Inevitable: Capítulo X

Capítulo X




No podía parar de sonreír ante la expectación de saber de qué se trataba nuestra primera cita. Se detuvo en lo que me informó se trataba la calle principal del pueblo, rodeó el auto y me ayudó a bajar.

— ¿A dónde vamos? —Le pregunté con una sonrisa tomando su brazo.

—Espera y lo verás. —Me guiñó un ojo y haló de mí para cruzar la calle.



Lo vi agachar la cabeza y tirar del ala del sombrero como si intentara cubrir su rostro cuando pasamos al lado de un par de mujeres que me miraron con los ojos muy abiertos, no les bastó mirarme una sola vez, se detuvieron y se giraron para vernos.

—Ignóralas. —Me dijo entre dientes al notar que yo había girado el rostro para ver si ambas mujeres seguían mirándonos.

— ¿Todas las solteras son así? —Pregunté para molestarlo y conseguí hacerlo gruñir.

—Y unas que no son tan jóvenes son peores. —Me dijo frunciendo el ceño.

—Ahora entiendo por qué no te gusta venir solo al pueblo. —Abracé su brazo y le sonreí abiertamente. —Cuidaré de usted vaquero.

—Ya puedo estar tranquilo. —Se mofó colocado su mano sobre las mías que aún permanecían envolviendo su brazo.

Se detuvo frente a un local, abrió la puerta que hizo sonar unas campanillas. Entré antes que él y me encontré en una pequeña heladería que era atendida por una mujer mayor, su cabello estaba cubierto de canas y nos sonrió amigablemente.

Él eligió un helado de avellana y yo me incliné por uno de vainilla, los pagó y se despidió de la mujer que le recordó que no tardara tanto en regresar y que esperaba que la próxima vez llevara a las niñas.

Cruzamos la calle y mientras comíamos nuestros helados, me iba señalando locales más antiguos y contando anécdotas del lugar, era un pueblo pequeño por lo que lógicamente todos debían de conocerse.

Me tomó por sorpresa cuando se inclinó y robó un poco de mi helado lo que me dio confianza para hacer lo mismo. Su sonrisa era hermosa y al verlo tan relajado parecía un par de años más joven, era una lástima los problemas por los que estaba atravesando, sin duda eran unos que no se merecía ya que tras todo lo que hacía por mí y lo duro que lo veía trabajar, era obvio que era un buen hombre.

Su mano tomó la mía y nuestros dedos se entrelazaron.

—Pronto te llevaré a que conozcas otros lugares, te traeré un día a cenar. —Me dijo al llegar cerca del auto. —Te lo prometo.

—Prefiero las cenas en casa, con las niñas. —Le dije ya que lo que menos deseaba era que se sintiera presionado a llevarme a cenar, gastar su dinero conmigo cuando no era eso necesario.

Su pulgar acarició mi labio inferior y lo vi sonreír. Él gruñó y me metí al auto cuando escuché como algunas personas que pasaban cerca comenzaban a murmurar, a los pocos segundos Edward estuvo tras el volante y emprendimos el regreso a casa. Me gustaba como sonaba esa palabra.

Gran parte del trayecto nuestras manos continuaron unidas y su pulgar acariciaba constantemente el dorso de mi mano haciendo que ese hormigueo se extendiera por mi brazo y se detuviera en mi estómago.

Cuando regresamos las niñas estaban comenzando con su lección, siendo supervisadas por Jasper.

—Ve con ellas. —Le dije apenas se detuvo el auto frente a la casa.

—Pero nos vemos esta noche.

—Llevaré tu café, tú asegúrate de estar a tiempo. —Murmuré sabiendo que era yo la que posiblemente llegaría tarde por la pequeña que últimamente estaba tardando más en dormir.

—Es una cita. —Dijo antes de bajar, rodear el auto y abrir mi puerta, pero antes de que pudiera bajar se inclinó y sus labios tocaron los míos, apenas un roce que hizo presente la sensación electrizante.

Me quedé de pie en el porche viéndolo alejarse para reunirse con las niñas, un suspiro se escapó de mis labios y no pude más que sonreír.

Preparé la cena mientras pensaba que es lo que pasaría esa noche. Tal vez me besaría como aquella primera vez haciendo que mi cuerpo se estremeciera y todas esas nuevas sensaciones aparecieran. ¿Qué me estaba sucediendo?, ¿Por qué no podía dejar de desear que me envolviera en sus brazos mientras sus labios tomaban posesión de los míos?

Los tres llegaron riendo y hablando de algunas cosas nuevas que habían hecho y los avances de Eve, que aunque eran pocos, la niña parecía satisfecha.

Lizzy seguía manteniendo la pequeña tregua que se había formado entre nosotras, me incluía en sus pláticas, cosas que no hacía antes y sobre todo sus sonrisas eran genuinas.

La hora de nuestro encuentro llegó y mis manos comenzaron a temblar mientras me acercaba a la puerta, sólo rogaba por no derramar el líquido caliente. Al salir lo vi esperándome. De inmediato se acercó a mí y tomó una de las tasas de mis manos.

—Pensé que no vendrías. ¿Por qué tiemblas como una hoja? —Preguntó guiándome hasta el columpio de madera.

—No podría faltar a nuestra cita. —Le sonreí. — Eve despertó cuando salía de su habitación y pidió la continuación de su libro del osito.

Él rodo los ojos ante la mención del libro del osito que era el favorito de su hija pequeña y el cual él ya se sabía de memoria.

—Ven aquí. —Pasó su brazo sobre mis hombros y me pegó a su cuerpo dejándome sin aire ante tal cercanía.

—Es agradable estar así. —Besó mi cabello y ante esa acción sólo pude cerrar los ojos y suspirar.

—Muy agradable. El lugar es muy tranquilo. —Dije dando un sorbo a mi café y acomodando mi cabeza sobre su hombro. — ¿Hubo suerte? —Pregunté finalmente. Desde que llegó evité preguntárselo esperando que fuera él quien lo hiciera, pero ese momento parecía no llegar y no podía esperar más.

—Nada. Sólo un hombre que me dijo que si me interesaba vender le llamara. Él quiere el lugar para construir un complejo habitacional, no para seguir con el rancho.

Sin saber que decir me aparté un poco de él para dejar mi taza en el suelo y lo envolví en mis brazos apoyando mi rostro en su pecho sintiendo sus latidos acelerados.

— ¿Sabes qué me ayudaría? —Murmuró acariciando mi cabello.

— ¿Huh?

—Un beso. —Dijo con voz grave haciéndome levantar el rostro. De inmediato mis mejillas comenzaron a arder, se inclinó para dejar la taza junto a la mía y de esa manera tener las manos libres.

—Creo que puedo ayudarte en eso. —Murmuré acercándome a él pasando mi lengua por mis labios que extrañamente se encontraban resecos.

Apoyé mi mano sobre su pecho, su respiración se estaba entrecortando pero fue él quien rompió la distancia colocando una mano en mi nuca atrayéndome más cerca de él. Sus labios eran cálidos y muy suaves como la primera vez, presionó suavemente mi labio inferior haciéndome gemir, sonido que provocó que el beso se volviera más intenso, me aferré a él cerrando mi mano en torno a su camisa, mientras que las suyas parecían no decidirse entre quedarse quietas en mi cintura o comenzar a moverse en mi cadera o por mis costados subiendo hasta llegar a... Un nuevo gemido escapó de mis labios y en ese momento él se apartó con la respiración entrecortada.

Me aparté un poco más de él tratando de calmar los fuertes latidos de mi corazón. Tomé una enorme bocanada de aire antes de abrir los ojos y darme cuenta de que estaba sentada a horcajadas sobre él mientras nos mecíamos suavemente en el columpio. No pude evitar abrir más los ojos ante la sensación de sentir como una parte de su cuerpo rozaba una parte mía, una muy íntima. Podía jurar que estaba ruborizándome por el calor que sentía. Intenté apartarme pero él mantuvo mis caderas quietas.

—No te muevas. —Pidió con un jadeo, apretando con fuerza los labios.

—Yo... —Estaba avergonzada pero al ver sus labios hinchados entreabiertos y su mirada profunda me indicaba que su cuerpo le pedía más como lo estaba haciendo el mío.

Dejándome llevar por las maravillosas sensaciones me incliné hasta capturar sus labios y de inmediato obtuve una respuesta. Sus labios se movían de una manera más insistente, pero era mucho más agradable y mi cuerpo estaba reaccionando, podía sentir que su cuerpo también lo estaba haciendo al percibir la dureza en sus pantalones que estaba rozando justamente mi intimidad.

—Debemos de detenernos. —Gimió contra mis labios apartándome nuevamente ignorando mi pequeña protesta. —Respira profundamente, esto pasará.

Yo no quería que se detuviera, pero lo había hecho. Repitió un par de veces esas palabras lo que me hizo darme cuenta que se las estaba diciendo a él y no a mí. Aun cuando sentía mis piernas temblorosas me aparté de él y me mantuve sentada a su lado, mientras conseguía hacer que mi cuerpo volviera a relajarse, claramente podía sentir que la llama que se había encendido en mi interior se estaba extinguiendo… muy lentamente.

—Lo siento cariño, pero no quiero que suceda así. —Acarició mi mejilla con delicadeza. —Y tan pronto.

—No sé qué me sucedió. —Estaba avergonzada ahora que pensaba con claridad. ¿Esa era yo en realidad? Una pregunta más, como si no tuviera suficiente con todas las demás.

—Sólo dejamos que las emociones nos dominaran. —Me abrazó pegándome nuevamente a su pecho.

Perdí la noción del tiempo, cuando me envolvió de nuevo en sus brazos y su mano acariciaba mi espalda lentamente.

—Será mejor que entremos. —Dije sabiendo que de no hacerlo ahora que tenía un poco de fuerza de voluntad no lo conseguiría después y la verdad es que no me importaba quedarme toda la noche ahí junto a él.

Él parecía con tantas ganas de entrar como yo, pero era consciente que de no hacerlo las cosas volverían a subir de temperatura y era posible que esta vez no nos detuviéramos tan fácilmente.

Llevamos a la cocina las tazas que estaban casi llenas. Se despidió con un descansa y se fue a su habitación. Yo me había mantenido con la espalda pegada la puerta hasta que la suya se escuchó ser cerrada.

Me metí bajo las mantas y cerré los ojos esperando dormir tranquilamente.

Abrí la puerta doble que daba a un enorme jardín con piscina, caminando con paso lento hacia ella, no pude evitar sonreír y andar más deprisa al ver al moreno con una sonrisa lobuna que parecía estar esperándome.

— ¿Sigues trabajando en lo mismo? —Preguntó pasando su brazo sobre mis hombros.

—Sigo trabajando en lo mismo, lo estoy mejorando.

Me dejé caer en la silla junto a la piscina y miré al guapo hombre dejar las gafas de sol junto a mí antes de lanzarse a la piscina salpicándome.

—Pudiste hacer eso un poco más lejos de mí. —Él comenzó a nadar de espalda sin dejar de sonreír.

—Un poco de agua no te hace mal, cariño. —Dijo un par de brazadas y se apoyó al borde frente a mí. —No entiendo que es lo quieres mejorar si las chicas dicen que ya es magnífico y que todos quedarán fascinados.

—Quiero que cuando lo vean sea lo mejor que hayan visto en su vida, algo inolvidable. —Dije con arrogancia —Sé que lo conseguiré. Es mi día y nadie me lo arrebatará. Tú serás el más impresionado.

—Eso es seguro. No puedo esperar para verlo. —Crucé las piernas y una sonrisa se formó en mi rostro.

—Sabes que es de mala suerte que lo veas antes. —Le dije y él salió lentamente del agua dejando ver como las gotas de agua descendían por su pecho bien formado y se acercó lentamente hasta donde me encontraba y no pude moverme ni un centímetro.

— ¿Ni un vistazo? —Preguntó delante de mí y su mano rozó mi brazo con suavidad. —Puedo convencerte.

—Es de mala suerte. —Repetí. —No puedo esperar a ver la cara de todos cuando lo vean.

—Tu nombre estará en los titulares del día siguiente. Finalmente llegará nuestro día B…

— ¡Papá! —El gritó de Eve me hizo despertar y perder la oportunidad de conocer la identidad que aquel hombre iba decir: mi nombre.

Me olvidé del sueño y salí de mi cama tomando una bata y fui a la habitación de Eve que seguía gritando mientras lloraba. Al abrir la puerta encendí la luz y la niña extendió sus brazos hacia mí.

—Tranquila cariño. —Le susurré acomodándola en mi regazo, acariciando su cabello mientras me mecía y tarareaba una melodía que no sabía de dónde venía.

— ¿Qué sucede? —Levanté la vista y vi a Edward que había llegado con el cabello húmedo señal de había estado en la ducha y vestido solo con un pantalón de pijama. Su cuerpo demostraba el trabajo que realizaba día con día y que nada tenía que envidiarle al hombre con el que estaba soñando. Ignoré a Edward y me centré en la niña que aún permanecía en mis brazos ya sólo hipando. — ¿Qué sucede princesa?

—Un monstuo enome iba a comeme.

—Era Sólo un mal sueño cariño. —Murmuró acercándose a la niña y besar su mejilla.

— ¿Por qué gritaba? —Preguntó una adormilada Lizzy, con el cabello revuelto y el ceño fruncido.

—Un mal sueño. —Dije mirando a la niña que rodó los ojos y bufó.

—Eres una bebé llorona. — Dijo antes de marcharse a su habitación.

— ¡Soy una niña glande! —Grito Eve limpiándose las mejillas con el dorso de la mano y sorbiendo la nariz.

— ¡No es verdad! —Protestó su hermana gritando.

—Ya basta Elizabeth. —Gruñó Edward provocando que Lizzy cerrara la puerta con un poco más de fuerza lo que hizo maldecir entre dientes a Edward. Agitó la cabeza y de nuevo regresó su atención a la niña — ¿Quieres dormir conmigo?

—No, yo soy niña glande. —Dijo segura tratándome de demostrarle a su hermana que no tenía miedo.
Se bajó de mi regazo y se acomodó en la cama.

—Muy bien. Descansa princesa. —La besó en la mejilla y apartó un mechón de cabello que estaba sobre su rostro, la cubrió con las mantas rosadas.

—Duerme preciosa. —Me incliné para besarla en la coronilla.

Edward tomó mi mano y me guió fuera de la habitación, yo apagué la luz y cerré la puerta a nuestras espaldas, pero en todo momento sin mirarlo ya que no sabía si podría resistirme de tocarlo.

—La próxima vez me pondré algo más para no perturbarte. —Me dijo con burla y yo no pude más que mirarlo indignada y traté de decir algo pero de mis labios no salió una sola palabra. —Descansa preciosa.

—Engreído. —Le dije dando media vuelta aún mientras él intenta ocultar su risa, me dirigí a mi habitación.

Me metí nuevamente bajo las mantas rogando porque pudiera volver a soñar y conocer mi nombre, saber si el Renée lo era o el colgante que llevaba conmigo era de alguien más.

Estaba aún pensando cuando la puerta se abrió con suavidad, al levantar el rostro vi una pequeña figura sosteniendo la puerta abrazando un oso de peluche y una sonrisa se extendió por mi rostro.

—Denée. —Murmuró suavemente.

—Dime. —Encendí la luz de mi lámpara de noche.

— ¿Puedo domi contigo? —Preguntó mirándome con sus ojitos bien abiertos.

—Claro que sí. —Ella cerró la puerta con cuidado, corrió y saltó a mi cama. Aparté las mantas para que entrara en ellas.

—No le digas a Lizzy que domí contigo. —Pidió acurrucándose junto a mi brazo. —Si domía con papi ella lo iba a sabe y se buladia de mí.

—Yo no se lo diré cariño. —murmuré suavemente.

—Me cantas la canción de hace un dato. Es bonita. —Pidió y yo no pude negarme y comencé a tararear la canción que había llegado a mi mente.

La niña se estaba quedando dormida cuando murmuró un Te quiedo Denée que hizo que mi corazón se hinchara de regocijo. Esas tres palabras me hicieron olvidar mi sueño y pensar que en este momento no me importaba el pasado ahora sólo quería disfrutar el presente.


Gracias a Andrea y Claudia que se toman el tiempo de corregir mis horrores de ortografía y de redacción.

Se pretende que las actualizaciones sean cada sábado, pero si por algún motivo no se puede les pido que sean pacientes ya que junto con mis betas tratamos de publicar lo más rápido posible.

T¡T¡


20 comentarios:

  1. hola titi como estas tierna
    sera que ya esta recordando estará casada porque la platica daba como a una boda
    que nervios
    por cierto quien no se afectaría con semejante hombre

    ResponderEliminar
  2. Hola Titi ¿como andas? Bueno un capitulo esclarecedor. Por un lado, la relación entre los dos va avanzando, lenta, tal y como Edward quiere que sea, pero avanza. y realmente pienso que es necesaria esa lentitud. Ninguno de los dos esta preparado aún.Él porque aun trata de dejar a su mujer en un rincón de su corazón y no creo que pueda hacer el amor a otra sin sentirse culpable y ella porque sencillamente no sabe quien es, de hecho reacciona avergonzandose en la escena del columpio. Por esa razón hacen bien en llevar las cosas con calma.
    Y vamos al sueño. Desde luego tengo mas que claro quien es el misterioso personaje de la sonrisa lobuna pero mi pregunta es ¿que relación tienen o tenían? El la llama cariño y hablan de algo que hay que mejorar y que él no puede ver antes porque le da mala suerte. Por favor que no estuviera planeando su propia boda. Por otro lado no lo creo ya que dice que mañana ella saldrá en todos los periódicos, pero lo dice como si fuese a tener exito por algo. Pero tambien dice que llegara su día, el de los dos. Por favor que no sea que estén planeando la boda. Titi por favor TE LO SUPLICO.Pero por otro lado, está claro que recuerda un pasado en el que ella posiblemente ya se haya casado con el misterioso hombre de la sonrisa lobuna y estén en tramites de divorcio y él para evitarlo, pues quiere su dinero, la secuestra y ese es el personaje del aliento a alcohol del otro sueño. ¿tengo razón? Aimss ojala la tengo, no soporta a Bella casada con el chucho ja,ja,ja.Pero puede pasar una tercera cosa y es que haya sido u matrimonio de conveniencia, pues tal y como hablan, estará en todos los periódicos, será nuestro gran día. Un matrimono sin amor que la salve de lo que ea que la está amenzando. Aimss cuantas incognitas por dios, que historia mas emocionante e intrigante.
    Y ese final tan tierno con esa niña acudiendo a su cama para que Lizzy no se ria de ella si se va con su padre. Se ve que poco a poco Bella se está ganando el amor de las dos niñas, de una mas que de la otra quizas o al menos eso parece, pero yo sigo pensando que Lizzy tiene miedo de que Bella desaparezca como lo hizo su mamá.
    Y esa cita hermosa que ha tenido, caminando por el pueblo, aunque la gente se podia cortar un poco. Claro que ver al solitario vaquero de repente con una mujer, a algunos le sorprende y a muchas les escuece ja,ja,ja.
    Un capitulo genial, un beso Titi.

    ResponderEliminar
  3. WHAAAAAAAAAAT??? NOOO! NO LA QUIERO COMPROMETIDA CON JACOB!!! NO D:

    ResponderEliminar
  4. Hola: gracias por actualizar!!!
    Me alegra mucho que Edward este un poco mas relajado.
    En cuanto a Bella poco a poco se van dando luces acerca de quien realmente es.... interesante con quien estaba en su sueño....

    ResponderEliminar
  5. hola! me encanto el capi!
    y edward por fin esta como mas relajado con Bella!
    el moreno es Jacob? cierto oo.O estoy casi sewgura :P

    ResponderEliminar
  6. Hola...!!!

    Me encanto el capitulo... Ya sabia yo que el Perro de Jacob estaba aqui metido...!!!!!!!!! no lo soporto..!!!!!! Y obvio que habia una boda planeada... Solo espero que de verdad no le haya dado chance de casarse....!! Pobre Edward..!!!

    SALUDOS...!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanto el capi!!!

    Ya quiero saber de que se trata la historia de "Renee"

    Besos :)

    ResponderEliminar
  8. quiero seguir leyendo!!!!
    volvi a encontrarme hoy con "inevitable" estoy feliz...
    como hago para que me avises cuando hay cap? solo paso los sabados? ayer te pesque en twitter... por eso aqui estoy...
    te estare esperando.
    cariños =)

    ResponderEliminar
  9. hola

    Me gusto mucho el capi q bueno que las cosas ya estan las cosas un poco mejor con lizzy, y amo a Eve es tan linda.

    adios nos leemos el sabado

    ResponderEliminar
  10. hola titi! bella estuvo comprometida con jacob??? o ya eran esposos??? ahhhh no la quiero con el! pobre edward todavía no consigue a nadie que quiera invertir :(
    awwwwwww Eve esa pequeña es toda ternura, es muy dulce ♥ me encanta!!!

    ResponderEliminar
  11. ay no me gustaría que bella tuviera algo con jacob en el pasado

    ResponderEliminar
  12. Dios que beso mas ... jaja intenso!! como que estos dos tiene mucho... jajjaj

    Me encanto su cita, fue mu y tierna.

    Bueno por fin sabemos algoclaro de bella... estaba comprometida con Jacob ... y al parecer tiene dinero .... por lo que pienso que ta vez a ella la secuestraron ...antes de su boda.. no se... ya veremos..

    bueno un beso y gracias por el capi!!

    ResponderEliminar
  13. wow que capitulo tan bueno no me digas que se iba a casar con jacob por que me muero
    saludos y cuídate

    ResponderEliminar
  14. Bueno ya me puse al dia con la historia, en resumen estoy de acuerdo con la nina que t dejo el primer mensaje, creo que quizas ella y jacob tienen o tuvieron una relacion muy estrecha y cercana aunque todavia al parecer se volvio algo tormentosa y al parecer el hizo todo lo posible por desaparecerla. aunque todo son teorias todo se quedara claro durante los capitulos que sigamos leyendo. bueno un beso y nos leemos en el proximo. que este bien hermosa. eres la mejor. bye. Deandramari.

    ResponderEliminar
  15. ahhh ke tiernaaaa eve, me encantaesa nena!! wow bella y jacob, no me gustan juntos en una misma oración, muy bueno el capituloooo!! kiero saber ke hubo entre ellos!!

    ResponderEliminar
  16. me encanto...!!!

    muy bueno...

    ResponderEliminar
  17. HOLA, QUE TIERNA LA PRIMERA CITA, CLARO LAS HABLADURÍAS SIEMPRE VAN A ESTAR PERO ELLOS SON FELICES... CADA DÍA ESTÁN MAS ENCARIÑADOS, POR LO QUE VEO LAS COSAS VAN MEJORANDO, QUE LINDO, LAS NIÑAS, EL PADRE, TODA UNA HERMOSA FAMILIA... Y BUENO LA HERMOSA CITA DE LAS NOCHE YA ESTA TOMANDO MATICES NO ACTO PARA MENORES, Y ES QUE EL DESEO ES PALPABLE, LOGRARAN RESISTIRSE MUCHO O SUCUMBIRÁN A LO INEVITABLE... EL PODRE EDWARD SIGUE SIN TENER SUERTE, PERO YA LLEGARA, EL ES UN HOMBRE FUERTE, TRABAJADOR, QUE MERECE UNA OPORTUNIDAD... LA PEQUEÑA EVE ES UN ENCANTO, Y SU HERMANA ESTA EN LA ETAPA DE YO SOY LA ADULTA, RENNE TUVO UN NUEVO SUEÑO, QUE SIN DUDA FORMA PARTE DE LO QUE ERA SU VIDA.... MARAVILLOSO.... BESOS... NOS LEEMOS PRONTO.... MILES DE GRACIAS... FELICIDADES

    ResponderEliminar
  18. holi. asi ke bella era de una posicion acomodada y se encontraba comprometida con jacob me imagino por la descripcion , sera solo eso o estaba casada con el , miles de interrogantes dejas ;)

    ResponderEliminar
  19. YA EMPIEZA A OLER A PERRO... !COMO NO¡

    ResponderEliminar
  20. Anónimo9/5/13 12:57

    ESTO CADA VEZ SE PONE MEJOR, LASTIMA NO TENER SUPER-LECTURA RAPIDA PARA SABER TODO LO QUE SUCEDERA.

    SALUDOS. Carlota

    ResponderEliminar

Playlist