hometheater, exclusiva para ver películas aunque sabía que serian de Disney

—Bella esto es hermoso

—Una muy buena inversión— le sonreí a Ángela

—Bella ellas son Vicky la encargada de la limpieza y Dafne la cocinera

—Mucho gusto— les sonreí a ambas y ellas parecieron sorprenderse ante mi reacción, creo que no habían trabajado con gente muy amable

—Ella es Ángela mi amiga y la encargada de cuidar a ese mostrito que anda inspeccionando la casa

—Es muy hermoso— le sonreí agradecía a Dafne era una mujer de cerca de 40 años

—Gracias, Evan cariño ven un segundo

—Mami!, me tode— rodé lo ojos y camine hasta llegar a la ultima habitación que lo había visto entrar, lo encontré debajo de uno de los sillones, en realidad la mitad de su cuerpecito

—No preguntare como llegaste ahí— lo ayude a salir y lo abrace, le presente a Vickyy Dafne, les regalo una hermosa sonrisa, antes de pedir conocer su habitación

Habíamos conocido el resto de la casa, el estudio poseía una estantería llena de libros y un piano, una pasión que recientemente había vuelto a adquirir, me encantaron los grandes ventanales que dejaban al descubierto la ciudad, la terraza era espectacular y la habitación de Evan le había fascinado al igual que la mía.

El resto del fin de semana lo dedicamos a poner en orden lo poco que faltaba, lo había llevado al parque y había quedado maravillado, aunque dormía en su cama siempre amanecía en la mía, el pensaba que no hacia ruido, pero era gracioso escucharlo suspirar cuando después de un par de intentos no lograba subir, así que terminaba utilizando en banquito que estaba cerca de la cama para subir y recostarse junto a mí.

La semana apenas comenzaba tenía muchas cosas que hacer, primero la inscripción de Evan, después revisar la empresa y lo referente al baile del fin de semana, la búsqueda del vestido era algo que me había ahorrado, un amigo diseñador me había enviado uno, así que nada de qué preocuparme, la hora había llegado.

El sábado había sido el día mas esperado, porque volvería a ver a mi padre, ver su rostro de enfado y de angustia por la estúpida perdida de tan valioso porcentaje de su empresa

Era casi la hora en la que debería de estar llegando, Megan y yo nos situamos en una de las salas continuas para ver como se llevaba a cabo la primera negociación, el no me vería aun no era el momento de que supiera quién era la persona que planeaba llevarlo a la ruina, el se enteraría junto con el resto, en la cena de esta noche, Maxwell que era el director de esta sucursal era el encargado de hacerlo sufrir un poco y aunque lo negara se notaba que lo iba a disfrutar.

—Bella, Maxwell por la línea 2

—Si

—Esta segura de esto, aun puedes desistir

—Todo seguirá de acuerdo a lo planeado, podrías ponerme en altavoz

—Claro, listo

—Señores, esta negociación es impórtate, y por nada deben de decir mi nombre, quedo claro— escuche un si general— suerte, no olviden que estoy observando, un paso en falso y puede ser la ruina de sus carreras.

—Acaban de entrar en el edificio— señalo Megan que estaba junto a mi removiéndose en su silla

—El momento de la diversión— bebí un sorbo de mi café, mi sonrisa se amplió al ver a mi padre entrar, junto a él se encontraba Charles, Jasper y un par de hombres que desconocía, podían ser sus abogados y solo otro par de ejecutivos incompetentes.

—Buenos días Señores, tomen asiento por favor

—Maxwell, pensamos que el que nos recibiría seria tu jefe

—Esa era el plan, pero es una persona muy ocupada y tuvo que asistir a una negociación de suma importancia

—Quería hablar con él personalmente

—Estoy en su representación, además esta noche podrán hablar directamente en la fiesta

—Claro que asistiremos, pero ahora hablemos de negocios

—Charlie, nosotros contamos con un 45% de las acciones y en este momento la corporación Swan tiene serios problemas económicos

—Quien ha dicho eso?—reí por lo bajo, intentaba negar lo obvio

—Te repito nosotros estamos dentro, por el numero de acciones con las que contamos lo hemos manejado como una fusión

—Fusión?, ustedes se metieron en mi empresa— golpeo la mesa

—Bueno nosotros lo habíamos dado a conocer como una fusión, pero si quieres podemos decir que nos hicimos de las acciones poco a poco y que no se dieron cuenta debido a la incapacidad de tus hombres, imagina lo que pensaran tus clientes de eso— abrió lo ojos y apretó los puños, no podía alegar respecto a eso, sabía que tenía razón.

—Es un robo

—No Charlie no es un robo, se llama capacidad

—Capacidad?

—Son negocios Charlie, si aceptas vender un 10% lo que nos colocaría como inversionistas mayoritarios nosotros ayudaríamos a recuperar las perdidas en la bolsa

—Eso es vender mi empresa, esta por la que he trabajado por años, a la que le he dedicado cada segundo de mi vida, y tú planeas que la venda, que quede como un socio y no como jefe

—Creo que eso es lo que te pasa por descuidar la empresa

—No vine aquí para que me dijeras en lo que he fallado, no planeo venderles ese 10 %, no dejare que destruyan todo por lo que he trabajado

—No tienes otra alternativa

—La buscare— se levanto tomando sus cosas

—Aun no terminamos

—Quiero hablar con tu jefe, llegare un acuerdo con el— marque la extensión hacia la sala de conferencia, le indique que lo citara el lunes a medio día lo hizo acepto, que mas podía hacer, Salí sin decir nada pero eso si con el rostro mas pálido de lo que lo había visto nunca, sabía que estaba perdido

—Bella, jamás había visto a tu padre …

—Derrotado?, eso nos demuestra que cada uno obtiene lo que se merece

—Estas lista para esta noche

—Si, no puedo esperara a ver sus rostros cuando se dé cuenta de que la mente maestra detrás de todo esto, soy yo, a la que el osaba llamar incompetente

—Y si él se niega a vender las acciones

—Me encargare de que la corporación Swan pase a la historia— tome un sorbo de café y camine rumbo a mi oficina con Megan siguiéndome

—Bella— sabía lo que segura así que utilice sutilmente la mejor táctica para esos momentos la evasión

—Dime Megan qué tal va tu relación con Owen

—Excelente, es un hombre maravilloso

—Se ven tan bien juntos

—Veras a Edward de nuevo esta noche

—Lo sé, pero es pasado— como podía olvidarlo si a mi lado tenia a la criatura más hermosa, el mejor regalo que me pudo dar a mi bebe, un mini— Edward

—en que piensas

—Tonterías, anda debemos de terminar con el trabajo de inmediato, no querrás comenzar tarde a arreglarte

Me di el último vistazo al espejo lucia simplemente hermosa, el vestido le daba un toque sensual debido a las transparencias en el pecho , un moño desordenado me daba un aire juvenil y despreocupado, el maquillaje un poco más cargado remarcaba cada una de mis facciones.

Muchas mujeres se quejaban de sus cuerpos después del embarazo, a mi me había favorecido, mis pechos pequeños eran más prominentes al igual que mis caderas un poco más anchas, no era una modelo ni nada parecido pero amaba mi nueva figura y había aprendido como sacarle el mejor provecho.

—Mami— me gire hacia la puerta y ahí estaba mi pequeño angelito, me veía de arriba abajo con sus manitas en sus mejillas y su boquita formaba una linda O, lo imite a lo que sonrió

—Te gusta?— me agache y extendí mis brazos a lo que el corrió y me envolvió en sus bracitos, esta era la única manera que me gustaba estar, envuelta en sus bracitos

—Te vez monita mami— acaricio mi rostro antes de darme un beso en la nariz

—Gracias mi amor— acaricie su cabello perdiéndome en sus hermosos orbes verdes eran iguales a los de…, no era momento para sentimentalismos, era la noche que había esperado y tenía que cuidar que nada ni nadie traspasara la barrera que había vuelto a levantar

—Mami me lees un cueto

—Oh mi amor no puedo hacerlo, tengo que salir cosas aburridas de adultos— le dije haciendo un puechero y acomodando su cabello detrás de su oreja lo que me indicaba que ya necesitaba un corte de cabello—, pero que tal si mañana hacemos lo que tú quieras

—Podemos id al paque— grito emocionado

—Y podemos comer pizza— complete

—de queso?

—Si mi amor, de lo que tú quieras, solo necesito que hoy te portes bien y obedezcas a angie

—Si!

—Evan la cena esta lista

—Anda a cenar con Angie

—Manana comedemos pizza— reí al escucharlo ir gritando por el pasillo hasta llegar con Ángela, tome mi abrigo y mi bolso, baje con cuidado las escalares y camine hasta la cocina

—Provocaras un par de paros cardiacos

—Creo que exageras, pero gracias, te encargo a mi mostrito que no se duerma muy tarde y ya sabes cualquier cosa solo llámame

—Bella quédate tranquila, ya he cuidado a Evan un millón de veces, no por algo soy su niñera

—No puedo evitar preocuparme

—Ve no querrás llegar tarde a tu gran noche, mañana quiero todo con lujo de detalles

—Te lo contare— bese la mejilla de mi hijo le desee buenas noches, salí rumbo a la limosina que me esperaba en la entrada, el trayecto no fue muy largo, conforme notaba que el lugar se iba acercando comencé a sentirme extraña ante lo que pudiera pasar, agradecí que me llevaran por la puerta trasera y no tuviera que entrar entre el montón de fotógrafos que estaban ahí, llegue y me quede un rato en una de los salones de los costados, no entraría hasta que fuera casi hora de la presentación no me arriesgaría a que mis padres o los demás me vieran

—Luces sexy

—Creo que lo de sexy es exagerar, dejémoslo en solo bien

—No puedes decir solo bien, luces mejor que eso

—Basta Megan, mejor dime ya llegaron todos

—Todos están ahí— remarco la palabra todos, ella sabía a quienes me refería, quería que todos me vieran de nuevo, que se dieran cuenta de que había regresado y que no era la misma de antes—Él también está ahí

—Lo sé, esta es la prueba de fuego tengo que asegurarme de que el ya no me importa

—Segura que es solo eso, o es que aun…

—Es solo eso, hice esto para que se den cuenta de que estoy bien y dejen de intentar encontrarme

—Lo dices por Alice

—No sé como lo hizo pero hablo con John para preguntar si sabia donde encontrarme

—Bella ellos querían decirte…

—Eso no importa, el me saco de su vida y estoy consciente de que ellos le creyeron, pero me lastimaron no me dejaron dar una explicación solo me juzgaron

—Terca como siempre, no olvides que debes de mantener tu cara en alto

—No lo olvidare— sonreí

—Isabella

—John, Grace

—Querida luces guapísima

—Lo mismo digo Grace

—Estas lista?

—Si John, nunca estuve tan lista como ahora

—Entonces el momento llego, las luces se harán más tenues en cuanto suba a la tarima para comenzar con la presentación

—Yo te guiare hasta la mesa sin que nadie te vea

—Gracias Megan

John y su esposa salieron a los poco minutos escuche la orquesta quedar en silencio y alguien que se aclaraba la garganta ante el micrófono logrando que todo el salón quedara en silencio, Salí de la salita y camine detrás de Megan que me dirigí hasta la mesa que no estaba muy lejos, mantuve mi rostro agachado para evitar que alguien me reconociera, tome asiento junto a Megan y salude a su novio quien sonreía abiertamente, la mano de Megan tomo la mía infundiéndome confianza, la que necesitaba

—Buenas noches a todos, muchas gracias por asistir a esta reunión que ha sido especialmente organizada por Diamont Co. O mejor conocida como Corporación Diamont, esta empresa que hace apenas un par de meses llego a esta ciudad y ha obtenido respuesta inmediata por ser una compañía responsable y sobre todo eficaz, es gracias a esta respuesta que hemos decidido organizar esta velada, para que todos los empresarios que nos acompañan conozcan a todo el equipo de esta corporación, de la cual estoy orgulloso de ser socio aunque sea con un 5%, que ya es un gran logro tratándose de este monstruo— sonrió logrando que algunos rieran con el

—Muchos aun se preguntaran hace cuanto surgió esta corporación, les diré que no tiene ni 5 años, pero debido a su manejo, ha logrado alcanzar cifras de compañías que tardaron un decenio en llegar hasta este sitio, un motivo más es para celebrar que Diamont ha llegado a alcanzar las diez sucursales, 5 en Europa, 1 en Canadá, 3 aquí en América y la más reciente 1 en Asia, se expande a una velocidad sorprendente al igual que se ha asociado con diversas empresas entre ellas la mía y que en estos momentos se está por asociarse con una grande con los Swan— sabia que este comentario haría rabiar a mi padre y por la sonrisa de John sabia que lo había visto y estaba disfrutando del enojo de mi padre

—Todo esto gracias a la responsabilidad, inteligencia, entrega y por supuesto la experiencia de la persona detrás de esta corporación, la que lleva las riendas de todo este éxito, y que estoy seguro muchos de ustedes están ansiosos por conocer, pero primero quiero llamar a cada uno de los directivos de cada una de las sucursales— fue nombrando a cada uno de los directivos, quienes en paso lento y con una enorme sonrisa subían a la tarima, posaban para las fotografías en medio de ovaciones, sin poder contenerme gire mi rostro un par de veces

—Es hacia tu derecha— me dijo Megan mientras aplaudía, enfoque la mirada hacia el lado que me había indicado y ahí los vi todos estaban en esa mesa incluyendo mis padres, escuche un carraspeo

—Y por ultimo dejamos Londres donde se encuentra la sede de Diamont Co. Señores, tengo el honor de presentar antes ustedes a la mente maestra detrás de este éxito financiero— la mano de Megan apretó la mía fuertemente, John apunto su mano hacia la mesa— Reciban a la directora general de Diamont Co. Isabella Swan

Me levante de inmediato no gire mi rostro a la dirección que quería hacerlo, me moví entre las mesas hasta llegar a las escaleras, con ayuda de uno de mis guardaespaldas subí junto a John en medio de aplausos después del silencio que se había formado, tome el micrófono y desde ese punto tenía una vista grandiosa, podía ver la cara de desconcierto de muchos entre ellos la de mis padres, regrese mi vista a la mesa en la que había estado, algo que había aprendido era que para evitar los nervioso me concentraría solo en algo

—Buenas noches a todos, reitero las palabras de mi socio y amigo, sean bienvenidos a esta velada que ha sido organizada para todos ustedes y en especial para dar a conocer a mi gran equipo de trabajo, es gracias a ellos que nos posicionamos entre las mejores. Pero sobre todo estoy feliz de estar de regreso en esta ciudad en donde tengo algunas cosas que concluir y ver tantas caras conocidas me llena de satisfacción, sin más, disfruten de la noche— mi voz había sido neutra un volumen normal, en que me notaba segura y sin una pizca de nervios, sonreí ante las cámaras y pose con los hombres que estaban detrás de mí, el juego había comenzado.

—Simplemente magnifica— correspondí el abrazo de John

—Señores disfruten de esta noche, no olviden que el lunes regresamos a nuestras actividades y hay que revisar inversiones y destruir unas cuantas empresas

—También disfruta la noche— asentí y baje lentamente

—Gracias Patrick

—Iras a saludarlo?

—Sí, creo que lo hare, es de mala educación no saludar a mis padres estando en el mismo salón

—Estamos cerca—John conocía toda la historia y es por eso que me había brindado todo su apoyo, y podía decir que hasta se preocupaba como si él fuera mi padre.

—Patrick estará junto a mí, no te preocupes— camine entre las mesas saludando a algunos conocidos, tome aire coloque mi mejor sonrisa burlona acompañado de mi rostro de superioridad— Patrick me consigues una copa de champagne

—En seguida— vi a mi guardaespaldas pasar entre un grupo de personas, no me gustaba eso de tener a alguien cuidándome pero me lo habían impuesto, al menos en eventos oficiales como este.

—Charlie

—Isabella— se levanto y note que todos dejaban su conversación para verme, pero yo solo mantuve la vista fija en mi padre

—Que bueno es encontrarte aquí— le sonreí

—Isabella, luces…

—Perfecta ya lo sabía, pero gracias por recordármelo Renée— corte la frase de mi madre, sabía que me diría algo para hacerme sentir mal pero no le daría oportunidad

—Qué clase de broma es esta— gruño mi padre, enarque una ceja ladeando la cabeza en señal de que no comprendía sus palabras.— Hablo de todo este teatro que estás haciendo

—Te refieres al hecho de que quiero tener el control de tu empresa— le dije en un susurro para después reír abiertamente, me tomo bruscamente del brazo

—Suéltela— la mano de mi guardaespaldas retiro la suya

—Gracias Patrick, todo está bien— bebí un sorbo de mi copa y me acomode en la silla vacía que estaba a un lado de la de mi padre y al lado de Jasper

—Como te atreves a hacerme esto

—Dime Charlie aun piensas que sigo siendo una inútil, incompetente y estúpida que solo estaba en tu empresa por ser tu hija

—Yo…

—Creo que es evidente que solo intento recuperar parte de lo que me pertenece, algo en lo que yo trabaje arduamente para ayudarte a posicionarla en un lugar alto, pero simplemente por tu ambición me echaste y aunque obviamente no la necesito quiero tener el control y para eso solo necesito un 10%, tu empresa ya es prácticamente mia.

—No lo obtendrás.— golpeo la mesa

—Lo hare Charlie, no me importa lo que tenga que hacer, lo voy a conseguir— el odio acumulado había provocado que mi voz se volviera mas sedosa y a la vez mas atemorizante

—Isabella no le hables así a tu padre— chillo Renée iba a contestarle pero mi vi interrumpida por uno el asistente de Maxwell

—Srta. Swan

—Si Alexander— me levante para quedar frente a él, se inclino hacia mí para que los demás no escucharan –obtuvimos lo que quería saber sobre…

—Es una fiesta Alexander

—Te dijo que se trataba de los Abernathy— completo Owen que se nos había unido, ese era el padre de Demetri, me gire hacia mi padre y su atención estaba puesta en nosotros sabía que había comprendido de quien se trataba

—Habla

—Acaban de hablar con Maxwell y están por aceptar la fusión, pero sus movimientos han sido bajos por lo que se devaluara

—Deben de estar desesperados—sonreí

—Lo están— secundo Owen

—Alex que es lo que propones— lo vi pensar unos segundos, sabía que el chico estaba nervioso de decir lo que pensaba por miedo a equivocarse

—Debido que nosotros compramos cierto porcentaje de sus acciones se desestabilizo, y puedo apostar que se devaluara, por lo que el ofrecimiento inicial será mucho para lo que realmente vale— respondió tímidamente

—Eso es correcto— evite reír al notar que dejaba escapar un sonoro suspiro, pobre con esa pregunta lo puse en una encrucijada y lo hice recodar la facultad.

—Maxwell quiere saber a qué hora los cita el lunes

—A las 10, al medio día ya hay alguien más— señale a mi padre quien me fulmino con la mirada, le dedique mi mejor sonrisa burlona y me senté de nuevo junto a él—Si no les importa estoy ocupada

—Isabella ellos quieren negociar

—Y yo los quiero destrozar, fue una promesa que tengo que cumplir y el principal motivo por el que estoy aqui.—di un sorbo a mi copa— háganlos creer que tienen oportunidad, a estas alturas yo soy su única alternativa, los tengo justo donde quería. Van a lamentar el día que decidieron meterse en mi camino, ahora solo tengo que …

—Sera la primera en caer, cierto?

—Claro Owen, los Abernathy serán los primero y creo saber quiénes irán después— señale a mi padre con la cabeza y después solo salude a la mujer que paso cerca— chicos olvídense del trabajo y disfruten la velada, no creo que a Megan le haga mucha gracia que la dejes sola

—Está todo bien?— señalo a todos en la mesa

—Claro solo tengo una charla con mi padre— se despidió y me dejo de nuevo

—Que fue todo eso— susurro mi madre

—Renée como siempre eres la ultima en enterarte—negué con la cabeza, tome lo que quedaba en mi copa— pero déjame te lo explico, solo debo de encontrar las palabras que tu logres entender, se que tu capacidad es algo baja

—Isabella…

—No se atreva a tocarla— Patrick había sostenido la mano de mi padre antes de que se acercara lo suficiente

—Charlie ha manejado mal la empresa, por lo que sin darse cuenta perdió una parte importante y ahora está por poderla, yo amablemente le estoy ofreciendo un trato para salvarla, pero no lo quiere aceptar, lo que significa que quedara en la ruina, en palabras que tu entiendas serás POBRE— le sonreí al terminar, mi madre estaba pálida y mi padre rojo de la furia contenida.

—Eso es verdad?—chillo mi madre

—Cállate Isabella— no aparte la mirada de mi padre y sin poder evitar solté una carcajada haciéndolo enfurecer

—Si lo es, te imaginas que dirán tus amistades, solo te daré un consejo Renée disfruta esta fiesta, puede que sea la última a la que asistas— no podía contener mi sonrisa al ver su semblante pálido, contrariado, asustado

—Srta. Swan— me gire hacia Patrick que me extendía mi Blackberry

—Quién es?

—Evan— lo tome de inmediato

—Hola mi amor, espera un segundo— regrese a mis padres— Charlie piensa bien que es lo que harás, no olvides nuestra reunión el lunes a medio día, se puntual mi tiempo es valioso

—Si no voy que harás?

—Solo me encargare de que veas como tu empresa se desmorona ante tus ojos, y ustedes quedan en la ruina, pero no hay que hablar de cosas tan insignificantes, por cierto Renée la cena te va a encantar la ordene pensando en que era bueno que te agradara tu ultima cena, los dejo para que sigan disfrutando la velada— lo ultimo lo dije para todos chocando por primera vez con la mirada de Edward y todos los Cullen sonreí de lado y acerque mi celular— que sucede mi amor

Mami quiedo domi en tu cama—camine aprisa entre las mesas hasta llegar al corredor donde la música ya no era un impedimento para escuchar a mi bebe

—Mi cama es tuya puedes dormir cuando quieras

Te dejade un luga

—Llegare lo más pronto que pueda, no olvides que te amo

—Yo tamien mami te amooooooooooooooooo, adiós mami

—Adiós amor—le envié un par de besos antes de colgar, me quede un momento ahí tomando fuerzas para regresar

—Cuanto tiempo te tomo decirle que lo amas— me gire para encontrarme con Edward, me había tomado por sorpresa pero no permitiría que me viera flaquear

—No tengo por qué darte explicaciones Cullen

—¿En verdad lo amas?

—Daria mi vida por él— lo vi apretar los puños, no sabía porque se ponía así, el salía cada semana con una chica distinta y se había acostado con Tanya, el pregunto y yo solo conteste, era absurdo tenía ganas de reír, podría jurar que estaba celoso, lo cual era una tontería, pero si fuera verdad sería absurdo, estaba teniendo celos de su propio hijo.

—Y porque no está aquí acompañándote?

—Eso es algo que no te importa— mentí— espero que tú y tu familia disfruten de la fiesta

—Tenemos que habl…

—Hablar?— le pregunte con una sonrisa irónica

—Si Bella

—Isabella— le corregí

—Tenemos que hablar, escúchame por favor

—Escucharte?— sentí una punzada en mi pecho, como se atrevía, tome aire— porque tendría que hacerlo? ¿Ya olvidaste tus buenos deseos “púdrete en el infierno”?

—Bella sé que cuando te fuiste estabas embarazada— eso sí que no me lo esperaba, abrí mis ojos sorprendida, y yo misma me asombré de lo que hice, negué con la cabeza y comencé a reírme, después de un par de segundos tome aire

—Estás seguro que lo estaba?—enarque una ceja sin quitar la sonrisa de mi rostro

—Que estás diciendo?, yo vi unos exámenes, tu no…— sus manos se acercaron a mi cuerpo y yo di un par de pasos hacia tras

—No me toques Cullen— sabia que solo lo había hecho como reflejo por lo que entendió, me había dolido decir eso, yo jamás había pensado en hacerle algo así a la pequeña vida que crecía dentro de mi, desde un incio fue la fuerza que me mantuvo en pie — ¿Por qué no lo haría? ¿Crees que me agradaría tener a alguien que con solo mirarlo me recordara a ti? ¡Fui estúpida al estar contigo, mas no soy masoquista! Yo continúe con mi vida en la que ya no figuras. Tú eres mi pasado y él es mi presente y futuro.

—Intente localizarte y parecía que la tierra te había tragado

—¿Ya lo olvidaste? la última vez que hablamos, si así se le puede llamar te prometí que sería como si estuviera muerta y lo cumplí

—Bella

—Isabella— corregí de nuevo, su mano se acerco a mi mejilla y yo me retire— no me toques Cullen

—Cariño pero si aquí estas, vamos están tocando nuestra canción— un brazo me tomo por la cintura y extendió su mano— Damián Sullivan

—Edward Cullen— estrecharon sus manos con más fuerza de la necesaria

—Si nos disculpas esta hermosa mujer y yo tenemos una cita en la pista— me hizo entrar de nuevo al salón y comenzamos a bailar— ni un gracias Dam

—Gracias Dam, me salvaste la vida

—Dime como esta mi enano—agradecí que quitara la tensión en el ambiente

—Muy bien, al final de cuentas esta amando la ciudad

—El es feliz donde tú estés cariño

—Y sigue en el camino para ser un rompe corazones

—Si, cada vez es más guapo

—Se parece a su mama— beso mi coronilla

—Y aun sigue preguntando por su padre?

—Si

—Y el sigue viviendo aquí?

—Si

—Dejaras que lo conozca

—No, es mío, solo mío

—Eso es egoísta, el pequeño no tiene la culpa de lo que paso entre ustedes

—No me arruines la noche con esto— entre la multitud logre encontrar la penetrante mirada de Edward, mientras bailaba junto con Esme que me dedico una cálida sonrisa, yo solo la salude con un movimiento de cabeza y me gire al lado contrario, sin evitarlo mi cuerpo se tenso al seguir sintiendo la mirada puesta en mi y en mi acompañante

—Que sucede?

—Nada

—Que fue lo que hizo que te tensaras— me giro para mirar lo vi sonreír mientras lo saludaba con un movimiento de cabeza que él respondió apretando la mandíbula

—Que haces?

—Solo saludo al papa de Evan, aunque parece que no le simpatizo— me quede estática a lo que él comenzó a reí abiertamente.


...

1 comentario:

Playlist