Inevitable: Capítulo VIII

Capítulo VIII




EVOP

La contratación de Jasper fue una de las mejores cosas que me pudieron pasar. Era un hombre serio y muy trabajador, tenía iniciativa y sabía perfectamente lo que hacía. Por las tardes de la primera semana estuvimos arreglando la casita que el ocuparía con su esposa al tiempo que lo ponía al corriente de cada una de las tareas que espera las desenvolviera como mi capataz.



Estar envuelto en las tareas del rancho y en la reparación de la casa me daba la excusa perfecta para no estar tanto tiempo en la mía con la tentación de cabello castaño, pero eso no significaba que dejara de lado a mis hijas, seguía con las lecciones y en un par de ocasiones las llevé conmigo al pueblo cuando tuvimos que ir a conseguir un poco de material. Por educación la invité y como era de esperarse ella declinó la invitación.

El jueves por la tarde Jasper comenzó a llevar una parte de sus pertenencias a la casa que aunque aún no estaba completamente terminada decía que las que restaban ya eran mínimas y él junto con su esposa podían llevarlas a cabo estando instalados. El viernes conocí formalmente a Alice Hale quien resultó ser una chica bastante simpática y curiosa, me llamó la atención ver lo bien que se compenetraban cuando a simple vista ambos parecían ser tan diferentes.

El sábado estábamos terminando de recoger la mesa cuando unos suaves golpecitos en la puerta llamaron nuestra atención. Se me hizo extraño ya que en ningún momento escuchamos el sonido de un auto. Salí de mis cavilaciones y fui a ver de quién se trataba, al abrir la puerta me encontré con Jasper que iba acompañando a su mujer.

—Buenas tardes Sr. Masen —saludó la joven con una enorme sonrisa. — Lamento si lo molestamos, sólo quería traerles esto, sé que no es mucho pero es mi manera de agradecer lo bueno que ha sido con nosotros.

Me extendió lo que llevaba en sus manos cubierto con una servilleta de papel.

— ¿Es pastel? — miré hacia abajo y vi a Eve que se levantaba en puntillas para tratar de ver lo que me acababa de entregar Alice.

—De naranja. —contestó Alice acariciando el cabello de mi hija que me obligó a bajar los brazos para poder ver el pastel.

—No tenía porque hacerlo.

—Sólo es un detalle. —dijo sonriendo aún y llevándose una mano a su vientre que iba oculto bajo la fina tela de un vestido rosa.

Noté las mejillas sonrojadas de la joven y vi que la camioneta de Jasper no se encontraba cerca por lo que era seguro que venían caminando de su casa, que aunque no estaba demasiado lejos, era pesado con el sol a esta hora del día y más en el estado de la mujer. Por lo que los invité a pasar lo que pareció perturbarlos y se negaron al inicio pero terminaron aceptando.

Los conduje hasta el comedor y dejé el pastel sobre la mesa, les presenté a mis hijas pero la más pequeña estaba impaciente por poder probar el postre por lo que prácticamente ignoraba a las dos personas que la miraban sonriendo, por su parte Lizzy se comportó como con todos los extraños, era educada pero no hablaba casi nada, me disculpé y fui a la cocina donde encontré a Renée terminando de lavar los platos de la comida.

Todos terminamos encantados con el pastel, las niñas repitieron antes de marcharse a ver la televisión mientras que nosotros continuábamos en nuestra platica, fue agradable ya que en ese rato pude conocer más acerca de mi nuevo empleado y su esposa que por lo que hablaba parecía tener tanta energía como Eve. Renée escuchaba atenta sobre las cosas que Alice sabía hacer, según por lo que decía se le daban bien las manualidades y prometió que la enseñaría a hacer algo.

Cerca de dos horas después se marcharon rumbo a su casa. Y de nuevo la tensión entre nosotros estaba presente, ella se dirigió de nuevo a la cocina y yo no pude hacer otra cosa más que mirarla. Me llevé una mano al cuello mientras me recordaba por qué no debía de ir tras ella.

Llevé a las niña a cabalgar por un rato antes de que oscureciera y con alegría vi como Eve iba mejorando, aún se desequilibraba un poco pero ya no se caía cada dos por tres. El recuerdo de una castaña cayendo cada rato me vino a la mente y me arrancó una sonrisa.

Esa noche después de acostar a Lizzy, vi a Renée contándole la historia favorita a Eve que estaba quedándose dormida. Salí a caminar un rato para despejarme. La verdad era que extrañaba el poder hablar con ella, pero lo que más extrañaba sin duda era perderme en esa mirada chocolate y en su aroma floral que desprendía su cuerpo.

Al regresar la encontré en el porche bebiendo una taza de café y pareció sorprenderse de verme porque derramó un poco de su café sobre su pierna saltando.

— ¿Estás bien? —pregunté llegando junto a ella, haciendo de lado la bata y tomando su pierna para ver la zona donde había caído el café caliente que se encontraba roja.

—Estoy bien. —levanté la mirada al escuchar su voz entrecortada y la encontré completamente roja, fue en ese momento que me di cuenta de que mi acción.

—Voy por hielo. —dije levantándome de prisa y entrando a la casa maldiciéndome internamente por acercarme demasiado y tocar la suavidad de su piel. Era mucho más suave de lo que me imaginaba y deseaba volver a tocarla.

Regresé después de un par de minutos y la encontré aún con las mejillas sonrojadas, le entregué la bolsa de hielo que aceptó sin mirarme y la colocó en la zona que debía de arderle un poco y de la cual yo no podía apartar mi mirada.

—No sabía que estabas fuera. —dijo rompiendo el silencio y haciendo que la mirara a los ojos.

—Quería caminar un poco. —Ella asintió apartando de nuevo su mirada. —Yo... —le di la espalda y miré hacia la oscuridad de la noche. —Siento mi comportamiento de estas dos semanas, es solo que…

—No tienes que explicarme nada, fui yo la que… bueno tú lo entiendes. — escuché como se levantaba y me giré para ver como el color carmín seguía tiñendo sus mejillas y como sus dientes presionaban su labio inferior.

Di cuatro pasos pequeños que eran los que nos separaban y me detuve delante de ella haciéndola dar un respingo. Levanté su barbilla obligándola a mirarme y al adentrarme en su mirada supe que estaba perdido, tal vez durante días me logré engañar que podía mantenerme lejos de ella, pero ahora que la tenía tan cerca ese pensamiento me abandonó y fue sustituido por uno que me gritaba que probara si sus labios eran tan suaves como aparentaban y tan dulces como me los imaginaba.

Una de sus manos se posó sobre mi mejilla y la electricidad que recorrió mi cuerpo se centró en la parte bajo mi cinturón al cual creía tener en completo control, pero que en este momento parecía estar cobrando vida ya que mis pantalones comenzaban a apretarme como hacía tiempo no sucedía.

—Renée…No está bien, no es lo correcto. —dije con pesadez mirando sus ojos brillantes y dilatados.

— Es algo que quieres hacer y yo también. —Sus labios tocaron los míos y un cosquilleo los recorrió.

—Yo…

—Por favor. —lo que ella pretendía fuera una petición se escuchó más como un ruego, uno al que no me podía negar, maldije para mis adentros cuando pasó su lengua por sus labios haciéndolos más apetecibles.

— ¿Es lo qué quieres? —pregunté inclinando mi cabeza para quedar más cerca de sus labios.

—Ayúdame a recordar.

— ¿Así qué será sólo para fines prácticos? —traté de bromear pero mi voz salió áspera.

—Es sólo una justificación, si eso te sirve. No tendrás que sentir que te aprovechas de mí —intentó sonreír pero estaba tan nerviosa que no lo consiguió como ella esperaba. Sin apartar su mirada de la mía, podía leer el deseo que aumentaba en su interior y que mi cuerpo estaba dispuesto a extinguir.

—Si es lo que quieres, ven por ellos. —murmuré apretando el agarre de su cintura pero alejando un poco mis labios de los suyos.

— ¿Yo? —parecía sorprendida.

—Tú, preciosa. —saboreé la última palabra que había estado en mi cabeza pero que finalmente podía decir sin miedo a parecer estúpido.

—Tal vez sea mala. —murmuró colocando su otra mano en mi rostro, se levantó de puntillas lentamente hasta que sus labios estaban a solo milímetros de los míos, lo dudó por unos segundos antes de que finalmente se decidiera a romper el espacio que nos separaba.

Eran suaves y estaban calientes, cientos de sensaciones me invadieron antes de poder responder al beso que ella estaba dirigiendo de manera lenta y tímida. Gruñí antes de tomar el control y guiar el beso que pasó de ser tímido a más desesperado y provocativo. Me abrí paso hasta poder explorar el interior de su boca que sabia a gloria. Ella comenzó a responder de una manera apasionada mordiendo mi labio superior y jugando con mi lengua de una manera muy erótica, sabía lo que hacía.

—Tene... Tenemos que detenernos. —dije cortando el beso antes de cruzáramos fina línea que nos separaba de llegar más lejos. Envolvió mi cuello con sus brazos.

—Fue mucho mejor de lo que esperaba. —pegó su frente a la mía dejando que nuestras respiraciones se mezclaran. Contra mi pecho podía sentir los latidos de su corazón acelerado, pero también era consciente del roce de su cuerpo con cierta parte de mi anatomía que no tardaría en hacerse completamente notoria y no sabía si ella estaría preparada para eso.

—Tú sabías lo que hacías. —le dije animado ya que no quería que lo tomara como un reproche, soltó una suave risita.

—Sólo me dejé llevar y fue sencillo. —sus labios volvieron a apoderarse de los míos pero la separé antes de que las cosas se calentaran más. La aparté lentamente, pero mis manos no soltaron sus brazos, necesitaba una ducha helada urgente, me sentía como un adolescente.

—Esto cambia las cosas, cariño. —murmuré dejándola en el suelo, no sabía en qué momento la había levantado para evitar estar inclinado.

Toqué su rostro con una de mis manos.

—Lo sé —apoyó su rostro en mi pecho y suspiró. Acaricié su cabello con dulzura.

—Lo mejor es que por el momento seamos discretos. —le pedí y ella asintió con la cabeza.

—Si es lo mejor. —suspiró.

—Quiero hacer las cosas bien Renée. Iremos lento y si te portas bien te invitaré a salir y…

— ¿Va a cortejarme vaquero?— sonrió y leí la emoción en su mirada.

—Así es hermosa dama. —la solté y me aparté de ella, antes de ceder al impulso que sentía de besarla de nuevo. —Será mejor que te vayas a la cama yo lo haré en unos minutos.

— ¿Sucede algo? —colocó su mano sobre mi brazo, erizando mi piel.

—Sólo intento contenerme para no lazarme encima, pero no haces las cosas muy sencillas. —apartó su mano rápidamente y yo toqué su mejilla acariciándola hasta llegar a la línea de su mandíbula y levantarla sólo un poco. —Descansa preciosa.

Se levantó de puntillas y me dio un beso en la mejilla antes de entrar en la casa. Apoyé ambas manos en la barandilla y miré a la oscuridad. Sin pensarlo demasiado había actuado de una manera que desde algún tiempo llevaba queriendo hacerlo. Y era justo eso lo que me estaba ocasionando una opresión en mi pecho.

Me había olvidado de Ángela, con Renée comprendí que aún podía estar con alguien más, pero no estaba seguro de estar haciendo bien.

Cuando decidí entrar traté de hacer el menor ruido posible. Fui directamente a mi habitación, la misma que un día compartí con Ángela. Mentiría si dijera que no me costó dormir, pero lo peor llegó cuando comencé a soñar algunos momentos que viví con Ángela lo que me hizo sentir miserable por intentar estar con alguien más, cuando ella había muerto sin haber disfrutado de la vida por completo.

Me desperté sintiendo ese peso en mi pecho. Tenía que averiguar si estaba haciendo lo correcto, aún creí que era demasiado pronto, ¿Creerían que no había amado a Ángela de la manera que lo hacía? ¿Estaría precipitándome? ¿Sería lo que ella querría que hiciera en realidad?
Durante el desayuno el que estuvieran mis hijas me dio una maravillosa excusa para no ver casi a la mujer que estaba prácticamente a mi lado, la miré cuando ella se levantó para ir por más pan y noté que mi actitud parecía desconcertarla ya que ella me recibió con una sonrisa que apenas había sido capaz de imitar con una muy pequeña.

Salí de ahí tan pronto como pude alegando tener cosas que hacer y que no podían esperar al día siguiente. Besé la coronilla de mis hijas y sólo le agradecí a ella por el desayuno. Sé que me estaba comportando como un estúpido pero no sabía si debía seguir o parar lo que había iniciado la noche anterior.

Ensillé mi caballo y fui a revisar que el ganado que aún me quedaba siguiera en donde lo habíamos colocado y que no se hubiera dispersado. Como era de esperar encontré el ganado en su lugar, uno de los peones que estaba por ahí se me acercó para indicarme que una parte de la cerca necesitaba ser reparada ya que una de las maderas había cedido. No era algo muy serio pero si algo que debía de repararse lo más pronto posible. Lo dejé a él a cargo de verificar el ganado y otra parte del cercado mientras yo iba por lo necesario para reparar el daño.

Regresé al establo y estaba tomando el material necesario y montándolo en la camioneta cuando vi llegar a Carlisle, Esme y James que al verme sacudió su mano efusivamente en manera de saludo. Terminé de cargar y fui hasta la casa para saludarlos.

Tras una pequeña charla les avisé donde estaría y Carlisle se ofreció a acompañarme a lo que no me pude negar. Durante el trayecto, que no fue muy largo, noté como él estaba observando detenidamente la propiedad, la cual él conoció en mejores condiciones.

— ¿Qué le sucedió a la cerca?

—La madera cedió y pronto sé que tendré que reparar otras áreas. Prácticamente todo el cercado del rancho necesita ser reparado y algunas partes ser cambiadas. —dije deteniéndome junto a la cerca caída.

Aprovechamos que el sol aún no estaba tan fuerte y entre ambos arreglamos la cerca que estuvo en la mitad del tiempo que me hubiera tomado a mi solo.

Nos recargamos. Y miramos por unos minutos al ganado pastar.

—Es una lástima que nadie quiera invertir cuando este lugar lo vale de verdad.

—No lo hacen por la situación, creen que este lugar realmente no lo vale aún cuando no lo han visto con sus propios ojos. Ahora luce descuidado, pero es un lugar con mucho potencial.

—Yo tengo un...

—Y también una nueva responsabilidad. —le recordé y suspiró sabiendo que mi respuesta seria un no.

Me mantuve en silencio hasta que me armé de valor. Si necesitaba un consejo sabía que Carlisle era el más indicado, pero no sabía de qué manera llevar la conversación a ese punto. Me sentía de regreso como un adolescente que habla por primera vez con su padre de chicas.

— ¿Hay algo qué quieras decirme? —Preguntó colocando su mano en mi hombro y yo lo miré preguntándome si acaso podía leer mi mente. —Lo preguntó porque así lo pareces. Desde hace unos instantes quieres decir algo más pero de tus labios no sale ni una palabra.

—La verdad es que si. —tomé aire y cambié de posición un par de veces, al igual que el peso de un pie al otro. —Es sobre Ángela.

—Sabes que fue un accidente y...

—No es eso, es sólo que he conocido a alguien, pero siento como si engañara a la mujer que juré amar durante el resto de mi vida. —lo miré por el rabillo del ojo y lo vi sonreír.

—La amaste y ella siempre será la primera mujer de tu vida. La madre de tus hijas, pero ya no está y tu aún eres joven y mereces tener a alguien que esté junto a ti. Alguien que te ayude en la crianza de las niñas, que cuide de ti cuando enfermes y con quien puedas hablar. —apretó más mí hombro y me obligó a mirarlo. —A Ángela le gustaría que siguieras adelante, que encontraras a alguien a quien querer y que te quiera al igual que a las niñas.

—Me siento egoísta, por intentar seguir cuando...

—Lo que estás haciendo es lo correcto, pero debes de fijarte bien a quién elijas ya que tus hijas deben de ser tu prioridad.

—Y lo son. —Suspiré sintiendo que con las palabras de Carlisle el peso de la culpa que había acumulado la noche anterior comenzaba a disiparse. —Seré discreto hasta que esté seguro que es la mujer indicada.

—Es lo correcto. —Me abrazó tomándome por sorpresa. —me alegro tanto de que al fin decidieras comenzar a vivir de nuevo.

—Sólo espero no equivocarme.

—No lo harás.

El sol se estaba alzando en lo más alto y el calor comenzaba a hacerse insoportable, por lo que le indiqué que regresáramos. Tomé otro camino para mostrarle algunas de las pocas reformas que me pude permitir. Al llegar al establo lo llevé a que viera algunas de las nuevas crías que habían nacido recientemente.

Perdimos la noción del tiempo hasta que los tres niños fueron a buscarnos para avisarnos que la comida estaba lista y sólo nos esperaban a nosotros. Me sorprendió de que la mañana transcurriera tan rápidamente.

Al entrar en la casa escuché la risa de Esme seguida de la de Renée que no se habían percatado de que ya estábamos en casa. Era una mujer hermosa pero al abrirle mi corazón me estaba arriesgando más de la cuenta. Ella no recordaba su pasado y tal vez cuando recuerde todo se dará cuenta de que yo no era lo que ella quería. Era un hombre de campo que estaba luchando para no terminar arruinado y trabajando para alguien más. ¿Hasta cuándo dejaría de menospreciarme? Tal vez materialmente tuviera limitaciones, pero era un hombre trabajador que cuidaba de mi familia.
Tal vez no viviríamos con lujos, pero tendríamos una vida agradable pero sobre todo modesta.

—Ya era hora de que llegaran. —exclamó Esme que fue la primera en vernos. Mi mirada se cruzó con la de Renée y me sonrió de manera tímida antes de girarse y comenzar a servir los platos de la comida.

Durante esta fue una plática agradable en la que James comenzaba a participar dejándonos ver que era un niño inteligente que a pesar de su situación se notaba que no representaría un problema más delante. Mis hijas estaban atentas escuchando lo que contaba el niño ya que algunas cosas eran nuevas para ellas, más fue a Renée la que noté seria y el ceño ligeramente fruncido.

Tras el postre que resultó ser un pie de limón que preparo Esme, nos llevamos a los niños a dar un paseo a caballo por los alrededores lo que causo gran alegría a James y notaba el orgullo de Carlisle al estar al pendiente del niño, mientras yo me ocupada de mis dos hijas, en realidad de Eve que era la que requería más atención, ya que Lizzy era realmente buena para su edad.

Mientras ellas preparaban la cena nosotros estuvimos en la cocina hablando de cosas divertidas que habían sucedido en el pasado. Pero después la plática se tornó seria cuando Carlisle comenzó a llenar de preguntas a Renée que parecía un tanto decepcionada porque aún no lograra recordar nada que le sirviera, sólo eran voces sin rostro y sensaciones inexplicables.

—Será mejor que veamos a los niños. —intervino Esme al notar la frustración en el rostro de la castaña.

—Nosotros nos haremos cargo. —Apuntó Carlisle que me condujo con los niños que estaban frente al televisor discutiendo porque programa ver. Para terminar con la discusión fuimos nosotros quienes elegimos haciendo que Eve se fuera a la cocina con las chicas.

La hora de marcharse llegó y los despedimos no sin antes hacerlos prometer que volverían pronto.
Las niñas quisieron que esta vez fuera yo quien les leyera un cuento a cada una, lo que dio tiempo a Renée de marcharse, no sin antes desearles dulces sueños a ambas. Cuando Eve finalmente se durmió salí y me encontré que Renée tenía su habitación cerrada lo que seguramente indicaba que esta noche no nos veríamos en el porche como la anterior.

Tal vez mi comportamiento de esta mañana la había lastimado, y eso era lo último que deseaba que sucediera. Estaba confundido y no había actuado bien, sólo esperaba que ella lo entendiera cuando me diera oportunidad de explicárselo.

Aun sabiendo que ella no estaría ahí, me dirigí a estar un rato en el porche en la soledad y tranquilidad del lugar. Para mi sorpresa me había equivocado y ahí apoyada en la baranda de madera estaba Renée mirando las estrellas, mientras el viento jugaba con sus cabellos que ondulaban suavemente alrededor de su rostro.

—Espero que lo comprendas Angie, siempre serás la primera. —dije para mis adentros mientras cada paso que daba hacia Renée era un paso que daba lejos de Ángela, pero era un paso hacia una nueva oportunidad.

Era tiempo de volver a vivir.

Gracias a Andrea y Claudia que se toman el tiempo de corregir mis horrores de ortografía y de redacción.



Hola mis niñas, espero que les gustara el capitulo. Además aviso que las actualizaciones serán cada sábado. Gracias por continuar leyéndome.

T¡T¡

23 comentarios:

  1. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh........

    me encanto.....

    ResponderEliminar
  2. ohhhhh me ha encantado el cap!!! esta chulisimo el blog! el pajarito azul me hizo compañia durante toda la lectura!!! me encanta todo y la historia yala extrañaba!!!!

    hasta el proximo sabado!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola ¿Como estás¿ Bueno pues aquí te dejo mi primer comentario de tu estupendo blog que me encanta. te ha quedado genial.
    Leyendo este capitulo me he dado cuenta de cuanto he echado de menos esta historia.
    Menos mal que habló con Carlisle cuyos consejos han sido estupendos. Él tiene derecho a empezar una nueva vida pues es muy joven y necesita alguien no solo que cuide a sus hijas, sino que lo ame y le cuide a él. me parece fabulosa el consejo que el da Carlisle de que debe pensar en sus hijas a la hora de elegir a alguien. Yo entiendo perfectamente el problema mental que tiene Edward pues Angela fue su primera mujer, una mujer a la que amo y que murió victima de un accidente sin haber vivido lo suficiente. Es lógico que Edward se sienta culpable de seguir con su vida cuando ella ha muerto y es lógico siente que la está traicionando. Pero al vida continua y los que estamos en ella debemos seguir adelante, saber levantarnos y luchar.
    Son lógicas también las dudas de Edward con respecto a Renée Bella pues ella no sabe quien es y a lo mejor cuando recuerde, descubre que tiene un amor, un obvio o alguien al que amaba y que un vaquero viudo, con dos hijas y sin dinero no son lo suficiente para él. me resulta interesante esto pues por primera vez es Edward el inseguro y no Bella, es Edward el que siente que puede no ser lo suficientemente bueno para Bella, pero que equivocado está. Tal vez, tal y como él mismo dice, debería aprender a valorarse a si mismo. Por otro lado tiene que pensar en sus hijas, a lo mejor la Bella/Renée sin memoria es una mujer distinta y entiendo que se ande con cuidado sobre todo por sus hijas. y entiendo también que por ellas sea discreto hasta no estar seguro del todo de que ella es la mujer que puede compartir su vida y la de sus dos hijas. El final es muy sugerente, parece que por fin ha decidido dejar a Angela donde debe estar, en un rincón de su corazón donde nunca la olvidará, y se ha decidido a emprender algo con bella. Esperemos a ver que pasa.
    Y ahora un comentario para Jasper. Yo pensé que la conocía, de hecho todavía pienso igual pero de momento no parece que haya signos de ello y se han conocido cuando van a la casa con el pastel. chica esto es un misterio. tendré que pensar nuevas teorías.
    un beso, enhorabuena por el blog y gracias por compartirlo con nosotras. estaré esperando los sábados.

    ResponderEliminar
  4. Hola Titi!! que rico tenerte de vuelta :) y que continues con esta linda historia que me dejo atrapada....
    Este paso por parte de los dos es un paso gigante!!! y lo mas importante es que Edward esta dispuesto a intentar iniciar una relacion nuevamente!!! pero me pregunto se iran a complicar las cosas cuando Renne-Bella recupere su memoria???
    Gracias nena por continuar con tus lindas historias!! mucho animo te va a ir super abrazos

    ResponderEliminar
  5. esta muyy bonito el blog :D y el capii estuvoo wow xD por fin ed se decidio y va intentar algo con Bella!

    tatis18

    ResponderEliminar
  6. Que puedo decirte?? ESTO ESTÁ ESTUPENDOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!
    Amiga felicitaciones por haber creado tu propio espacio, por seguir adelante pese a todas las cosas malas que te han hecho las plagiadoras.
    Es un sitio tuyoooooooo!!! ^^
    Espero de ♥ que esto te traiga muchas sonrisas y momentos super felices!
    Sabes que tienes mi apoyo incondicional y voy a estar firme acá para leerte y ponerme al día con esta historia que con tantas ganas nos dejaste cuando te fuiste de FF, pero por suerte ya te tenemos de regresooooooooo!!!
    Gracias de verdad por volver ♥
    Con respecto a la historia, estoy muy triste por la situación que está pasando Edward con el rancho al no conseguir personas que quieran invertir =(
    También estoy muy triste de que Bella esté sufriendo tanto hasta que pueda salir de esta nebulosa que es u mente que no puede recordar nada de nada...
    Espero que ahora que Edward se da una nueva oportunidad para abrir su corazón las cosas puedan ir pintando un poco mejor y que Lizzy sea capas de aceptar a Bella ^^
    Ay estoy muy feliz de poder volverte a leer *.*
    Lo que si me llamó la atención es que halla pasado una semana hasta que Edward conoció formalmente a Alice y que el apellido sea Halle y no Whitlock.. Bueno cosas que las escritoras eligen ;)
    Te Quiero Muchisisisisisiisisiiiiiiiiimo Hermosaaa!!!
    Y ya me tendrás por acá dejando comentarios ♥
    Que acabes Genial el finde y tengas una semana estupenda! =)

    ResponderEliminar
  7. wow Titi no sabes como espere que continuaras con esta historia me encanta nuevamente felicidades por tu blog suerte cielo y aquí me tendrás fiel todos los sábados leyendo y los demás días de curiosa jajja cuídate besos des mi Bella Honduras

    ResponderEliminar
  8. hola!!! te quedo muy lindo tu blog me encanto. te felicito!!!

    y el cap estuvo increíble por fin edward se esta dando una oportunidad para volver a amar.
    una pregunta falta mucho para que bella recupere la memoria?

    gracias por seguir con tus historias y nuevamente felicitaciones!

    :D

    ResponderEliminar
  9. Me encanto el capi!!!

    Es bueno tenerte de regreso.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  10. Awwwwwwww Me encanto el nueco cappituloo!!!! Muy lindooo!! Por fin Edward se da una oportunidad!! Me encanto!!! Y me alegro mucho que tengas el blog asi puedes seguir compartiendo estas historias con nosotras :) Muchas gracias!!

    Beso!!

    ResponderEliminar
  11. Guau me encanto el capitulo estuvo super bueno

    ResponderEliminar
  12. dios me encanto el capi dios edard aveces es muy idiota

    ResponderEliminar
  13. Que bueno volver aleerte, me encanto el cap muy lindo, estoy realmente feliz el blog esta espectacular felicitaciones saludos

    ResponderEliminar
  14. Ay! ya extrañaba leerte, me encanto el capitulo demasiado, espero el siguiente sabado para ver que pasa con Edward

    ResponderEliminar
  15. Hola! me alegro muchisimo q hayas regresado! se te extrañaba muchisimo! Me encntan tus fics!;) EL blog esta hermoso! Graciassss!

    ResponderEliminar
  16. Titi! muy lindo tu blog! y es muy genial ver que no te dejaste vencer por todas esas feas acciones que sucedieron en FF.net, me alegra muuuuucho ver acá tu historia *-

    Que quieres que te diga! al fin dio el paso !!! ahora hay que esperar el qué sucederá con la mente de Bella u.u

    ResponderEliminar
  17. bueno ya estas de vuelta ya extrañaba tus historia y bueno me da mucho gusto ke ya tengas tu propio espacio, te quedó muy padre, en hora buena y lo mejor podemmos seguir leyendotee!!!

    ResponderEliminar
  18. Está maravilloso, pensé que ya no iba a poder continuar leyendolo, simplemente increible, un beso. (:
    Delia

    ResponderEliminar
  19. Muchas felicidades!!! me encanto la historia... espero publiques pronto el siguiente capítulo...

    ResponderEliminar
  20. que bonito que eddy por fin se hay decidido estre al pendiente mi reyna pero aviasme por face jajaj

    ResponderEliminar
  21. uff uff uff esto se pone cada vez mejor, y bueno al menos Edward ya se aprovecho de la situación jajajaja

    ResponderEliminar
  22. HOLA, QUE HERMOSO, QUE BELLO QUE ESTÉS DE VUELTA Y CON ESTA MARAVILLOSA HISTORIA QUE ME ENCANTO DESDE EL PRIMER DÍA, YA LA EXTRAÑABA... SIN DUDA ESTE ROMANCE QUE NACE ESTE ESTOS DESCONOCIDOS ES LA MUESTRA DE QUE EN LA VIDA HAY COSAS INEVITABLES... EDWARD LUCHO CONTRA ESE DESEO, PERO AHÍ ESTA, ENCANTADO CON ESE CASTAÑA, DE LA QUE APENAS Y RECUERDA SU NOMBRE,,, JASPER Y ALICE, DOS ALMAS HERMOSAS QUE SE PERTENECEN LA UNA A LA OTRA QUE VINIERON A DARLE LUZ A ESTE FAMILIA.... EDWARD UN ENCANTO. ADORABLE, TODO UN CONQUISTADOR, ESO DE PRECIOSA, SI TE PORTAS BIEN, DIOS QUE LINDO.... Y BUENO EL SE SIENTE CULPABLE Y ES NORMAL, SOLO QUE DEBE SUPERAR ESA PENA, ACEPTAR QUE ANGELA NO ESTA Y QUE DEBE DARSE UNA OPORTUNIDAD, PARECE QUE ESTA DISPUESTO... ES LÓGICO QUE RENNE ESTE CONTRARIA POR SU ACTITUD ESPEREMOS QUE EDWARD LE EXPLIQUE...MARAVILLOSO COMO SIEMPRE... BESOS... NOS LEEMOS PRONTO...MILES DE GRACIAS... FELICIDADES... YA ESTOY POR AQUÍ..

    ResponderEliminar
  23. Si el se merece volver a vivir

    ResponderEliminar

Playlist